:: PERSONAJES
27/02/2019

MIGUE GRANADOS. RESPONSABLEMENTE REBELDE.

“NO QUIERO QUE CREAS QUE SOY RICARDO DARÍN, PERO JURO QUE ESTOY HASTA LAS BOLAS”, ESA FUE SU PRIMERA FRASE A MODO DE DISCULPAS POR POSPONERNOS LA ENTREVISTA. ASÍ COMENZÓ TODO… Y LUEGO DE VARIOS DÍAS LOGRAMOS ENTRAR EN SU LUGAR, EN SU MUNDO DE TOY STORY. PUDIMOS CONOCER EL BAÑO RECIÉN RECICLADO DE SU GRAN ESTUDIO, CON ESAS PAREDES DE LADRILLO LAQUEADO BLANCO QUE MEJOR NO LE PODÍAN HABER QUEDADO. ENTRE RISAS Y ARMAS DE JUGUETE LA SESIÓN COMENZÓ.

Migue Granados

Migue Granados

Migue Granados es una persona con un gran humor, y una humildad que hace quererlo en tan solo 10 minutos. Se huele a buen tipo. Rebelde y conservador a la vez, está convencido de que “las reglas se hicieron para romperlas”. Hoy se encuentra en un gran momento laboral y personal. La radio es el lugar donde más cómodo se siente porque “puede decir lo que se le cante”. Sin embargo, es consciente de la repercusión que tiene, sobre todo en chicos, y muchas veces se mide. También hace tele y canta, pero su principal trabajo es Instagram, “Vivo de eso, aunque la palabra influencer medio que me da bronquita”.

Así es Migue. Con sus contradicciones. Cualquier lugar que lo lleve a ser un niño de nuevo le divierte. Y aunque mantiene su impronta en cada cosa que hace, “si me ofrecen toda la plata del mundo, no tendría límites”, ironiza.

¿Quién es hoy Migue Granados? ¿Un humorista? ¿Un actor? ¿Un conductor? ¿Un cantante? ¿Qué es lo que más te define y en cuál de los papeles te sentís mejor?
Creo que humorista o conductor me quedan muy grandes. La verdad no sé cómo definirme, no tengo idea. La palabra influencer medio que me da bronquita. Soy un privilegiado que labura de divertirse.

¿Sentís que sos un privilegiado porque te gusta lo que haces y te divierte?
Sí. Viste cuando decís quiero ser arquitecto, quiero ser médico… yo todavía no sé lo que quiero ser. Se me fue dando así y está buenísimo, es un privilegio y una bendición este laburo que tengo. Considero que tengo recursos artísticos para poder hacerlo como el canto, ya que la parte fachera no la tengo…

 

¿Cómo fue la evolución de tus trabajos, de tus personajes hasta hoy decir yo vivo de mi Instagram?
Yo antes que nada fui tuitero, fanático enfermo de Twitter. Después empecé a laburar en tele, por casualidad porque un productor me llamó. Empecé a salir al aire, era como una figura rara dentro de un grupo de gente grande y creo que toda la movida pendejera de las redes pegó onda conmigo más que con Yayo, que es un tipo grande y el número 1, pero no es un chabón referente de las redes. Yo genero cosas en las redes. Al principio se me acercaban marcas por Twitter, cuando tenía 10 mil seguidores, después nos fuimos a Telefe y de 10 mil seguidores pasé a 500 mil, por la exposición, no por tuitero. La gente que más cantidad de seguidores tiene no es por su contenido, es por su exposición y por ahí genera empatía en las redes. También Muchos de los que tienen un montón de seguidores, tipo Flor Vigna, Sofi Morandi generan contenido además de exponerse y yo creo que también. En Instagram puedo ser yo y puedo decir lo que quiero. ¿Cuándo se transformó en un laburo? Cuando me empezaron a llover marcas y en un momento me di cuenta que tenía 12 marcas por mes. El año pasado llegó un momento que tenía 10 campañas por mes. La gente bardea y dice gordo basta de vender, pero es un laburo.

¿Cómo manejas eso? creo que el rótulo de influencer a veces cae mal porque justamente se sabe que todo es pago o gran parte del contenido que se genera es pago ¿Cómo generas ese contenido para que sea genuino y los que te siguen no se cansen?
Cuando me llama una marca lo primero que les digo es que me dejen mantener el mismo código que uso siempre y, segundo, que me dejen joder o ironizar con que es un chivo, para que tenga mi impronta y además sea un chivo orgánicamente. Yo lo hago desde mi lugar, con mi impronta.

¿Cuál es tu límite? ¿A dónde decís esto no lo negocio por más que sea trabajo y me paguen toda la plata del mundo?
Si me ofrecen toda la plata del mundo no tendría límites.

¿Sos consciente de la repercusión que tiene todo lo que haces y decís y te sentís responsable?
Si, totalmente. Me cuido porque sé que hay pendejos que me siguen, y son muchos, y nenes. Hay algunas cosas que me encantaría decir y no puedo, es una responsabilidad. A veces siento una responsabilidad de comunicar algo importante. Por ejemplo, que se cuiden del sol en verano y explicar o decir váyanse a ver los lunares. Boludeces que yo siento que también está bueno, es una responsabilidad.

¿Cómo te llevaste con el hecho de “hijo de”? ¿Cómo es tu relación con tu viejo en lo artístico?
Nunca me jodió, tal vez sí un poco cuando tenía 18. De pendejo lo disfrutaba, después me molestó cuando era más grande, no la exposición, sino el hecho de “ser el hijo de”. Pero hoy los pendejos chicos que me siguen, no conocen a mi viejo y eso es bueno, como que lo valoro más.

¿Qué tomaste de él desde el punto de vista artístico?
Lo musical. Él me enseñó a tocar piano y la guitarra, el canto, a mi hermana y a mí. Eso lo heredamos y además creo que es genético porque que alguien cante más o menos bien se nace. No te digo que soy Freddie Mercury, pero afino un poco. Mi hermana canta increíble porque además de nacer con eso se preparó, estudió y se perfeccionó.

¿Estudiaste algo vinculado con lo artístico?
Estudié todo, pero nada terminé. Estudié cine, publicidad, guión, varias cosas que nunca terminé. Aprendí cosas en todos lados y también aprendí mucho laburando desde muy pendejo, o no laburando porque era un vago, pero sí estando. Estar ahí adentro son los dos primeros años de una carrera de producción porque te enseñan todo eso al principio.

¿Por qué no terminaste?
Porque me pasaba eso. El primer y segundo año para mí eran cosas que ya sabía entonces tenía que esperar. Ya lo sabía, pero no de capo, sino boludeces por estar.

¿Hay algo que te hubiese gustado seguir?
No, de hecho no estudiaría si pudiera volver para atrás, no perdería tiempo en ir.

¿Por qué lo hiciste en ese momento?
Porque flashié en un momento estudiar cine. Empecé a estudiar y me daba fiaca, después empecé a laburar porque me mandaron a laburar. Si mi viejo me hubiese bancado yo todavía estaría ahí bancado por él. Me encanta estar al pedo, es lo más lindo del mundo. Pero fue un “anda a laburar”. Conseguí laburo en Sin Codificar porque conocía a un productor desde pendejo porque era compañero de mi viejo. Éramos como 4 o 5 personas, me fui metiendo y pintó, pero nunca lo imaginé ni lo busqué.

Hoy sos padre de una nena de dos años, ¿Qué mensaje pensas que le vas a dar? ¿Qué crees que le vas a transmitir de la vida en lo que tiene que ver con la responsabilidad?
Lo más importante que rescato de haber ido al colegio fue haberme encontrado conmigo mismo, no saber quién fue Arturo Illia ¿entendes? Haberme encontrado conmigo mismo y decir cómo era en grupo con compañeros. Yo al colegio iba a hacerme el gracioso y a querer llamar la atención. Mi viejo me presionaba para que termine y para que rinda matemática, pero después con mi hermana aflojó un poquito más. Yo soy re conservador, del tipo anda al colegio y terminá.

¿Cómo es eso?
Soy medio hippie fumón, pero a la vez soy conservador.

Te gustaría que tu hija estudie.
Sí, que estudie y que se gane las cosas. A ver, la gente piensa que si no fuera por mi viejo… pero mi viejo jamás me regaló nada. Yo de mente soy un hippie fumón total, que aguante todo, pero me gusta la puntualidad, la responsabilidad, la prolijidad.

¿Eso le transmitirías a tu hija, más allá de qué es lo que decida hacer, el compromiso con algo, la responsabilidad?
Sí, pero si mi hija me dice que no quiere ir al colegio y quiere plantar albahaca, bueno hacelo, pero tratá de ser la mejor plantadora de albahaca.

Sos una persona que hace reír a miles de seguidores, pero ¿qué es lo que a vos te hace reír? ¿Qué te gusta ver en la tele?
Me pasa que cada vez menos cosas me hacen reír, pero porque como yo trabajo de reírme es como que uh esto es laburo. No quiero sonar como un arrogante o un pedante absoluto. Me refiero a que yo entiendo que Francella sea un ortiva en la vida real, porque el chabón tiene un poder tan grande de hacer reír con un gesto que entiendo que en su vida real se canse de todo ese poder que tiene. Te hablo de un monstruo como Francella o un comediante zarpado como Jim Carrey. Entiendo que los chabones que laburan de hacer reír sean ortivas, que estén como en reposo.

A vos te pasa un poco eso también, en tu vida normal ¿sos un poco así?
Yo soy bastante agreta sí, bastante ortiva. Con mi gente no. A veces no soy ortiva porque tengo un laburo pero igual. Dentro de mi ámbito me cago de risa todo el día. Mi hija me hace cagar de risa, mis amigos también. Cualquier lugar que me lleve a ser un niño de nuevo me divierte.

Te declaras fan de Toy Story ¿Por qué sos tan fan?
Soy fanático desde cuando salió en el 95.

¿Por esto de una infancia eterna?
Sí, todo eso me copa.

¿Te gustaría ser un niño de vuelta?
Sí, total. Me armé en mi casa el cuarto que quería a los 17, es como un playroom donde tengo los muñecos, la compu, un sillón, gorras, pelotas. El cuarto que soñaba a los 17 y no tuve, me lo hice ahora.

¿Tu hija tiene acceso a ese cuarto? ¿No hay nada que no se pueda tocar?
Sí, re. Si me tiras los monitores al piso no, pero los muñecos y todo eso sí, recontra. De hecho tira todo.

También tenes un montón de tatuajes ¿hay alguno que te falte?
No, en realidad siempre me quiero hacer algo, me gusta tatuarme. Me quiero hacer otro, uno de un cassetito, y ahora encontré los buenos tatuadores, bastante tarde porque tengo algunos escrachos.

¿Vas a seguir tatuándote?
Si, me voy a tatuar todo.

¿De los que tenes cuál es el que más te gusta o el que más te identifica?
El de Toy Story me copa, tengo uno que es como mi mano y la mano de mi hija rara que me encanta, tengo un barco pirata que también me gusta mucho, una copa de vino. Tengo de todo. Son cositas random que me fueron pintando y me las hice y me copan como dibujito.

¿En qué medio/formato/canal te sentís más cómodo laburando y es lo que te gustaría hacer por mucho tiempo? Si desaparece todo y queda una sola cosa ¿Qué es lo que te gustaría?
Tengo dos pensamientos: primero, lo que más guita me dé para poder ahorrar para más adelante, y otra es la radio.

¿La radio es lo que más te gusta?
Sí porque ahí no te ven. La impunidad de que no te vean esta buenísima, podes decir lo que se te cante, en la radio que yo laburo, no en cualquiera, y está buenísimo. Mis laburos que no son en la radio son re populares y la gente que me banca en la radio es otro target, y es un target que a mí me copa y no llega a través de Sin Codificar. La gente me escucha en la radio y me ve como “qué canchero Migue me re copa”, es otro público, son los pendejos de los que yo quisiera ser su amigo, un publicista o dibujante, gente cool. Mi compañero Martín tiene todo su público así, pero no tiene un millón de seguidores porque nunca se animó a lo popular. Lo re banco por eso, pero nunca vas a tener un millón de seguidores, pero está bien.

¿Qué reglas no respetas?
Ninguna. Por eso te digo, soy re conservador, re bigote, pero a la vez tengo mi filosofía de que las reglas están para romperse. Medio una dicotomía, soy medio milico y un rebelde.


Fotos: Fabián Sans 

Búsqueda