:: PERSONAJES
01/03/2019

TOMÁS KIRZNER. CAMINO PROPIO.

CON LA RESPONSABILIDAD DE LOS GENES A CUESTAS, PERO DESPREOCUPADO POR LOS PREJUICIOS, Y CON LA HUMILDAD DE UN JOVEN QUE DESDE CHICO SUPO QUE QUERÍA SER ACTOR Y SE PREPARÓ PARA HACERLO DE LA MEJOR MANERA, TOTO O TOMÁS, - “COMO MÁS TE GUSTE” SEGÚN ÉL MISMO DICE -, TRANSITA SU CARRERA LENTAMENTE, PERO CON PASOS MUY FIRMES.

Tomás Kirzner

Tomás Kirzner

“Hay gente que puede ser muy mediática y vive feliz. Yo creo que si fuera muy mediático, por mi personalidad, no podría vivir”, eso también define a este joven que con apenas 20 años ya hizo cine, teatro, tele e incluso radio. Siente que está en el apogeo del aprendizaje y que tiene que aprovechar al máximo todo lo que está viviendo: “Sería muy tonto de mi parte que no pueda tomar ventaja de estas cosas y prepararme al máximo”, expresa. En teatro, interpreta todos los fines de semana a uno de los personajes de la icónica “La naranja mecánica” y en tele, tiene un rol muy importante en la nueva serie de Pol-Ka “Argentina, Tierra de amor y venganza”. Para él, “el futuro es incierto”, sin embargo, hay algo que tiene muy claro: “Nunca voy a fallarme a mí mismo, siempre me voy a guiar por mis instintos”.

¿En qué momento de tu carrera artística sentís que estás?
Siento que estoy en el apogeo del aprendizaje, que tengo que aprovechar al máximo porque estoy haciendo una obra que implica un trabajo del cuerpo y de la voz. Estoy sumamente feliz y entusiasmado de poder hacerlo todos los fines de semana. También, un rol muy importante en la tira de Canal 13. Creo que todas estas cosas las tengo que aprovechar para aprender porque me está sucediendo y sería muy tonto de mi parte que no pueda tomar ventaja de estas cosas y prepararme al máximo.

¿En qué momento de tu vida sentiste que querías ser actor?
Creo que fue algo que sentí toda la vida porque no tengo noción de cuándo hice ese click. Siempre quise ser actor, desde muy chico, y tal vez me incliné por otras cosas como la biología marina, pero después al toque me enderecé. Quise ingresar al medio con mucha tranquilidad, empecé a estudiar con Nora Moseinco y lo hice durante cinco años, terminé el colegio y recién ahí me preparé para hacer castings. Me dije que cuando termine mi vida escolar iba a empezar a full con la actuación, y así fue.

¿Cómo te llevaste con el hecho de ser “hijo de” durante el proceso de formación?
En ningún momento me afectó porque mis padres nunca me cargaron esa mochila. Yo lo viví con total normalidad, como debe ser. A la hora de encarar mis proyectos o mi carrera en ningún momento sentí una presión externa. La gente en general puede decir lo que quiera y tal vez cree que a uno le influye, pero yo seguí mi meta y mis padres me dieron todos los consejos. Nunca existió eso de ser el “hijo de” porque nunca estuvo presente esa frase en mi vida.

¿Cómo es el vínculo con tus papás? ¿Qué sentís que te han ido enseñando en esta profesión?
Nunca dejé de escuchar lo que me decían ellos porque son dos personas con mucho oficio entonces todos los consejos que tengan son necesarios y me van a servir. Después, el que pone la cara y está ahí soy yo, y en eso uno es más individualista, pero todos los consejos que me puedan dar para mejorar mi experiencia son más que valorados para mí. Nunca no escucho.

Tuviste etapas donde no tenías interés de trabajar en Pol-ka, preferías esperar. ¿Qué tuvo que pasar para que ahora estés en una de las series de la productora?
Creo que fue mi decisión plenamente. Tal vez uno prefiere esperar o encontrarse con las cosas por uno mismo. Un día lo decidí porque simplemente tenía ganas, me sentía cómodo de poder hacerlo. Me parece que está buenísimo el proyecto y me están dando la oportunidad y lo quiero aprovechar al máximo. Hoy opté por hacerlo.

¿Qué podes adelantar de tu personaje en “Argentina, Tierra de amor y venganza”? ¿Qué fue lo que más te atrajo de la propuesta?
Primero que nada es muy atrapante porque es de época y es una historia verídica con un poco de componentes ficticios. Mi personaje es un chico que se recibe de policía, es idealista, cree que el mundo puede cambiar en base a la ley y quiere aportar su granito de arena, quiere combatir la corrupción que había en esa época. Eso es lo que puedo adelantar. Es un chico con muchos principios, un muchacho muy fresco y es un personaje fantástico. A mí siempre me gusta buscar distintos personajes. El año pasado hice un drama, hice comedia, ahora estoy haciendo una ciencia ficción dramática que es La Naranja Mecánica. Este personaje se podría decir que también es dramático, estar jugando y experimentando es lo lindo, estar aprendiendo y ganar experiencia para el futuro.

Y en teatro, ¿Cómo es la experiencia de “La Naranja Mecánica”? ¿Qué está pasando con esa obra y con tu personaje?
Lo que está pasando es un suceso impresionante. Es un boom generalizado, en cada esquina se habla de la obra, lo cual nos mantiene muy arriba. Es una obra que tiene un peso muy grande a nivel cinematográfico, es un ícono del cine. Poder representar semejante historia nos parece una responsabilidad muy grande. Por suerte las críticas son fantásticas y cada fin de semana estamos llenando el teatro. Es una propuesta espectacular la que hizo Manuel González Gil. Es como una ópera teatral, la música juega un rol muy protagónico y danzamos a medida que vamos actuando. Eso lo hace una propuesta deliciosa para cualquier actor y no puedo creer que me toque hacerlo cada fin de semana, estoy super agradecido.

Te escucho hablar con tanta pasión y me da la sensación de que el teatro es el lugar donde elegís estar.
Exactamente. El teatro, sacando todos los medios artísticos, es el que más destaco en mí, el que más me apasiona y es lo que más me gusta en el mundo. Mi meta es poder hacer teatro todos los años. Cuando finalicé “Lo que nos une” el año pasado dije: quiero hacer esto todos los años.

¿Qué es lo que te da el teatro que tal vez la tele, el cine no te dan?
El cine es lo que más se asemeja al teatro porque tiene otra templanza, otra paciencia para laburar, entonces el cine también me fascina. El teatro fue lo primero que se hizo en la historia antes de la tele y el cine, entonces ya tiene un nombre. La tele es un medio de aprendizaje gigantesco donde también hay unitarios que se tratan como cine y tiene ese mismo componente como es el teatro. Todo se valora, simplemente que lo que más me apasiona a mi es el teatro, es la única diferencia.

Eso es desde tu profesión, desde lo que a vos te gusta hacer. Ahora como espectador ¿Qué elegís? ¿sos de mirar tele, de ir al teatro?
Siempre elijo el teatro porque está vivo, porque tiene una adrenalina inexplicable. También soy bastante cinéfilo, lo que más miro es teatro y cine. El teatro tiene el componente del folclore y miras en carne propia cómo dejan la vida en el escenario, lo cual te transmite mucho porque lo estás viendo. Hay mucha adrenalina de por medio porque no puede fallar nada y me parece mucho más divertido ver eso.

¿Qué pasó con la radio? Contame un poco qué es lo que hiciste en la radio, cómo surgió eso.
La radio siempre me llamó la atención, siempre escuché radio porque mi mamá escuchaba en el auto. Creo que surgió porque dije vamos a investigar, a probar, a divertirnos un poco con esto. El espacio me lo dio Radio y Punto para hacer un programa con unos chicos que no conocía. Hicimos el programa por un año y medio, nos fue espectacularmente bien, fue muy divertido. Si bien no tengo como primer plano la radio, para mí es un componente muy grande para todo lo teatral, para modular, expresarse, para tener el lado del entrevistador lo cual era muy divertido. El programa era fantástico.

¿Cómo te llevas con la popularidad? Una vida entera en un ambiente muy mediático, pero siempre mantuviste un perfil muy bajo y es poco lo que se te conoció por vos mismo.
Creo que como te manejas en la vid,a es como te van a tratar a vos, es recíproco. Si vos tenes un perfil relajado y tranquilo no vas a tener ningún tipo de escándalo mediático ni de visibilidad mediática negativa ni positiva. El medio es un circo, tiene todo lo bueno y todo lo malo, es gigante lo que puede haber. Yo con eso me manejo muy relajado entonces trato de tener el perfil que siempre tuve en la vida, así me manejo yo. No me gusta andar exponiéndome mucho, soy bastante anti medios en ese sentido, pero es una decisión propia y no quiere decir que eso esté mal y yo haga las cosas bien. Hay gente que puede ser muy mediática y vive feliz. Yo creo que si fuera muy mediático, por mi personalidad, no podría vivir.

¿Eso tiene que ver con lo que mamaste en tu familia?
Si, hay una compatibilidad de hermana, madre, padre. Ninguno fue muy mediático que digamos. Pertenecemos al medio pero ninguno se expuso mucho nunca. Nunca vas a ser algo que no queres.

¿Y con las redes sociales cómo te llevas?
La verdad que quise tener Twitter y me aburrió. Lo único que tengo es Instagram, me encanta y es la que más uso, no como un influencer o como alguien que está muy metido en las redes. Entiendo que debería empezar a usarlo un poco mejor.

¿Por qué pensas eso?
Porque hoy en día las redes sociales importan mucho para todo lo que sea laboral, para exponerse, mostrar tu contenido y demás. Creo que me debo aggiornar con mi criterio para poder utilizar también mi red social como algo de laburo en algún futuro. Tal vez no voy a ser influencer, pero por lo menos usar la red un poco mejor, sin perder la esencia personal con la que la manejo.

Las redes sociales son un espacio con mucha interactividad donde uno abre las puertas a recibir críticas ¿Cómo vivís eso?
Creo que hoy se abrió la posibilidad de ver la gente que te insulta o que te quiere, que antes no se podía hacer. Siempre va a haber alguien que te quiera y alguien que no te quiera, alguien que no te quiere ahora y en cinco años lo haga. Yo lo manejo con tranquilidad, no me ofende. Sí hay mensajes que vos decís hey ¿te parece?, pero no me arruina el día.

¿Cómo ves que la ficción empiece a apropiarse de temas tan fuertes como el aborto, la diversidad, la igualdad de género?
Creo que siempre el arte tomó partido de las cuestiones que ocurren y siempre hace su punto de vista. Obviamente con todo respeto, desde antaño siempre sucedió. Lo que sí te puedo decir es que, si bien es algo que ocurrió siempre, la TV como el cine, si van a hablar de estos temas deben hacerlo desde el rol personal, rol informativo, un rol artístico. El arte siempre fue precursor de cuestiones éticas, morales, de la disconformidad social, de cualquier tema social. El arte vive en la sociedad y no puede estar cegado e ignorar lo que ocurre. Si uno se expresa de forma respetuosa y pacífica, dependiendo el contexto del teatro, del cine, de la pintura, creo que está bien que lo puedan hacer. Siempre el rol primordial del arte fue demostrar la opinión personal desde el respeto. En la música ocurrió lo mismo.

¿Qué pasa con los actores y actrices que empiezan a tomar partido? Porque una cosa es una ficción, una obra de teatro.
Claro, ahí es el contexto que yo te digo, un contexto teatral, un contexto cinematográfico, un contexto televisivo.

Pero si nos salimos de ese contexto, en el último tiempo empezaron a tener más visibilidad como actores políticos, el ejemplo del colectivo de actrices, actores vinculados con lo partidario y demás ¿Cómo te llevas con eso? ¿Cómo lo ves?Vuelvo a repetir e insisto con esto porque es con lo que me manejo en la vida. Todo el mundo tiene derecho a expresarse y hacer lo que quiera, pero si lo hace de forma violenta o irrespetuosa no va a llegar a nada porque va a haber mucha disconformidad colectiva.

Te criaste en una familia de mujeres muy fuertes, con mucha personalidad, independientes, con historias fuertes ¿cómo es eso para un hombre? ¿Qué destacas de esa crianza y en qué te sirve en la vida?
Creo que más que nada fue cómo me formaron como persona, no como hombre o como mujer, sino como persona en general. Los valores que me inculcaron, tanto mi mamá, mi papá, mi abuelo, mis tíos, todas las personas de mi familia tienen unos principios super valorables que fui mamando e imitando. Eso implica armarse como individuo, tomas unas cosas y otras no. Soy privilegiado por la familia que tengo a mi alrededor por todos los principios que me dio. Todos tienen una misma esencia y es lo que uno se lleva en la vida y lo que uno recuerda.

¿Algún consejo que te haya dado alguien y que hoy te esté guiando?
Yo por suerte tuve muchas personas del medio artístico que me dieron muchos consejos. Mi primer director de una obra de teatro, el director que tuve en “Lo que nos une”, mis padres, mi pareja también. Tengo mucha gente alrededor que me da consejos constantemente porque tengo 20 años y tengo que succionar todo el aprendizaje que pueda. Siempre es interesante escuchar consejos.

¿A dónde deseas llegar como artista?
El futuro es incierto, pero te puedo decir que nunca voy a fallarme a mí mismo, siempre me voy a guiar por mis instintos. Lo lindo que tiene este oficio es que aprendes hasta que te retiras, es tan divertido y es una montaña rusa también. Si vos me preguntas cómo voy a llevar mi carrera, manejandome con mis instintos.


Fotos: Cortesía prensa. 
Lee la nota completa en la edición #134

Búsqueda