::PERSONAJES
20/11/2018

Sofía Willesmöes. Animarse al cambio.

De muy joven, luego el secundario, estudió Derecho, se recibió y desarrolló su carrera de abogada en un estudio jurídico del que, incluso, llegó a ser socia. Sin embargo, su luna de miel y unas sillas tapizadas que vio en unos de sus paseos parisinos, marcaron su futuro. Aquel día de 2007, cambió su vida por completo. Un año después, renunció al estudio y comenzó a emprender en el mundo del diseño y el arte, un recorrido que, según ella misma expresa, "me permitió emocionarme y generar emociones en aquellas personas que nos vamos cruzando con mi equipo en este camino".

Sofía Willesmöes 2

Sofía Willesmöes 2

En 2009 participó en IncuBA, concurso de innovación y creatividad del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y su proyecto resultó uno de los seleccionados. Abrió su propia marca Sofía Willemoës Interiorismo, con local en la calle Arenales. Todos los años participa de Casa FOA. Tiene proyectos laborales en Nueva York – donde vive -) y México, y acaba de inaugurar un nuevo Estudio en Buenos Aires – Paraguay 1855 -. Con la apertura de un nuevo espacio en Buenos Aires -un petit hotel convertido en laboratorio diseño, creación e innovación- Sofía Willemoës consolida los cimientos para su proyecto de expansión internacional que reafirma con su radicación en New York y la próxima apertura de un flagship store, que le da la posibilidad de llevar sus murales panorámicos y empapelados desde Argentina al mundo.

Cómo se pasa de ser abogada, trabajar en un estudio jurídico, a diseñar empapelados y ser elegida una de las “promesas” según Forbes?
La verdad que no lo tengo muy claro pero lo que sí te puedo decir es que trabajo mucho, sigo bastante mi intuición, me gusta innovar y asumir riesgos en lo que hago, desafiarme a mí, al equipo y al cliente o usuario.

¿Qué te permitió esta nueva ocupación?
Me permitió emocionarme y generar emociones en aquellas personas que nos vamos cruzando con mi equipo en este camino; clientes, aquellos que pasan varias veces por la vidriera del local de Arenales y se quedan mirándola, como si fuera un recreo de un instante camino al trabajo, muchos de los que nos acompañaron en el opening del nuevo Estudio – algunos me decían que era como estar en en sueño, otros que habíamos traído alegría a Buenos Aires- fue muy conmovedor.

Hoy están mucho más de moda los murales, pero de alguna manera fuiste pionera. ¿Qué es lo que hoy se ve en el mundo que de poco a poco intentas incorporar en el mercado argentino?
La verdad es que me encanta explorar, experimentar y ver qué sale, nunca fui de fijarme mucho lo que pasa puertas afuera, soy bastante puertas adentro a nivel creativo. Me enfoco en dar todo, siempre le digo a mi equipo que tienen que sentir que mejor no podrían haber hecho lo que hicieron; no me gustan las cosas a medias. Inevitablemente hay cosas que veo porque participo en ferias internacionales (NYC, París, Milán, Londres) y vivo en New York, pero no estoy pendiente de eso. Miro tan poco hacia afuera que en la última versión del Salón del Mueble -en la que participé con un mural de 5 m de alto x 25 m de largo- empecé a recorrer la feria cuando llegué y me encontré con que los murales eran un hit, decorando paredes de los stand de muebles, todos inspirados en la naturaleza, algo que nosotros hacemos hace 5 años. Me puso contenta porque ahora decimos que hacemos murales (en versión wallpaper) y la gente sabe de lo que estamos hablando, antes había que explicar y ser de los pocos que hacíamos algo así a nivel internacional implicaba un doble esfuerzo porque la gente no sabía que contaba con esa herramienta a nivel decorativo. En el primer Casa FOA que pusimos un mural había que aclarar que no era una pintura, que era algo que podían tener en su casa en 2 horas de colocación, porque si la gente se iba pensando eso no había negocio, no vendíamos el producto.

¿Cuál fue el trabajo que más te motivó hacer? ¿Donde más te sorprendió ver un mural tuyo?
Hay muchos, pero voy a contar sobre dos murales que se pueden ensamblar, llamados “Caza de mariposas” (sobre una china que sale a atrapar mariposas con una jaula de pájaros) y “La caza de la cigüeña” (sobre dos monos que juegan a atrapar una cigüeña). Lo lanzamos en Casa FOA 2014 (La Abadía). El espacio ya estaba en obra, el mural que iba a ir ahí estaba listo pero no me mataba, sentía que podría haber hecho algo mejor. Eso me tenía mal  y frené la obra para diseñar un mural completamente nuevo, en tiempo récord. La adrenalina fue mucha, al igual que el trabajo que tenían esos dos murales, que relataban escenas orientales surrealistas. El resultado fueron 8 metros de detalladas ilustraciones sobre una imponente altura de 4 metros con vista a un jardín soñado. La gente pasaba por el espacio en el recorrido que marca FOA y luego volvía y preguntaba si podía quedarse un rato a contemplarlo, que se sentían bien allí, fue muy emocionante.

¿Qué rol tiene la innovación en este rubro? ¿Qué diferencia tu marca? 
El mismo que en cualquier otro producto, es necesaria para poder diferenciarse. Mi marca creo que innova más allá del producto, propone una experiencia sensorial que se vive al entrar al local o al Estudio, al visitar un evento nuestro o un stand.

Estás instalada en Nueva York, ¿por qué abrir un nuevo espacio acá?
Hoy en nuestra facturación las exportaciones superan las ventas a nivel nacional y el objetivo principal de la empresa para los próximos años es la expansión internacional. Vi en New York un lugar estratégico, no deja de estar en América y es uno de los principales centros del mundo. 

¿Qué define a este nuevo espacio que estás inaugurando? 
El espíritu de la marca va a ser el mismo, con la intención de que evolucione con proyectos de innovación productiva en los que estamos trabajando más todo lo que uno se nutre en una ciudad como New York y la exigencia del nivel de excelencia en el servicio que hay que tener en Estados Unidos, donde todo está pensado para que sea fácil para el cliente la compra y el servicio post venta.

¿Qué le va a permitir a tu marca?
Una vidriera internacional y un desafío que nos va a obligar a exigirnos aún más y a lograr mejoras notables en innovación, producto y servicio.

¿Cuáles son los próximos pasos de Sofía Willemöes?
Ya tenemos oficina en The Assemblage, en NY, ahora vamos por más; un punto de venta que permita una experiencia sensorial completa, donde recibir a usuarios internacionales.


Más información http://sofiawillemoes.com
Fotos: Gentileza prensa

.Búsqueda