Skin Wine, el primer vino antiage del mundo

Fue creado por dos argentinas y se vende por internet. Se trata de un vino con intervenciones capaces de elevar la concentración de antioxidantes que ayudan a combatir el estrés oxidativo que se acumula a diario en la piel. El secreto mejor guardado de los famosos no es mas que un malbec. La psicóloga Lorena González Ortiz logró llevar sus conocimientos sobre la psiquis femenina a la fórmula de un vino capaz de captar la verdadera esencia de la mujer. Así creó junto a su socia farmacéutica Laura Hernández, el primer vino antiage pensado para “un paladar mucho más sensitivo y determinado”. Para Lorena y Laura todo fue bastante difícil en el inicio del proyecto porque “los hombres del sector nos miraban con desconfianza”. 

¿Cómo surgió el proyecto?
Laura: Nos conocimos porque nuestros hijos van al mismo colegio y conectamos por el lado profesional, ese costado que quienes somos mamás solemos abandonar. Nos olvidamos de nuestras carreras, de nuestros sueños. Con Lore pudimos darnos cuenta que se puede ser ser buena mamá y tener un proyecto propio sin sentir culpa. Al contrario, el crecimiento personal y profesional redunda en favor de la familia.

Lorena: Claro que la familia fue fundamental para avanzar en este sueño y materializarlo. Sin nuestros maridos e hijos no hubiera sido posible.

¿Por qué un vino para mujeres? ¿Por qué anti age?
Laura: Hicimos un relevamiento de mercado y detectamos que las mujeres no teníamos un vino propio, destinado a nuestra búsqueda de placer en la conexión con nosotras mismas. El aporte de Lorena, que es psicóloga, fue clave porque conoce la psiquis femenina o mejor dicho, sabe decodificar aspiraciones, insatisfacciones. Mi aporte tuvo que ver con las chances reales de poder modificar la concentración de resveratrol en la uva dada mi expertise como farmacéutica. Las dos nos sentimos identificadas con la mujer profesional que llega agotada después de una larga jornada y necesita gratificarse sintiendo que está haciendo algo por su cuidado personal, su bienestar y, a la vez, disfrutando ese momento con todos los sentidos, con el olfato, con el paladar. 

Lorena: Desde lo pragmático, notamos una carencia en la góndola. No había un producto que fuera 100% disfrute. Hay tratamientos que generan molestias, o tienen efectos secundarios, o que implican desplazarse para ir a hacérselos. El vino antiage era algo así como una pócima secreta totalmente compatible con la noche, con la bañera, con la soledad, con el momento de reflexión. 

¿Con qué tipo de vino nos encontramos al descorchar un Skin Wine?
Lorena: Skin Wine es un malbec joven, con taninos suaves en boca y notas frutales que duplica la concentración de antioxidantes para combatir el envejecimiento de la piel.

¿Cuál es la idea o el enfoque estético que han buscado transmitir con el packaging y la etiqueta?
Lorena: Quisimos que se asemeje a un perfume importado. Por eso, la elección de una caja dorada para una botella muy estilizada. La tipografía es caligráfica porque nos remitía a aquella comunicación casi olvidada por carta, romántica y personalizada, quiero decir, cuando los ritmos eran mas pausados. 

¿Cómo fue la experiencia de abrirse camino siendo mujeres?
Laura: Fue bastante difícil para ser sincera. Los hombres del sector nos miraban con desconfianza. 

Lorena: No nos tenían fe. Nosotras queríamos que el mundo supiera que la mujer puede valorar un vino tanto o más que un hombre y captar con precisión cada nota. Queríamos encontrar nuestro vino, un vino que nos represente, un vino con perfume de mujer que evoque recuerdos y genere emociones. Que además la mujer pueda cuidar su piel mientras disfruta este vino, bueno, eso es otra historia.

¿Qué tan importante es hoy para una marca su estrategia de marketing?
Lorena: La estrategia de marketing es fundamental para un marca en el actual contexto de globalización y todo lo que genera la publicidad y la compra venta online, Por mas excelencia que tenga un producto, fracasa si no tiene un buena campaña detrás o plan de marketing cuidado. Es la piedra angular de cualquier proyecto aunque, por supuesto, hay que estar atentos a los cambios culturales y de hábitos de consumo. Es muy importante que ese plan sea flexible, no rígido.  

¿Cuál es el mensaje que intentan transmitir como marca para sus consumidores?  
Laura: El mensaje es que las mujeres tenemos un espacio, un momento para el disfrute. Venimos peleando hace años por un mercado que era patrimonio exclusivo de hombres. Mas que un vino, vendemos un momento de disfrute femenino. Nos gusta que la mujer entienda que ese tiempo de merecido relax es suyo, se lo ganó y que lejos de malgastarlo, lo está invirtiendo en embellecimiento. 

¿Cómo sigue la marca de cara a los próximos meses? Proyectos, lanzamientos. 
Lorena: Seguimos apostando al país, pero también abriendo puertas en el exterior. Vamos a movilizar nuestro mercado exportando a otros países. Comenzaremos por el mercado asiático donde hemos detectado un potencial nicho de clientes: son los hombres profesionales de entre 30 y 50 años. A eso me referí cuando hablábamos de tener un plan de marca flexible. El vino que enamoró a las mujeres parece haber encontrado un público diferente para el cual fue pensado. Y allá vamos.  

Sin comentarios aún

Leave a Reply

Your email address will not be published.