:: BRúJULA
05/06/2019

Pedro Levati. La historia detrás de Cannes.

Pedro es Co-autor y Director de Noche de Amor, una de las producciones locales seleccionadas para Canneseries 2019. Con él hablamos para conocer el detrás de escena, los desafíos de hacer ficción hoy en Argentina y la importancia de ser reconocidos a nivel mundial.

Noche de Amor

Noche de Amor

Pedri Levati es egresado de la Universidad del Cine. Guionista, Director y Productor en Macaco Films. Además, Director de Programación y Contenidos de Buenos Aires Series, festival internacional de series de Buenos Aires, y miembro del Consejo de nuevas Tecnologías de Argentores. Con sus series Estilo Esther S1 y S2, Noche de Paz y Noche de Amor participó de numerosos festivales internacionales, recibiendo varios premios. Recientemente Noche de Amor formó parte de la Selección Oficial del Festival de Series de Cannes: canneseries 2019.

¿De qué se trata Noche de Amor?
Noche de Amor es la segunda temporada de una serie que hicimos en 2017 llamada Noche de Paz. Las dos temporadas retratan la dinámica de una familia llamada Los Brunetti. En el caso de Noche de Paz, cuenta los preparativos de esta familia para Navidad, cada capítulo toca un tema en torno a esta celebración (los regalos, la comida, los invitados, etc).  Noche de Amor cuenta los preparativos del casamiento de Vicky,  (Maida Andrenacci) la hija “rebelde” o menos atada a las normas, que tiene que lidiar con su madre Nora (Mirta Busnelli) dramática y posesiva, con su hermana Clara (Mey Scápola) perfeccionista y controladora y con toda su familia. Noche de Amor sigue el mismo formato que la temporada anterior, cada capítulo toca un tema en torno al casamiento de Vicky. Si bien es una segunda temporada, buscamos que sea un contenido en sí mismo y que el espectador no tenga que ver Noche de Paz para entender Noche de Amor.

¿Con qué se encuentra el espectador al verla?
Con una comedia que retrata una dinámica familiar bastante alocada. Intensa, pero simpática. Con conflictos pequeños, pero magnificados por la personalidad de los personajes.  Con algo de ironía, buscamos parodiar ciertas situaciones típicas de las familias argentinas. Sucede que muchos espectadores se sienten identificados, con la dinámica en general o con algunos personajes puntuales. Recibimos muchos comentarios de ese tipo por parte de los espectadores. Es muy lindo cuando pasa eso. Creo que en términos generales el espectador se encuentra con un contenido muy agradable de ver, llevadero y divertido.

¿Cómo fue el proceso de elaboración de la serie, la selección de los actores, la creación de los personajes? 
La serie tiene mucho de auto referencial. Cuando empezamos a pensar Noche de Paz junto a mi hermana Agustina (co-autora de ambas temporadas) veníamos de trabajar separados, ella en tele y yo en publicidad. Decidimos empezar a escribir algo y pensamos que nuestra propia familia iba a ser la mejor fuente de inspiración. Agarramos las cosas que teníamos anotadas hace tiempo, de reuniones familiares de todo tipo, y los guiones empezaron a fluir. Varios personajes tienen cosas tanto de mi familia directa como de mi familia política.

Obviamente, casi todo está magnificado o exagerado, pero nuestra gran base fueron cosas que habíamos vivido alguna vez. Una vez que tuvimos los guiones conseguí el número de teléfono de Mirta Busnelli a través de un amigo. Le conté sobre el personaje de Nora y le pedí mandarle los guiones. A la semana siguiente me llamó y me dijo “Nora Brunetti voy a ser yo”.  Una vez que Mirta se involucró en el proyecto terminamos de cerrar el resto del elenco, muchos de los actores ya los conocíamos o los habíamos visto en teatro o en otros contenidos.

¿De qué forma se seduce al espectador en un momento donde el contenido está en todas partes y vivimos en una era multipantalla?
Es difícil. Hay muchos contenidos, lo cual es genial, pero como realizador se hace más complicado llamar la atención de los espectadores. Lo principal es nunca subestimar al espectador. Hacer cosas de calidad, y no hablo sólo de calidad técnica o visual, sino también de calidad narrativa, conceptual. Tener una idea potente, que llame la atención.  Otra cosa a tener en cuenta es que hoy sucede que en muchos casos es el contenido el que le llega al usuario y no el usuario el que busca el contenido. Porque se comparte, de usuario a usuario, se comenta. Creo que es clave usar eso como una herramienta de distribución, para captar más audiencia.  

Por ejemplo, en Noche de Paz,  para promocionarla, armamos cápsulas con pequeños chistes sobre temas en torno a la navidad, para que se compartan por WhatsApp, o se suban a redes sociales. Entonces, cuando estás harto de que tu mamá y tu hermana debatan donde pasan navidad y con quien, quien lleva qué, o si hacer amigo invisible o no, la gente se identifica y comienza a mandarlos. Nos pasó que a personas conocidas les llegaron esas cápsulas de personas que no conocíamos, así nos dimos cuenta que la gente se estaba identificando y compartiendo material que habíamos hecho nosotros para promocionar la serie. Por otro lado, es fundamental tener claro los objetivos que tenés con el contenido que estás realizando, a qué publico está dirigido, a quienes les puede interesar verlo. Y a quienes no.  

¿Qué importancia tiene haber sido seleccionado para Cannes?
La verdad que fue muy lindo, y sorpresivo.  Le metimos mucha dedicación a la realización de la serie. Venimos hace mucho tiempo remándola, esforzándonos para producir contenidos de este tipo, así que cuando pasan estas cosas las tomo como un gran reconocimiento  a todo ese esfuerzo.  Estoy muy agradecido de haber sido seleccionado, de haber podido asistir. Estoy muy agradecido de todas las cosas lindas que surgen gracias a Noche de Amor.

¿Cómo fue la experiencia de participar del Festival?
Increíble. Tuve la suerte de ir a varios festivales en distintas ciudades y con distintos contenidos y la verdad que Cannes tiene su magia. Es lindo estar en contacto con gente de distintos países, en ese festival que es una especie de monstruo de los festivales, con una selección oficial muy acotada, todas series increíbles. La verdad que fue una gran experiencia.

Y más allá de todo lo que implica y el nombre que tiene el festival de Cannes, lo más lindo fue ver la serie proyectada en cine, con la sala llena, escuchar a los espectadores (de todos lados del mundo) reírse. Por suerte pude estar ahí. A veces en esos momentos es donde uno dice, valió la pena el esfuerzo.

¿Cómo ves la ficción argentina actual?
Creo que tenemos mucho talento en Argentina. En muchos festivales  a los que fui siempre destacan la calidad y el talento de los actores y actrices argentinas. Como también la creatividad y la realización con los recursos que tenemos. Creo que hay técnicos y artistas increíbles en nuestro país.  Hay ficciones de todo tipo y de muy buena calidad.

Ahora, si me preguntás a nivel mercado, no entiendo cómo no estamos produciendo mucho más, para grandes plataformas internacionales. Sobre todo teniendo en cuenta la calidad y el talento de realizadores, técnicos y elencos que tenemos y por otro lado la cantidad de contenidos que se producen (y consumen) a nivel global.

¿Qué tan difícil o no es hacer ficción en la actualidad? 
Es difícil, hay que ser muy perseverante para que los proyectos se lleven a cabo.  Hay que ser ingenioso y creativo, ahora hablando en términos de producción, para lograr hacer las cosas con los recursos que se tienen.

¿Cuáles son los principales desafíos desde el punto de vista de la creatividad?
Por un lado, lo que comentaba antes, ser creativo, contar la historia que querés contar, pero con los recursos que tenés. Tanto en Noche de Paz como en Noche de Amor tuve que recortar escenas, sacar personajes y decorados. Pero bueno, era así o no era.  En muchos casos llegas a instancias en donde pasa eso, es así, con estos recursos, o no es. Decidí asumir el riesgo y hacer las series igual. Entonces ahí es donde se pone, una vez más, la creatividad a prueba. Cómo hago para contar lo que quiero contar, con lo que tengo.  Cómo hago para seguir adelante cuando hay que grabar en menos días de los que deberías, haciendo malabares con las  citaciones de los actores y los planes de rodaje, sin contar con la plata necesaria y  por ende recortar personajes, decorados, escenas enteras.

En Noche de Amor tuvimos que cambiar los guiones de un día para otro en el medio del rodaje por problemas que surgieron. Uno tiene que ser dinámico y estar muy encendido, poder adaptarse a las circunstancias y seguir adelante. A eso me refiero a que uno asume un riesgo, porque después el espectador recibe el contenido, sin saber todo lo que uno atravesó. Y no podés darle excusas. No podés poner una placa al principio del capítulo diciendo “esta escena la tuvimos que grabar en 2 horas”. 

Pero bueno, esos son todos desafíos relativos a la producción. Por otro lado, hay desafíos narrativos obviamente. Cómo hago para atrapar al espectador, construir personajes que llamen la atención, que generen algo, que transmitan.  Qué historias, qué temas tocar. Cómo hago para que el espectador quiera seguir viendo la serie capítulo a capítulo, ese es un gran desafío.

Búsqueda