:: PERSONAJES
09/06/2020

La reinvención del set

En una charla con G7, Facundo Españon y Luciano Ruiz, Directores de Casta Diva, reflexionan sobre la industria de la producción audiovisual a partir de la pandemia. Qué pasará con las narrativas, cómo tendrá que adaptarse la técnica, cómo readaptarán las locaciones.

¿Cómo llegaron a la industria del cine publicitario?
Facundo: Empecé desde abajo, trabajando siempre en el área de dirección. Mi primer laburo fue de tercero de dirección, encargado de un grupo de 400 extras en un comercial enorme en la cancha de Racing. El director era Bruno Stagnaro y al rato que empezó a filmar, me miró y preguntó si lo ayudaba a planear unas jugadas para la cámara. Desde ese momento supe que quería dirigir comerciales.

Luciano: Yo filmé un video por gusto propio, lo subí a Vimeo, no lo moví en redes y, sorpresivamente, germinó. Tras tres meses juntando unas pocas decenas de views, un día explotó, tuvo rebote mediático y me sonó el teléfono. Obvio que yo ya había barajado millones de escenarios y había especulado sobre cómo poder meterme en la industria, pero el motivo fue ese, el escenario 1.000.001 que no contemplé.

¿Qué sienten hoy que les aporta la publicidad? ¿Cúales son los mayores desafíos con los que se enfrentan?
Facundo: A mí me divierte mucho la publicidad. Estudié cine, me encanta filmar, el set. Dirigir publicidad me da la posibilidad de estar muy seguido en la cancha, jugando el partido. Tengo muchos amigos que trabajan en cine y que filman con suerte cada dos años. La publicidad te mantiene super activo, te da experiencia como director, siempre estás aprendiendo y probando algo, experimentando. Y eso es muy valioso porque para mí filmar es un oficio, cuanto más los practiques mejor te sale. Cada proyecto tiene su particularidad que lo hace único, cada guion tiene algo nuevo y diferente que te plantea nuevos desafíos. Trabajar para hacer la mejor película posible con los recursos que tenés es lo más atractivo de esta profesión. Me encanta.

Luciano: La respuesta bien podría ser un puente trazado entre las dos preguntas. La publicidad hoy me aporta desafíos. También solvento económico, contactos, anécdotas, pero sin dudas que siempre me sorprende con un nuevo desafío. Uno de los más recurrentes es el del elefante adentro de una caja, comerciales de varios días a filmar en uno o dos, guiones diamantinos con presupuestos cobrizos, lo de siempre. Y si bien uno de a ratos reniega, porque es inevitable, hay algo en esos puzzles que te obliga a ser más ocurrente y creativo.

¿Qué piensan sobre los spots actuales que se están cursando en tiempos de Covid-19?
Luciano: Siento que la primera ola de los spots en tiempos de corona ya pasó. Ya todos estamos saturados del compilado de imágenes caseras, con situaciones similares o equivalentes, y clientes desdibujados con mensajes intercambiables. Hay lugar para hacer más y mejores cosas, pero como los medios no son los más ortodoxos, cliente, agencia y productora tienen que ir muy de la mano. Es un buen momento para que se enriquezca el voto de confianza entre las partes y se labure más en conjunto.

Facundo: Creo que siempre hay que decir algo, estar presente como marca y hubo clientes que lo hicieron muy bien. Hubo una primera oleada de avisos en donde todos se parecían mucho porque transmitían, de cierta manera, la misma idea de compromiso social y de capacidad de adaptación a lo que estábamos atravesando. Ahora creo que están surgiendo nuevamente las ideas, se están empezando a contar historias que por ahí traen un poquito de esperanza, un aire nuevo. La gente está aislada y necesita que las marcas la ayuden a lidiar con toda esta situación. Los clientes hoy más que nunca tienen que generar empatía y cercanía con sus consumidores.

¿Qué va a tener que cambiar en cuanto a los contenidos, los guiones, las narrativas?
Luciano: Va a haber que animarse a más. Pueden surgir narrativas brillantes aún en pleno confinamiento. Se puede usar animación, se pueden intervenir materiales preexistentes, se puede mandar una Alexa, un easy, unos asteras y unos buenos lentes a la casa de un director o un DF para seguir generando. Hasta los clips más caseros de esa “primera ola” se pueden seguir usando, pero alterando la lógica de cómo utilizarlos. Lo que tiene que cambiar es el nivel de apuesta. Sin dudas hay que animarse a más.

¿Qué pasará con los perfiles técnicos?
Facundo: Hoy en día el público está super entrenado visualmente y aunque no tenga conocimientos técnicos se da cuenta cuando algo está bien hecho, con una buena fotografía, con una buena dirección de arte, con un buen vestuario. Es cierto que hay ideas que funcionan de manera excelente hechas de forma casera, con un celular o un Ipad, pero en la mayoría de los casos la calidad técnica, humana por sobre todas las cosas y de equipamiento, hacen la diferencia.

¿Creen que habrá cambios muy drásticos en cuanto a las locaciones?
Facundo: Todos los protocolos que se están desarrollando desaconsejan filmar en espacios muy cerrados o reducidos. Pero no creo que no podamos filmar más adentro de un auto o de un ascensor, tal vez lo que cambiará es la forma en que abordemos esas locaciones desde la producción.

Luciano: Estimo que sí, pero lamentablemente no se me da bien la futurología. Lo que se viene, si bien todos intentamos preverlo, es incierto. Se avanzó y se sigue avanzando mucho en ese “día de mañana”, pero hasta no vivirlo, es imposible saber cómo se va a desarrollar.

¿Cómo ven la salida al nuevo rodaje luego que todo esto pase?
Facundo: Mientras estemos bajo el acecho del Covid19 va a ser muy diferente a cómo filmábamos antes. Sin dudas va a ser todo más lento, hay que ver cómo absorbe la industria ese tiempo de más que todas las áreas están pidiendo tener para respetar los protocolos de seguridad. Como te decía al principio, a mí me encanta el set, es lo que más me divierte, así que tengo muchas ganas de que podamos empezar a filmar, siempre y cuando nos cuidemos entre todos. Mientras tanto te cuento que en unos días voy a dirigir mi primer comercial por zoom, con todo el equipo y actores en Uruguay, trabajando con un sistema de monitoreo a distancia que ya probamos y funciona bárbaro. Está marchando todo súper bien.

Luciano: Posiblemente al principio sea un poco torpe. Los tiempos van a ser otros, las dinámicas van a tener que cambiar. Los dibujos seguro cobren un valor mucho más estanco, como ya sucede con algunos clientes, y pierdan su rol orientativo. Creo que va a haber menos lugar a las sorpresas, menos lugar a ese porcentaje mínimo de improvisación. Pero bueno, no todo es negativo, si en definitiva vamos a estar filmando.

En cuanto al rol que juega la publicidad en los mensajes hacia la nueva generación de usuarios. ¿Cómo se les llega con un mensaje?
Luciano: Toda generación tiene su código de habla, sus recursos, sus manías. Pero una buena historia, seas baby boomer, centennial o, por qué no, pandemial, siempre funciona. Obvio que el modo de ejecutarla cambia, pero eso es parte del cómo, no del qué. Lo mejor siempre va a ser el storytelling, supeditado a las reglas de cada momento y generación. Hoy los estímulos son muchos y el tiempo de atención es casi inexistente, por lo que cuanto más se pueda condensar esa historia a contar, mejor. Pero hablar de un único tono o tipo de mensaje para toda una generación, no creo que sea posible.

Búsqueda