::BRúJULA
13/09/2018

La Particular de Virginio. En lo particular está el gusto.

En una tradicional esquina gastronómica de Recoleta abrió sus puertas La Particular de Virginio. Un espacio donde cada sabor, cada detalle, es un homenaje a quien fuera Virginio Francisco Grego, el fundador de la fábrica de cigarrillos Particulares.

La Particular de Virginio.

La Particular de Virginio.

Esta nueva propuesta gastronómica reversiona la tradicional cantina italiana, pero con algunas características especiales. Al ingresar, se aprecia casi al instante el ambiente “particular”, se notan los detalles únicos, se perciben aromas perfectos. Mesas de pinotea, el hierro como protagonista replicando la fábrica de cigarrillos, lámparas restauradas y artículos antiguos vistiendo las paredes.

La esquina de Juncal y Agüero estuvo muchos años ocupada por una tradicional pizzería. El día que cerró sus puertas, Alejandro Pochat, el creador de esta iniciativa y de muchas otras propuestas gastronómicas como Be Frika, lugar pionero en las hamburguesas gourmet, supo que ese sería el lugar para homenajear a Virginio Francisco Grego, su bisabuelo, quien fue un visionario y filántropo argentino fundador de la fábrica de cigarrillos Particulares. “Vivió por su Patria y para hacer el bien, se preocupó de devolver a la sociedad mediante obras de bien público, muchas de ellas de manera anónima, gran parte de los beneficios obtenidos en su exitosa y altruista vida”, contaba el empresario.

 

Virginio empezó preparando los cigarrillos a mano por encargo, de manera “particular” en el año 1922 y llegó a tener la fábrica más grande de América. Fue un adelantado a su tiempo con respecto al trato de los empleados, otorgándole muchos beneficios que no existían en aquella época. En la fábrica había guarderías, consultorios médicos y odontológicos, biblioteca y un club de barrio. Les otorgaba utilidades a los empleados, les construía casas y les daba licencias pagas en caso de enfermedad, servicio militar o maternidad. Virginio también solventó y donó una escuela que aún funciona y durante años, aportó para la creación del Instituto Cardiológico del Hospital de Clínicas, hoy Instituto Taquini. Contribuyó con actividades culturales y deportivas.

Hoy, su bisnieto le da vida en LA PARTICULAR a esos recuerdos. La propuesta se centra en platos típicos de la cocina italiana, pizzas y pasta, pero elaborados con un cuidadoso tratamiento de las materias primas y los ingredientes, que dan como resultado un producto de excelente calidad con inconfundible sabor. La pizza no es cualquier pizza. “Es particular”. Es ovalada y su masa lleva una fermentación lenta, de 48 horas en frío, lo que hace que al comerla se la sienta más liviana, ligera, crocante, con más sabor. Y las variedades tampoco. La carta incluye, por ejemplo, la “Virginio”, con rúcula, brie, jamón crudo, peras y garrapiñadas de almendra.

El menú también incluye una buena oferta de antipasti, ensaladas y postres, todos con impronta mediterránea. En antipasti se destaca la “Camembert en Croute2, queso camembert al forno con chutney de peras y pistaccio. Los postres tampoco son como en todos lados. Te encontrás, por ejemplo, con una “Construcción de tiramisú”, vainillas, café Nespresso, mascarpone, cacao amargo y una mezcla de licores para que cada uno arme a su gusto el tradicional postre italiano.

Otro detalle “particular” de esta cantina es que casi todos sus platos en algún momento de su proceso de elaboración pasan por el horno. Si bien se mantuvo el horno de la pizzería que estaba antes, fue cuidadosamente restaurado y acondicionado para que cada comanda sea única. Por último, la acústica de LA PARTICULAR ha sido cuidadosamente tratada lo que permite que podamos disfrutar de la comida y conversar con quien tenemos al lado de una manera sumamente placentera.

Desde sus comienzos en el mundo gastronómico, Pochat, detallista al máximo y obsesionado por brindar calidad a sus comensales, siempre se rodeó de excelentes equipos. Y esta no es la excepción. En el armado de la carta de LA PARTICULAR intervino un equipo de primer nivel. Fernando Orciani, en cocción al vacío y técnicas, y Gastón Miño, en la creación de la pizza, masas y postres. Mariano Sánchez es el Chef Ejecutivo, quien ha trabajado con Martin Berasategui y en la Panadería de Pablo, y la carta de vinos fue diseñada por la reconocida sommelier Mariana Torta, quien propone un mix entre bodegas tradicionales y otras más jóvenes y distintivas.


Fotos: Cortesía prensa.
Dirección: Juncal 2701 (esquina Agüero), Recoleta.
Más info: @laparticulardevirginio

.Búsqueda