:: BRúJULA
14/05/2019

La Dulce Liberal. Mucho más que ideas.

Martina Galli Agulla, Florencia Galli Agulla y Olivia Sánchez Ruival son las cabezas creativas de esta productora independiente de cine publicitario que hoy forma parte del staff de directores de Ladoble.

La dulce liberal

La dulce liberal

Dulce Liberal era una mujer de la aristocracia brasileña, que supo ser un ícono de la moda de la segunda mitad del SXX. Transgresora y desafiante, despertaba admiración de las mujeres europeas de la época. A esta brasilera se debe el nombre de “La Dulce Liberal”, una “célula creativa” donde Martina y Olivia son directoras, y Flor productora. 
 
¿Qué es La dulce liberal? ¿Cómo surgió?
La Dulce Liberal es una célula creativa, producimos y dirigimos. Surgió mientras estudiábamos, tuvimos la orientación natural de empezar a filmar y a generar cosas. En un principio fueron trabajos personales y luego eso fue creciendo orgánicamente, nos empezaron a convocar distintas marcas para que colaboráramos con ellos. Exploramos distintos mundos, hicimos fashion films, cortos documentales y en ese tiempo fuimos incursionando e insertándonos en lo publicitario.
 
¿Qué distingue a la propuesta de la productora desde el punto de vista creativo y estético? ¿Y desde la innovación?
Le ponemos alma a cada proyecto. Nos empapamos de la idea, nos sumergimos en cada universo y guión. Queremos contar y trasmitir la historia desde los detalles y las sutilezas. Cada proyecto está atravesado por nuestra sinceridad, necesitamos contar desde la verdad y no desde la idea estereotipada de publicidad. No buscamos ser publicitarias porque eso te lleva a un lenguaje impersonal, la idea de publicidad a veces puede ser traicionera al ojo de los directores, por eso, siempre intentamos mantener nuestra estética y esencia. Siempre intentamos trasmitir algo más que una simple imagen, eso es clave en La dulce liberal, pensamos mucho en el espectador, que se quede con ese algo más. 
 
 
¿Cómo es ser mujer en esta industria? 
Creemos que el hecho de ser mujer en esta industria debería ser indistinto. Cada director tiene una visión propia, individual y clara,y tiene el desafío de reflejarla en sus trabajos más allá de ser hombre o mujer. La diferencia hoy está en que hay menos mujeres que hombres pudiendo ocupar esos lugares y deberíamos ser cada vez más. Hay ciertos proyectos que tal vez por ser mujer no nos llegan porque la mujer está asociada a la feminidad, la moda y la belleza. Si bien nosotras sentimos una gran atracción por estos rubros y nos inspiran, también encaramos proyectos de otras indoles como comerciales de autos, deportes… 
 
¿Qué sienten que pueden aportar como mujeres a una industria que históricamente ha sido tan “de hombres”?
Creo que podemos aportar no como mujeres, sino como personas que tenemos nuestra historia y un camino recorrido quizás distinto al tradicional. Hoy tenemos la posibilidad de trabajar en la industria y tal vez en otro momento no la hubiéramos tenido. Pero tenemos tanto una mirada femenina como masculina. Tal vez la diferencia esté en el modo de encarar los proyectos y de armar equipos de trabajo. También es cierto que hay marcas que apuntan al consumo de mujeres y es necesario la visión de un director que pueda empatizar y entender sobre lo que está comunicando.
 
¿Cómo ven el trabajo de las productoras argentinas en la actualidad? ¿Cuáles son los principales desafíos? 
Creemos que hay mucho talento en la Argentina. Hay desafíos económicos que atraviesan todas las industrias pero el poder de adaptación, de creatividad es clave. Hay que ser resiliente, aprovechar los recursos, explotar la necesidad para encontrar soluciones pragmáticas. No estamos en las mejores condiciones para producir, pero el desafío es justamente poder romper los esquemas tradicionales, explorar nuevos caminos y dejar que de eso salgan cosas nuevas y mucho más interesantes. 
 
 
¿Qué es lo que hoy las marcas están demandando?
Creemos que las marcas hoy quieren responder un poco a la demanda de la sociedad, el público hoy es otro. Es uno mucho más consciente e involucrado. Cuestiona lo que ve, reacciona, comparte. No solo recibe. Es un participante activo, y las marcas necesitan entender y escuchar a este público. 
 
¿Cómo hoy una productora debe pararse frente a un cliente frente a las demandas de los consumidores actuales?
Con trabajo honesto, transparente, colaborativo. Abrir la idea al equipo, que haya una participación activa de cada cabeza de equipo y no solo responder a las demandas de un director o productor, sino involucrarse con el proyecto, creer en él.
 
¿Cómo sigue el año para La dulce liberal?
Estamos ya incorporadas al rooster de directores de Ladoble, filmando y con algunos otros proyectos en etapa de cotización. Esperando que lleguen más.
 

Fotos: Phillipe

 

 

Búsqueda