:: PERSONAJES
21/12/2017

Kim Wilcox. Extrañas y divertidas tendencias.

Kim wilcox, es la diseñadora de vestuario de la segunda temporada de Stranger Things, serie dirigida por los hermanos Matt y Ross Duffer ambientada en los años 80 en un pequeño pueblo de Indiana, estados unidos. ¿En qué se inspiró, con qué marcas vistió a los personajes y en qué películas se inspiró esta diseñadora para que una vez más la ropa de los personaje sea protagonista de la historia?

Kim Wilcox, diseñadora de vestuario de Stranger Things 2

Kim Wilcox, diseñadora de vestuario de Stranger Things 2

Adaptar el estilo de esa década al día a día de Hawkins, un lugar tranquilo y rural, implicó un verdadero desafío tanto para Kimberly Adams, diseñadora de la primera temporada de la serie, como para Kim Wilcox, a cargo del vestuario de la segunda. Los excesos de brillo y neón que eran furor en esa época no podían verse reflejados en este pueblo donde transcurre la historia. El argumento, la localización y el tono misterioso del guión no lo permitían. Por otro lado, las edades de los niños protagonistas van entre 11 y 13 años. El crecimiento de ellos durante el rodaje y el constante cambio de talles fue otro gran reto para Kim.


Según cuenta Wilcox, la mayoría de la ropa que aparece en los episodios es original de esa época. Sin embargo, también hay algunas prendas que se han confeccionado específicamente para la serie recreando la moda de esos años a partir de fotografías y anuarios escolares como referencia. Los Gremlins, Ghostbusters, Risky Business, Indiana Jones o Los Goonies son algunas de las películas de aquella década que han servido como inspiración a la diseñadora. También revistas como Seventeen, Tiger Beat y Jet fueron referentes a la hora de crear los atuendos. En cuanto a marcas, se inclinaron por Pendleton, Levi’s, Wrangler y Lee, por citar algunas.

¿En qué te inspiraste para recrear el vestuario de 1984? ¿Qué diferencias había con el año anterior?
Conseguimos mucha cultura pop de 1984, de películas como Negocios riesgosos y Cazafantasmas. Me inspiré en revistas vintage de ese año como Seventeen, Tiger Beat y Jet, como así también de anuarios escolares.
¿Cuáles son tus elementos favoritos del vestuario de Stranger Things 2?
El vestuario de Billy fue muy divertido de hacer como lo fueron “los punks” y Snow Ball- ¡una fantástica experiencia de crear! Por un lado, vestir a 200 chicos fue muy divertido. Se imaginas tu primer baile y lo que ibas a vestir y cuán seguro eras, e inyectar sus personalidades en lo que usarían, es un gran desafío. Los bailes de las escuelas no eran siempre tan elegantes e entonces investigamos la moda de los recitales o de las fiestas de navidad de aquella época. Fue una búsqueda inteligente y la pasamos genial haciéndolo.
Con los punks, cada uno de ellos tenía una personalidad distinta. Trabajamos mucho para asegurarnos que no estábamos creando caricaturas. Alguien que sería aterrador ver si fueras de Hawkins, pero no tan terrorífico. Teníamos que encontrar un equilibrio.
Por último, con Billy necesitábamos alguien que sacara a Steve de su pedestal; un poco de la vieja escuela, algo que fuera moderno, pero sin serlo. Él tiene este fantástico look de forastero sexy. Cuando conocimos a Billy, conducía su auto deportivo, sus botas salían por la puerta- ese es un momento clásico de una película de los 80s. Fue divertido tener un personaje con tanto poder.


¿Qué te entusiasmaba particularmente de elegir los vestuarios?
El año en que transcurre la historia, 1984, yo estaba en la secundaria. Viví esa época con edades similares a la de los personajes por lo que fue excitante para mí diseñar los vestuarios para una época que conocía en carne propia.
¿Cuáles fueron los elementos más fascinantes o difíciles de conseguir?
Lo más difícil fue encontrar prendas para niños en crecimiento. Nos apoyamos en marcas como Pendleton, Levi, Wrangler y Lee. De esa manera podíamos comprar online rápidamente si uno de los chicos tenía un crecimiento acelerado. Soy una fanática de las telas. Entonces, si existiera un brillo que no hubiéramos visto en 1984, yo no lo usaría. Estas marcas no usan spandex por lo que no tienen esa apariencia más brillante que tienen los jeans modernos.


¿Qué elementos se mantuvieron de la primera temporada?
Queríamos asegurarnos de que la audiencia siga teniendo los personajes que conocen y aman. Por ejemplo, el pañuelo de Lucas es importante para su personaje por lo que queríamos que continuara. Pero cuando llegamos al último episodio, iban envejeciendo y nos acercábamos a lo que van a ser sus personalidades.

Mad Max es un personaje nuevo ¿Cómo defines su look?
Sadie Sink es asombrosa. Tuvo que interpretar a esta chica que llegó a la ciudad y genera un giro en el mundo de los chicos. Anda en skate, juega a los videojuegos y es mejor que ellos en muchas cosas, por lo que a los protagonistas masculinos les cuesta mucho sumarla en sus andanzas. Sobre el vestuario, Max creció en una ciudad de playa y anda en patineta por lo que yo quería incorporar marcas como Vans, OP y Hang Ten que era la marca que tenías que tener en 1984 en una ciudad de playa. La paleta de colores de ella es un poco más brillante. ¡Ella es un respiro de aire fresco en Hawkins!

¿Cuál ha sido el aspecto más gratificante de trabajar en el programa?
Para mí, lo familiar del set de Stranger Things es lo más gratificante de trabajar en este programa. Esta más allá de toda comparación. Los chicos, los padres, el grupo. Ves a estas personas más que a tu propia familia. Los Hermanos Duffer crearon un ambiente de trabajo positivo en el set y la alegría de trabajar con chicos es contagiosa.


Texto: Rocío Bravo

Fotos: gentileza de prensa.

Búsqueda