Innovar para crecer.

En este nuevo paradigma, donde lo digital arrasa con todo, es importante preparar a las compañías a anticiparse frente a futuras necesidades del mercado y del consumidor. Para ello, Kantar Millward Brown propone “FuturesThinking”, una estrategia basada en cinco principios de innovación para que las empresas tracen su hoja de ruta de cara a un futuro desafiante. Aquí la clave es no solo ver venir las tendencias, sino adelantarse a ellas, experimentar movimientos y cambios con más fuerza. ¿Qué pueden hacer hoy las empresas para crecer e innovar?
Por un lado, cambiar de perspectivas: Es importante contemplar los cambios sociales, tecnológicos y económicos como factores determinantes que necesariamente influyen en el desarrollo de sus actividades y propósitos de marca.

A su vez, mirar más allá de lo que se puede ver, es ver a largo plazo para identificar patrones de cambio más profundos. Es empezar a pensar en las tensiones que incluso los consumidores todavía no identifican, explorar patrones de comportamiento que nos ayuden a anticipar cambios drásticos en las tendencias y nos permitan ajustar estrategias y métodos de ejecución. También es importante anticipar valores: tendemos a sobrestimar el cambio tecnológico y minimizamos el cambio social que es mucho más rápido. Es necesario comprender cómo se transforman los valores de la cultura, las personas y los grupos sociales para adaptar los planes de negocios en consecuencia.

Por otro lado, si queremos anticipar el futuro debemos ver el panorama completo, conectar múltiples aspectos. Si preguntamos a una persona de tecnología sobre el futuro hablará sobre Inteligencia Artificial; un economista, sobre las tasas de interés; un ecologista, sobre el cambio climático. Y son todos importantes si queremos ser pioneros y anticiparnos.
Por último, habrá que tener la capacidad para predecir sorpresas. Ignorar factores de riesgo y oportunidades de crecimiento por pequeñas que sean, generará serios problemas para la sostenibilidad de una compañía. Una marca no puede permitirse menospreciar a competidores o minimizar aliados. De esta forma, se evitará ser sorprendidos negativamente a largo plazo.
Las marcas deben animarse a pensar la innovación desde otras perspectivas: la innovación del mundo social, donde aprender a manejar y ampliar las interacciones humanas será el gran reto para ellas. Poner las relaciones primero significará crear una conexión entre los consumidores y las marcas. Y es ahí, donde las marcas ganan.

Sin comentarios aún

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscribite

* indicates required
/ ( dd / mm )