Ideas con propósito

Así surgió Fabricando Trap, la última gran idea de marca, una propuesta de streaming musical distinto pensado para entretener a los fanáticos del género y ayudar a los más necesitados en tiempos en los que ambas cosas son más necesarias que nunca. La marca reunió a gran parte de la escena del trap argentino en un streaming de 4 horas que se transmitió por su canal de YouTube que le permitió a los espectadores conocer el detrás de escena de los referentes de este estilo musical. Además, a través de una alianza con Fundación Sí, el objetivo era recaudar fondos para “Residencias universitarias” y así ayudar a jóvenes en situación de vulnerabilidad a que puedan continuar con su desarrollo académico.

Según expresaba Pablo Castro, Director de la marca, “no solamente tenemos el desafío de ofrecer entretenimiento y acompañar al público en un momento muy complicado sino también la oportunidad de ayudar de manera concreta a muchas personas que lo necesitan más que nunca”.

¿Cómo es que una marca como Brahma se involucra y se comienza a vincular con toda esta movida del trap? 
Brahma fue una marca que históricamente siempre tuvo a la música como un aliado muy fuerte. Más allá de haber comenzado con los carnavales o las juntadas, siempre la música fue parte del ADN de Brahma.

Lo que se hizo ya hace de dos años fue empezar a ver un poco más allá de la música. Qué música era la que a la gente entre 18 y 25 años estaban escuchando o lo que hoy sentían que podía ser el próximo género como fue en su momento el rock&roll, el punk o el metal, que eran géneros que venían creciendo por sus particularidades. Y así fue como hace dos años estuvimos presentando el primer festival de trap de la Argentina y nos sorprendió muchísimo cómo fue evolucionando año tras año.

¿Por qué el trap?
Principalmente por dos cuestiones. Primero, porque nuestro target, el call target, el macrotarget de la marca está ahí, que se siente completemente identificado. Es un género que le permite a gente de escasos recursos de cualquier parte de la Argentina juntarse, empezando por una plaza, a hacer desde freestyle, batallas, o simplemente raps, para poder expresarse y es un género donde se sienten que son cien por ciento libres. Salen cosas realmente muy genuinas y no requiere grandes recursos o estructuras por detrás. A eso, los jóvenes adultos de 18 años, lo vieron como una posible salida laboral, como una posibilidad de desarrollo y como un espacio de libertad donde pueden expresarse sin demasiado tabú o prejuicio.

Y segundo, porque cuando empezamos a indagar un poquito, a investigar y a meternos en la cultura de estos géneros urbanos, vimos que la marca ya estaba presente, porque está en las juntadas, en las plazas, en las casas, en los escenarios cuando se daban en vivo los festivales de trap. Entonces vimos que había una conexión muy directa entre los que hacían parte del trap y la marca, y empezamos de una manera bastante orgánica con ellos, fue como un win-win que tuvimos de nuestra parte.

¿Cómo surge la idea de esta iniciativa? ¿Cómo fue la mecánica y cómo se fue dando el proceso y creación? 

Lo que quisimos hacer, y una gran parte de nuestra acción, era ayudar. En un momento tan difícil como el que estamos viviendo hay sectores muy vulnerables y sectores que están siendo realmente muy perjudicados. Entonces, nuestro primer objetivo fue ver cómo hacer algo que tenga, por un lado, una pata social y, por otro, una gran pata de entretenimiento, que eso es también lo que la gente hoy está esperando. Entonces lo que hicimos fue una buena combinación de poder ayudar a la gente a través de la “Fundación SI”, que es una fundación muy importante que nos permitió ayudar al sector de residencias universitarias, que tiene que ver también con nuestro target y, por otro lado, conectarlo con nuestra música, que es el trap, el género emergente urbano.

La parte de ayudar estaba resuelta a través de “Fundación Si”. Nos dieron una gran mano para poder destinar todo lo que el streaming iba a estar recaudando en esos días, e iba directamente a esos chicos que hoy no tienen posibilidad, desde materiales, estructuras, hasta elementos para poder empezar a estudiar o seguir sus estudios. Por otro lado, seguir dándole visibilidad de lo que es el trap, un género que realmente es algo local muy fuerte, que está creciendo a nivel mundial y en el que Argentina es uno de los países referentes, con grandes exponentes. Creíamos que hacer un streaming de música per se era algo que ya había pasado y lo que quisimos hacer fue abrir un poquito la cocina del trap, ver un poco el espacio que tienen los artistas, cómo son sus procesos creativos, cómo construyen, de dónde se inspiran. Tomamos a los principales artistas, al director, al productor, al que hace las animaciones. Y salieron muy lindas charlas, pudimos contar un poquito más lo que es el trap y cómo se produce en Argentina y la gente lo valoró mucho.

Nuestra gran llave y diferencial fue que nos cuenten cómo se filman los videos, cómo crean las canciones, qué se necesita. La verdad es que hubo muy buenos comentarios, mucha gente se vio reflejada, porque no necesitan grandes recursos, ni demasiada estructura para llegar a cantar y ser uno de ellos, y después lo que nos permitió fue abrir la puerta un poquito a los que no son tan fanáticos del trap, y que por ahí lo escuchan y saben que está creciendo, pero no tienen mucha idea.

Si tuvieras que mencionar cuáles fueron las cuestiones más complejas, los desafíos con los que se toparon en la realización de esta idea, ¿qué se te viene a la cabeza?  
Principalmente, hacer algo en cuarentena es un gran desafío, porque implicaba ir a la casa de todos esos artistas, llevarles el material para que ellos pudieran hacer la filmación en streaming. Ahí Vorterix nos dio una gran mano. Desde el estudio central coordinábamos las salidas del vivo de cada una de las casas de estos artistas. Tuvimos la mala suerte que se rompió youtube, nosotros decíamos que “la íbamos a romper”, y así fue, porque los primeros quince minutos la transmisión salió cortada, fue algo a nivel mundial. Sabíamos que era un gran desafío, y tuvimos ese solo pequeño problema al principio, pero después salió bárbaro.

Los artistas tuvieron mucha predisposición y eso es bueno. Son personas que están con muchas cosas, tienen muchos proyectos encima y en cuarentena es difícil también encontrar un momento. Lo que yo rescato y todos rescatamos es que los artistas pusieron la mejor de las voluntades porque era un proyecto que tenía una pata social muy importante, y eso ellos lo valoraron mucho: poder ayudar a jóvenes a que puedan comenzar a estudiar o a continuar sus estudios.  

Contame un poco cómo era la dinámica para que se lleve a cabo esto ¿Cómo podía participar la gente? ¿Cómo se llevaron a cabo las donaciones?
Nosotros teníamos el streaming por el canal de Brahma de youtube, y teníamos un QR con el que podías scanear y directamente te salía la posibilidad de donar cualquier suma de dinero con tu tarjeta de crédito para que vaya directamente a “Fundación Si”. Era una manera bastante simple y una de nuestras principales preocupaciones, sabiendo que era un target de gente joven. Y salió muy bien.

¿Cómo fue el trabajo en conjunto con una organización como el caso con “Fundación SI”? ¿Ustedes ya habían estado en contacto con ellos? ¿Ya habían hecho algún trabajo juntos?

Desde la compañía sí teníamos contacto y hemos trabajado en proyectos juntos, pero desde marca Brahma nunca habíamos tenido una relación directa. Fue la primera vez que estuvimos trabajando con Manu Lozano. 

Lo que veíamos es que era una relación muy directa. Fue muy lindo recibir mensajes de gente que era parte del proyecto y estaba muy feliz de recibir un apoyo para continuar sus estudios y al mismo tiempo, feliz por ver a sus ídolos en el video. Tenían una doble ayuda, por un lado, contenido y un lindo entretenimiento del género que ellos aman y, por otro, la ayuda social de una marca que les da la posibilidad de seguir desarollándose. Fue la primera vez y una gran experiencia, y creo que como está tan vinculado con nuestro call target, seguramente se expanda y vamos a estar ligados para siempre con ellos porque la verdad es muy lindo poder ayudarlos.

Más allá de esta campaña en sí, en un momento como este, donde claramente hay una gran necesidad de ayuda ¿Qué tan importante es para una marca poder ser parte de estas acciones, apuntando al target de la marca y generando ideas que involucren la creatividad, pero con un fuerte tinte social?
Es muy importante, más en estos momentos donde la gente está necesitando una mano. Si bien somos parte de una marca que tiene como rol principal de estar en los momentos de ocasiones de consumo donde está la cerveza, donde la gente se suele juntar con amigos, familia, a tener un momento de distensión o distracción, o como marca comunicando desde el humor y las experiencias, está claro que no solamente estamos ahí. En esta etapa, sobre todo, ayudar era muy importante para nosotros. Y en este caso, estamos ayudando a un público que es muy afín a la marca, a un público que puede ser consumidor o no, pero que la conoce, que sabe lo que pasa, y eso creo que es un éxito que tuvimos. La verdad es que podemos ayudar a un montón de gente, porque hay un montón de gente que necesita esto, ya que está empezando a estudiar o quiere continuar con sus estudios y no puede porque le faltan materiales o una residencia donde quedarse, gente del interior del país. Es un vínculo que empezamos y seguramente continuemos porque nos dió un gran resultado como marca y nos hizo muy felices estar ayudando de la manera más orgánica posible, dándole a la gente contenido y al mismo tiempo dando una ayuda para que ellos pueden tener los recursos necesarios.

Si tuvieras que rescatar algo puntual del logro de esta idea y por lo que consideren que puedan seguir replicando esta acción o amplificarla, ¿Qué sería?
Primero, ante todo, lo más importante y lo principal de esta acción fue la ayuda social. Hicimos lo que hicimos y obtuvimos la ayuda de todos los artistas y los máximos exponentes del género porque esto era y tenía un objetivo solidario. Y segundo, creo yo, que más allá de todos los fanáticos o que conocen el género del trap que estaban fascinados porque veían a artistas como Bhavi, Bizarrap, Catriel y Paco Amoroso, C.R.O, Duki, Ecko, Facu Ballve, Nicki Nicole y Replik que no suelen dar notas, es la primera vez que se exponían a cámara, lo que fue muy interesante que es que gente un poco más adulta, que no conoce tanto del género, los vio a los máximos exponentes hablar, explicar cómo son sus procesos creativos; a los directores cómo suelen filmar las cosas, diseñadores, gente que hace indumentaria, y descubrió que hay un mundo gigante detrás de eso, y que es gente que por más de que son muy jóvenes, que tienen aproximadamente 18 años, son muy capaces y tienen una visión muy clara de lo que quieren, y van haciendo su propio camino, y eso es que es muy interesante. Uno, que por ahí está alejado de eso, tiene prejuicios, y te das cuenta de que son pibes súper inteligentes, muy capaces, con objetivos muy claros y que están yendo detrás de ellos.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.