:: PERSONAJES
17/07/2019

Flor Torrente. La creatividad hecha cuerpo.

Carismática, humilde y con una belleza que atraviesa lo físico, Flor llegó a la cita en el momento pautado, muy temprano en la mañana. Apenas se la ve, se percibe la luz que irradia, la simpatía que transmite, el amor por lo que hace y el arte en cada uno de sus gestos. La noche previa estrenaba una obra en el ciclo Microteatro; ese mismo día, luego de encontrarnos, estrenaba “Cuando dejes de quererme”, película para la que fue elegida para ser protagonista junto a Eduardo Blanco. Dos días antes se subía al escenario de Showmatch para participar del reality Bailando por un sueño. Y luego Helicia, la marca de carteras y accesorios que la tiene ocupada casi full time. Así es ella, multifacética, hiperactiva, artista. 

Flor Torrente para Revista G7

Flor Torrente para Revista G7

Orgullosa del momento que vive la mujer, asegura que “quizás puede ser muy violento, pero a veces es necesario que sucedan estas cosas”. Según ella, hay momentos, energías, uniones que necesitan de una fuerza muy grande para poder trascender algo que viene construido de la vida entera. “Se necesita de mucha potencia para poder mover toda esa información y que a todos les baje la data de que hay un montón de cosas que no están bien”.

Desde el punto de vista artístico ¿Cómo te estás sintiendo? ¿En qué momento sentís que estás?
Yo creo que en todos. Es un momento de mucha expresión y mucha explosión. Siento como si fuera un momento en que todo lo que vengo trabajando hace muchos años hizo una explosión, para bien. El otro día pensaba que era loco el estar haciendo todas estas cosas y que todo tenga su cuota de creatividad, que todo tenga su cuota de amor y que todo tenga arte. Estar haciendo teatro que me encanta y una obra que fue una propuesta mía con el guionista y es algo que viene de enero. Nada era nuevo y todo se juntó porque es así. La película la hicimos hace dos años y se estrena ahora, hace una semana terminé una gira. Todo se juntó. Creo que es tratar de encontrar la calma en todo esto, que es lo más difícil, poder conectar con todas esas cosas de verdad.

¿Cómo se hace eso?
No sé cómo se hace, pero se hace. Se puede. Hay momentos donde uno cree que no se puede, pero se puede, porque si llegan por algo es.

 

Hablemos de la película.
La peli se hizo hace dos años. Hace un año se estrenó en España. Yo estaba un poco resignada porque pensé que no se estrenaba en Argentina ya. Hay cuestiones que exceden y por eso es importante que la gente vea las películas argentinas el primer fin de semana. Siempre se compite con unos tanques enormes y es difícil. No importa lo linda que pueda ser la película porque las otras películas tienen millones de copias y si uno decide esperar y ver la peli la semana que viene, quizás la semana que viene ya no está en cartel. Que la gente la vea ayuda a que se fomente y a que haya más cine nacional también.

¿Cómo te llegó la propuesta para ser parte de esta producción? ¿Es tu primer protagónico?
Protagónico así sí. “Soldado argentino” también era un protagónico, pero había muchas más personas y en este caso no. Llegó justo cuando estaba promocionando Soldado y me llamaron de un día para el otro para hacer un casting, a los dos días me dijeron que había quedado preseleccionada y a la semana me fui a San Sebastián casi dos meses y medio. Fue una locura. Me fui sin haber leído el guión entero y era un desafío enorme también. La vida se trata de eso, de desafíos.

¿Cómo fuiste armando ese personaje?
Estuvo buenísimo construirlo allá porque el personaje era argentino, pero sus raíces eran vascas y construirlo en ese lugar, en invierno, con toda esa atmósfera fue re diferente a construirlo acá. En su momento la cabeza te juega en contra porque decís ¿ahora cómo hago? Nunca leí el guión y de pronto todo sucede porque tiene que suceder y de la forma en que tiene que suceder, todo fluye. Fue maravilloso poder construirlo ahí con el director, que lo conocí por Skype. A mí personalmente me gusta construirle al personaje su pasado, más allá del que está escrito, quiénes serían sus amigos, cuál es su mundo, qué música escucha, armar cada subtexto y cada situación con un algo más. Más allá de todo, era otro país, era entenderse, por más que hablamos otro idioma, cada lugar es diferente y era poder conectar con todo eso y con todos ellos. Fue una experiencia super linda, excelentes actores y excelentes compañeros.

¿Qué es lo que más te atrajo del personaje? ¿Hay algo que sientas que tiene un poco de Flor o sentiste que te convertiste en una persona totalmente ajena a esa personalidad?
Sí soy muy ajena a su frialdad y a lo cerrada que es ella también, pero me interesaba el tema de la búsqueda de su identidad. La peli habla de ETA y nosotros tuvimos nuestra dictadura, es como un paralelismo. Es importante conocer nuestra identidad porque eso nos construye y no podemos construir una identidad que no es nuestra, nunca nos vamos a identificar con eso.

¿Qué le dirías a la gente para incentivarla a ver la película?
Se van a encontrar con una película que es hermosa, de amor, de desencuentros, es de una búsqueda de identidad de una persona y que es policial también, tiene unos paisajes y una fotografía maravillosa. La van a disfrutar muchísimo.

Hablemos un poco de Microteatro ¿Cómo surgió la obra que hiciste?
Microteatro surgió en enero de este año. Tenía muchas ganas de hacer una obra con mi hermano y justo empecé en febrero a ensayar otra obra que hice en Microteatro. Tenía ganas de escribir algo, pero no me animaba a escribir sola entonces hablé con Moro Anghileri, que es directora, y le conté que quería hacer una obra que hable de dos personas que se encuentran en un recital, pero dos personas que no se conocen y conectan a un nivel alto que podrían hasta ser familia. ¿Viste esas conexiones re fuertes entre dos personas que quizás son de ese instante o quizás son para toda la vida, pero no se ven nunca más? Yo estaba haciendo Mentiras inteligentes y mi hermano justo había empezado La naranja mecánica, empezamos a pasarla y pasarla hasta que llegamos a junio y ya Microteatro no nos iba a aguantar más. Le dije a Toto que había que hacerla pero no pudo asi que la hice con Rodri Noya que es un bombón hermoso. Esta buenísima la obra, es hermosa.

Y el Bailando, que también te tiene a full ¿Cómo estás viviendo eso? ¿Cómo es que decidiste ser parte de ese mundo? En otras oportunidades te habían ofrecido estar y no habías aceptado ¿por qué ahora sí?
Mi abuela falleció el año pasado y ella era bailarina. Ella estuvo dormida bastante tiempo y cuando estaba con ella sentía la necesidad de bailar y no entendía por qué. Nunca lo hice, pero siempre me gustó, sí tomé clases, un mes a los seis años, un mes a los 18 y con intermitencia. Si yo hago algo lo hago, pero esto no. Lo hablaba con mi psicóloga y decía no sé por qué no lo puedo hacer, no tengo constancia, me gustaría hacerlo de verdad y profesionalmente, tener un objetivo, superarme y aprender de verdad. Y de pronto apareció la propuesta cinco meses después.

¿Lo pensaste mucho? 
Siempre decía que no. De pronto apareció y dije ¿Qué onda? Lo hablé con mi psicóloga y me dice ¿no querías hacer eso? Ahí empezaron las dudas. Y me dije es ahora, sí. Sentí que todo iba a estar bien. Cada uno es quien es y va por los espacios siendo quien es y eso es todo. Para mí todo es en la verdad, el trabajo y el amor, nada más.

¿Cómo lo estás viviendo?
Es uno de los lugares donde mejor me tratan, donde me siento más contenida, tengo un grupo hermoso con el que trabajo todos los días y un sueño que es una locura porque amo los niños. Nuestro sueño es conseguirle un baño y agua potable a una escuelita de nenes y eso me incentiva a cualquier cosa. El amor de ellos con nosotros, las cosas que nos escriben. Si uno desde este lugar puede aportar un granito de arena, no importa cómo sea, pero aportar algo, eso hace la diferencia en alguien más. Esta visibilidad hace que a ellos les lleguen un montón de cosas y eso me parece maravilloso.

Y en lo profesional, en lo que tiene que ver con el costado artístico y el baile ¿Cómo te estás sintiendo? 
Super bien, no sabía que podía hacerlo. O sea, internamente me decía que si me preparo para algo puedo hacerlo, pero nunca lo había hecho. No sabía cuánto tiempo me iba a llevar, no lo sabía. A mí me gusta porque me encantaría hacer musicales así que siento que esto me prepara para eso también. Es un entrenamiento muy intenso.

¿Cómo sigue tu año? Más allá de todo lo que venimos hablando ¿Cómo está tu marca hoy y qué proyecciones tenes con eso?
Helicia está muy bien y la idea es expandirnos. Con ganas de mostrar unas cosas nuevas que estamos haciendo hace bastante tiempo y todavía no terminaron de cerrarse. Seguimos trabajando, seguimos en Palermo con nuestro local, con la página web. Helicia es una hijita hermosa que nos da muchas alegrías y satisfacciones. En cuanto a lo que queda del año, en algún aspecto no lo sé por qué no sé qué puede pasar y estoy abierta a que todas cosas hermosas sucedan. Por otro lado, una peli y una serie así que viendo qué sucede.

Con todos estos distintos formatos donde te estás desenvolviendo hoy, la música, el diseño con tu marca y demás ¿Dónde sentís que hay más Flor o donde más cómoda te sentís? ¿Qué es lo que cada una de esas cosas te da a vos en lo personal?
Si me pongo a pensar yo siempre fui así. A los 18 años y me fui afuera a estudiar música, teatro, teoría del color, dibujo, cómo abrir mi propia empresa, fotografía. Yo soy eso, todos los pedacitos de esas cosas. Todo lo que hago lo hago con amor y lo siento, si no lo siento no puedo hacerlo.

¿Cuál es la clave para que todas esas Flor convivan? Si bien la parte artística y la creatividad engloban todo, el emprender y animarse a hacer cosas distintas ¿Cómo se convive con todas esas horas de trabajo?
Para mí con compromiso, orden y saber a dónde vas.

¿A dónde sentís que estás yendo con todo esto que estás haciendo a la vez? Que alguna vez te cansa y otros lo vivís a full.
Son momentos los que te cansan. A mí me cansa el que se junten todas las cosas, pero es solo un momento el que se juntan porque ya la semana que viene se calma todo, no hay estreno de peli, no hay ensayos de Microteatro, son momentos. Es una erupción de un volcán y después se pasa, pero si uno puede pasar cada volcancito que tiene esta vida maravillosa, listo. Se trata mucho del orden para mí, no puedo vivir sin una agenda porque no me acuerdo de nada y llega un momento en que el cerebro me explota.

¿Tenes una agenda mental o una agenda?
No, física. Llega un momento que mi cerebro está saturado de información. Necesito anotar porque tengo información tan diferente que sino no sé a dónde tengo que ir. Se me rompe el celular y se me acaba la vida.

En el mediano plazo ¿Qué te gustaría hacer? Algo que no hayas hecho.
Estoy escribiendo una serie desde el año pasado con una amiga y la idea es rodar el teaser ahora en julio o agosto, depende un poco de mi amiga también porque está rodando afuera, pero estamos con eso y presentándolo al Fondo Nacional de las Artes, al INCAA para conseguir fondos para poder hacerlo.

¿Cómo estás viviendo toda esta actualidad de la mujer, el feminismo, la lucha que se está dando y esta unión?
Me parece que es el gran momento de la mujer en el cual está luchando por su lugar. Quizás puede ser muy violento, pero a veces es necesario que sucedan estas cosas.

¿Te referís a las formas?
No, no a las formas. Hay momentos, energías, uniones que necesitan de una fuerza muy grande para poder trascender algo que viene construido de la vida entera. Se necesita de mucha potencia para poder mover toda esa información y que a todos les baje la data de que hay un montón de cosas que no están bien.

¿Te sentís feminista, parte de este movimiento de los colectivos que han ido surgiendo?
Yo soy feminista, no pertenezco a ningún colectivo. Considero que todos estamos aprendiendo también a ser feministas porque lo tenemos en el ADN a toda esa otra información de generaciones y generaciones. Cuando uno empieza a despertar de un montón de cosas y a ver y decir esto no está bien, empieza a descubrir otras en momentos y situaciones más simples en las cosas cotidianas. De eso se trata la visibilidad y se necesita que esto se haga visible porque hay mucha gente que no tiene la educación ni la enseñanza ni la vida que otras sí. Esta situación hace que todo sea tan visible y tan abrupto que a algunas personas puede molestarle o no gustarle, pero la realidad es que necesita correrse del eje para encontrarlo. Esto es lo que creo yo.

¿Cómo lo viviste vos a lo largo de tu carrera de tantos años? ¿Tuviste situaciones donde te sentiste violentada o que no se respetó tu lugar de mujer? ¿Qué tan segura te sentiste a lo largo de tu carrera?
Hay situaciones que uno se da cuenta con el tiempo, nada fue de abuso en cuanto a lo físico, pero el abuso psicológico y verbal existe en todos los ámbitos. Cada vez uno está más atento a esas cosas y permite mucho menos. Siento que toda esta sororidad hace que la mujer sienta que está acompañada y estuvimos tanto tiempo no acompañadas, por nosotras mismas digo. Es un momento en el cual hay unión y está buenísimo.

Yendo al tema de la seguridad y que transmitís la personalidad de una mujer muy segura ¿realmente sos así o has tenido momentos donde no? ¿Has evolucionado en algún punto y te has hecho más fuerte?
Creo que hay una fortaleza que ya viene con uno, yo soy así. Obvio que la vida te va curtiendo en un montón de situaciones y uno va evolucionando y creciendo para poder avanzar, pero yo soy así.

¿Qué tanto ha incidido ser parte de una familia donde hay mujeres con una independencia y una fortaleza inmensa? ¿Qué te han transmitido o qué tomaste como aprendizaje para tu vida? En lo personal o en lo laboral.
El trabajo, el respeto y la elección. Somos dueños de elegir todo lo que queremos hacer en nuestra vida y nadie nos puede decir otra cosa, eso me enseñaron. El respeto por el trabajo, por las personas y que si uno necesita o quiere algo tiene que trabajar por eso.


Fotos y retoque: Flor Cisneros
Studio Chas Park
Make Up: Luciana Romero
Peinado: Gabo Escobar
Estilismo: Shei Szulanski
Agradecimientos: Trosman, Ferrens, Blackmamba, Mishka, Helicia

Búsqueda