::BRúJULA
04/12/2018

Eso que nos enamora. El hombre también sufre por amor.

El próximo 6 de diciembre se estrena la ópera prima de Federico Mordkowicz. La película, que tiene a Benjamín Rojas y Paula Cancio como protagonistas, es una comedia romántica que habla del amor, el desamor, la amistad y la superación personal.

Eso que nos enamora –

Eso que nos enamora –

Ariel (Benjamín Rojas) tiene treinta años y dista de ser alguien exitoso. Su novia lo deja y ahora se encuentra sin amor, sin casa y sin trabajo. En su afán de buscar refugio, ahora convive con su primo (Carlos Portaluppi), quien organiza una fiesta de inauguración de un bar en su propia casa. Esa noche, Ariel encuentra dormida en su cuarto a Noemí (Paula Cancio), una mujer que esconde un pasado misterioso. Ariel irá descubriendo que la vida no tiene necesidad de buscar un lugar donde esconderse; que sólo se trata de lanzarse a buscar la felicidad.

“Eso Que Nos Enamora nace desde las ganas de emprender un proyecto personal para la pantalla grande reflejando, en la historia de Ariel, una etapa de mi propio crecimiento”, dice Federico Mordkowicz. “Al principio, sin tener mucha conciencia de dónde me estaba metiendo, me encontraba en un estado de ensueño producto de un deseo inmenso y un tanto terco (creo que hay que serlo para concretar cualquier proyecto), por lograr hacer mi primer largometraje. Hasta entonces había trabajado siempre para los proyectos de otros y creía que era momento de hacer el mío. Así que reuní toda la experiencia que tenía y emprendí la escritura de un guion que reflejaba en su historia el amor, la amistad, el crecimiento y la comedia, asuntos que son de mi máximo interés. Luego, ese estado de deseo absoluto se transformó en un entrenamiento intensivo para soportar frustraciones, hasta que finalmente, después de casi cinco años, la emoción volvió a evolucionar concluyendo en la felicidad que siento hoy por estrenar, finalmente, mi ópera prima”.

¿Cómo llegó a vos la propuesta para protagonizar la película?
El director, Federico Mordkowicz, me convocó hace muchos años cuando terminamos “Mis amigos de siempre”, la tira en Pol-ka. Él era uno de los dialoguistas y tenía una ópera prima, que es ésta, pero no tenía financiación, estaba solo. Me citó en un bar y me dijo que quería que la protagonice yo, pero que no tenía “el resto”. Le dije “vamos a hacerlo, no hay problema”. Pasaron dos años y él se encargó de buscar productora. Ahí entró Tronera y la productora de Ale Gruz, los dos productores asociados. Pasó de ser una película gratis a una historia romántica de bajo presupuesto donde tenía una historia linda para contar y no tenía la protagonista. Después apareció Paula Cancio – la protagonista -. Le dije que cuando tenga la oportunidad de comenzar a filmar no se preocupe por mÍ o por mis honorarios. Le dije que le iba a dar una mano y cumplí con mi palabra. Es una linda historia que quedó redondita y es una buena manera de fomentar nuevos directores también.

¿Cómo fue trabajar con Mordkowicz y su nuevo rol?
Yo lo conocía de pluma, de escribir, pero no como director. Calculo que él estuvo descubriéndose también en la filmación. Me parece que es un chico que sabía lo que quería contar, muy respetuoso con los actores y sabiendo que se puede contar una historia sin demasiada producción y demasiada billetera, pero con inteligencia.

¿Qué te atrapó la historia? ¿Cuándo él te cita ya tenía la historia en la cabeza?
Cuando me citó ya tenía el libro hecho, lo modificó un poco de acuerdo al presupuesto que tenía. Se llama “Eso que nos enamora” y habla de un amor visto desde el lado del pibe, del hombre, del chico treintañero, y no siempre se muestra desde ese lado o no estoy acostumbrado a ver historias desde él. Entonces me pareció lindo contar eso y meterme en la piel de ese personaje. Era un pibe que venía de capa caída, separado, lo echaron del trabajo, las cosas no le estaban saliendo bien y encuentra una persona intrigante que no sabe bien por qué le atrae ypor qué siente eso. Dos personas que estaban por caminos totalmente opuestos, que se cruzan.

¿Cómo fue el armado de ese personaje? ¿Qué es lo que más te atrajo de hacerlo?
Me gustó porque yo estaba haciendo paralelamente una obra donde tenía todo lo contrario, una comedia totalmente innovadora como fue “El otro lado de la cama”, que es lo más parecido a una sitcom arriba del escenario. El cine es totalmente distinto. Ariel – su personaje – es un chico que viene de capa caída, a quien muy pocas cosas lo motivan, con muy pocos gestos faciales hasta que encuentra a esa chica. Fue un cambio muy grande para mí en ese sentido.

¿Qué les dirías a las personas que van a ver la película? ¿Con que se van a encontrar y que es lo que vos esperas que pase con la película?
Voy a mencionar dos o tres puntos. El primero, yo como Benjamín, la satisfacción de poder finalizar un proyecto que nació a pulmón y luego tuvo una producción independiente y la ópera prima de un director que quiere entrar en este rubro a contar su historia. Después la historia, que vean el sufrimiento del amor y a la vez el renacimiento del amor en una misma persona y redescubrirse desde el lado del hombre, me parece muy lindo contarlo. El hombre también tiene sentimientos y también llora. Es un pibe super humano, sentimental, inofensivo. Por otro lado, la composición con Paula Cancio, conocerla a ella y armar una historia desde ellos muy linda porque ella también compuso una chica nada que ver, explosiva y con una historia, con un pasado que él va descubriendo. Me parece que tiene buenos componentes.

.Búsqueda