:: BRúJULA
06/08/2019

Bagatelle. La alegría de vivir.

Hace unos meses desembarcó en Buenos Aires el lugar que, en una misma noche, es restaurante, bar y boliche. Sí, leyeron bien, este concepto que ya es tendencia en las principales ciudades del mundo se instaló en el Hipódromo de Palermo y nos invita a vivir cada fin de semana una verdadera fiesta gastronómica.

Bagatelle

Bagatelle

En 2008 dos amigos franceses notaron que en Nueva York no existía un lugar para disfrutar del verdadero espíritu mediterráneo. Fue así que Aymeric Clemente y Remi Laba le dieron vida a Bagatelle en el Meatpacking District neoyorquino. Con el tiempo, esta experiencia de sabores, diversión y buena vida, fue abriendo sus puertas en Ibiza, Monte Carlo, Miami, Londres, St Barth, Saint-Tropez, Dubai, Río de Janeiro, San Pablo y Punta del Este. Una década más tarde de aquel primer restaurante, abrió sus puertas en en la ciudad. 

El concepto se replica en cada una de las ciudades donde tiene presencia: una mezcla de decoración francesa e inglesa, lujosos muebles, paredes blancas, sillas y sillones, lámparas y columnas de cristal que simulan estar inmersos en una mansión parisina, arte en las paredes, flores, velas, marcos arabescos, buena música y, lo más interesante, mozos alegres, con personalidad, buen carácter, pasión por la vida y por lo que hacen, todos atributos que hacen muy fácil que los comensales se relacionen con ellos, entren en confianza, se dejen llevar y trascienda el hecho de ser una persona que lleve y traiga comida. 

La disposición de las mesas hace que esté donde estés, puedas ser parte de la fiesta que, pasadas las 23.30 horas, comienza a vivirse cuando el DJ sube el volumen y los mozos comienzan a bailar. Sí, no estoy mintiendo. Se suben a las mesas, invitan a los asistentes a sumarse, se disfrazan, y por horas no paran de moverse mientras van y vienen con tragos, postres y una sonrisa pintada en sus caras. 

El menú merece un párrafo a aparte. Platos de autor que seducen incluso a los más exigentes: la Burrata a la provenzal, los Gnocchi à la Parisienne, el Poulet Rôti el Truffée (pollo marinado y asado con hierbas y trufas, batatas rústicas con hongos) y la Tartare de Thon Bagatelle (tartar de atún, palta, vinagreta de jalapeño y chips de mandioca) figuran entre los más elegidos. Coctelería de lujo y una cava con los mejores vinos completan la propuesta. 

Esa noche, llegamos pasadas las 21 horas y fueron Luciano y Nicolás quienes nos abrieron las puertas de esta increíble y divertida locura en pleno corazón de Palermo. 

En esta nota Nicolás Marceron, socio Director del lugar, comparte todos los detalles para que sepas de qué se trata Bagatelle y no dudes ni un segundo en conocerlo. “No se puede definir el concepto de Bagatelle con palabras, hay que vivirlo”, nos decía. 

¿Qué es Bagatelle? ¿Cómo nació esta idea de hacer una fiesta en un restaurante?
Es un auténtico bistrot francés que representa lo mejor del espíritu mediterráneo. La idea de Bagatelle nació hace 10 años idealizado en NYC por dos amigos franceses, Aymeric Clemente y Remi Laba. Sentían que a la ciudad le faltaba un lugar donde pudieran encontrar en una sola experiencia buena gastronomía y un ambiente festivo.

¿Con qué se encuentran quienes asisten?
Se encuentran primeramente con un restaurante inspirado en un elegante departamento parisino, con obras de arte, mantelería blanca y cristalería fina y a medida que se va desarrollando la noche se va generando un clima descontracturado y festivo al estilo Riviera Francesa siempre con la presencia de muchas burbujas.

Es mucho más que un lugar para comer bien, ¿Qué define la propuesta?
Sí, ¡mucho más! Es un lugar para vivir una experiencia diferente de la que se puede encontrar en Capital. Es un restaurante que rescata gastronómicamente lo mejor de los bistrot franceses, acompañado de un servicio distinguido, decoración chic y con una energía tan única como solo Bagatelle sabe generar. No se puede definir el concepto de Bagatelle con palabras, hay que vivirlo.

¿Cómo recibió el público local esta propuesta que es un clásico en distintas partes del mundo, pero tal vez aquí no estamos acostumbrados a esta modalidad?
La aceptación realmente es buena, el público se sorprendió con el concepto Bagatelle, proponemos un formato que puede sustituir la “rotation” de la noche porteña.

¿Replica el mismo estilo que los del resto de las ciudades?
Si la idea es esa, sentirse dentro de Bagatelle pensando que la sensación fue o sería igual a que si estuviese en alguno de otra ciudad, el espíritu es el mismo. De hecho, muchos de nuestros clientes quedan sorprendidos porque se sienten en los Bagatelle que conocieron por el mundo, y también sucede que vienen a Argentina y nos eligen porque son habitués de los otros Bagatelle, y la devolución es que se sienten como en casa. 

Gastronomía y coctelería de alto nivel y fiesta, ¿qué es lo que caracteriza al lugar? ¿Dónde ponen el foco?
Nos enfocamos en estas tres aristas, aunque también Bagatelle es conocido en el mundo como una casa de champagne, desde ahí la experiencia que proponemos tienen un foco que va cambiando a cada hora desde que uno llega.

Funciona con reserva, ¿qué incluye la reserva? ¿Cuánto sale vivir esta experiencia?
Siempre es mejor reservar, cuando nos llaman para pedirnos una reserva ya comenzamos a conocer al cliente para poder atenderlo mejor, nos gusta ser detallistas. Desde ahí un llamado puede ser para una mesa grande porque vienen a festejar un cumpleaños, una despedida o simplemente un día de oficina largo que termina en Baga de la mejor manera. También los eventos que realizamos son un punto muy importante donde las empresas que nos contrataron han quedado muy satisfechas.

Hablemos de la carta, ¿cómo está compuesta? ¿Cambia cada tanto? ¿La especialidad de la casa?
Al momento de que el comensal se sienta en la mesa, el camarero le va a acercar dos cartas, la de comidas y la de bebidas. En la de cocina va a poder elegir desde platos clásicos como unos gnocchi trufados, un tartare de atún, o platos de temporada como cordero patagónico o trucha y un ojo de bife, lo que destaca de nuestros platos es el sabor delicado que tienen, ya sea por la forma de cocción, en algunos casos sous vide, o la particularidad de la salsa que lo acompaña. La verdad es que es difícil quedarse con un solo favorito, hemos tenido dos cartas desde la apertura y cada plato ha tenido un sabor exquisito. En la segunda, hay opciones desde aguas importadas, un desarrollo de coctelería de autor con macerados, cordiales, y recetas clásicas, como así también una propuesta de vinos y cuvée importante, desde vinos argentinos reconocidos, franceses, y la selección de champagne que es el icono de Bagatelle.

Y los tragos, ¿quién está detrás de eso?
El desarrollo de la carta de cocteleria esta en manos de Ramiro Locaso, nuestro Chef de bar, se mudó de Rosario para sumarse al proyecto meses antes de la apertura de Bagatelle, haciendo un aporte importante a la propuesta de coctelería que ofrecemos, desde ahí la carta propone tragos de autor muy particulares y rescata clásicos olvidados, con sabores que se conjugan muy bien en un maridaje con nuestra carta de comida.

La música es otro ítem clave, ¿el DJ es siempre el mismo? ¿Suena lo mismo acá que suena en el resto de los Bagatelles que hay por el mundo?
Si realmente, en Bagatelle la música es la clave, va acompañando la noche como si fuese en una película, para cada momento la música que suena tiene un estilo determinado, nos ayuda a marcar muy específicamente los momentos que suceden en el restaurante a tal punto que un momento genera una suerte de impaciencia para que el dj suelte la pista. Ya sea un clásico de los 80 remixado o algo un poco más actual, esa es un poco la temática de Bagatelle a nivel musical, mezclar épocas y hacer que todos escuchemos ese tema que nos levanta de la silla. Tenemos un equipo de 3 DJ residentes.


Por último, los mozos, no son mozos comunes. ¿Cómo los eligen? ¿Qué ven en ellos para contratarlos? ¿Cómo tienen que ser las personas que trabajan en Bagatelle?
Nuestro equipo de camareros particularmente tienen un proceso de selección particular, buscamos un camarero joven, con una energía intensa para el servicio que hacemos desde el principio hasta el final de la noche, pero particularmente por lo que los elegimos es su carisma y la facilidad para generar empatía con nuestros clientes. El resto se aprende en la capacitación que les brindamos.

¿Cómo es la persona que viene a Bagatelle?
Mayormente el público que nos elige tiene una característica, quiere pasar una noche excelente con buena comida, música y con un ambiente agradable, dentro de todo es un público a partir de los 30 años, pero realmente es algo que alterna bastante depende el día.


En Av. del Libertador 4101, Buenos Aires. 
https://bagatelleargentina.com/
Fotos: Cortesía prensa. 

Búsqueda