:: PERSONAJES
11/12/2018

Arma de seducción

Eso es el maquillaje para Germán Moyano, Director de Formación Internacional en Lancôme. El maquillador argentino que triunfa en Paris y educa a los maquilladores de la marca en el mundo, asegura que la creatividad es fundamental en el proceso de elaboración de nuevos productos.

Germán Moyano, Director de Formación Internacional de Maquillaje Lancôme

Germán Moyano, Director de Formación Internacional de Maquillaje Lancôme

¿Qué lugar tiene hoy el maquillaje en la moda? ¿Es complemento o protagonista?
El maquillaje hoy es fundamental. Mismo si se busca un maquillaje sofisticado, uno que oculte las imperfecciones o uno translucido solo para crear una linda piel, en todos los casos los productos de maquillaje están ahí para dar esos beneficios. Para mí, el maquillaje es un complemento, la protagonista es la mujer. El maquillaje es protagonista cuando se hace un libro sobre maquillaje, pero para la vida cotidiana debe ser el complemento que realza a cada mujer.

En lo personal, ¿cómo definirías al maquillaje?
Yo defino al maquillaje como el arma de seducción más importante. ¡Gracias al maquillaje cualquier persona puede destacar lo que más le gusta en ella y eso da seguridad!

¿Cómo empezaste en esto y cómo fue tu evolución como profesional?
Comencé en el maquillaje de pura casualidad. Yo venía del teatro, del canto, de la pintura, ¡la fotografía…pero nada de maquillaje! Tomé el maquillaje al principio como un rol de teatro, consideraba al rostro como un lienzo blanco a colorear y con el tiempo me fui dando cuanta que finalmente todo estaba ligado, era el arte de sublimar la belleza del personaje que cada uno tiene en esta vida, darle más vida y hacerlo sentir bien, feliz. Y eso me hace bien.

¿Cómo es la mujer argentina en cuanto a su vínculo con el maquillaje?
La mujer argentina siempre se maquilla. A veces poco, a veces demasiado, depende de cómo está su estado de ánimo, pero siempre en los tonos cálidos, marrones, los que dan el aspecto de una piel bronceada. A ella le gusta aprender, va a ver a los maquilladores, trata de hacer ella misma los looks. Para la argentina es muy importante verse y que la vean linda. Para mi es una muy buena filosofía de vida.

¿Cuál es tu rol hoy en la marca?
Yo tengo un rol 360 grados, que no existía como tal cuando llegué a ese puesto en Paris, y me dije que yo quería que así fuese y trabajé mucho para decir hoy que así es. Yo educo a los maquilladores de Lancôme en el mundo en cómo educar a sur consultoras de belleza, a sus clientes, en cómo vender los productos, como explicarlos y aplicarlos. Otra parte interesante es el trabajo en los laboratorios para dar mi opinión acerca de las diferentes nuevas texturas, colores y cómo aplicar estos posibles futuros productos. También, trabajo maquillando para algunas publicidades de Lancôme, dando consejos de maquillaje a la prensa, los influencers, los periodistas, los bloggers, y las celebridades.

Con el equipo merchandising, el trabajo consiste en explicarles la importancia de la luz por ejemplo cuando se va a construir un nuevo stand o una nueva boutique Lancôme y podría seguir enumerando. Toda esta riqueza me permite estar en constante crecimiento y además tener la posibilidad de viajar por el mundo entero y ver las necesidades diferentes que tiene cada persona en cada país con respecto a lo que espera de las líneas de belleza. Todo esto me ayuda a aumentar mi inspiración. Se necesita de la inspiración para poder ayudar luego a los demás equipos en las diferentes tareas de hacer de una marca una gran marca. Y para poder renovarse a cada instante.

¿Qué avances podes compartir de cara a los próximos meses?
Los avances en el maquillaje son continuos. Hoy todo el trabajo se concentra en texturas agradables para la piel, los productos nómades, que se pueden llevar consigo sin que hagan mucho peso en el bolso de mano. Las materias que se aplican en las diferentes partes del rostro y sobre todo, que el maquillaje sea fácil de aplicar y no un arte exclusivo para los profesionales.

¿Qué tendencias y técnicas son furor hoy en el mundo?
El contouring sigue vigente pero el nontouring le gano terreno, el arte de hacer un contouring sin que se vea. El último en volver es el baking, la tendencia que hace fijar el corrector de ojeras por horas. Pero también el skin gliding, que consiste en hacer un strobing pero dando la sensación que hay como espejos en diferentes partes del rostro.

Las pecas son furor y hay que mostrarlas, mismo una tendencia dots and liners que hace que las pecas se incrementen exagerando y agregando más con un lápiz de color marrón.

¿Qué importancia tiene la creatividad en el proceso de elaboración de nuevos productos de una marca como Lancôme?
Es fundamental. En el maquillaje como en la moda todo ha sido dicho. Desde hace miles de años el maquillaje existe, siempre con un mensaje diferente el maquillaje ha estado presente en la evolución de la humanidad. Por ejemplo, uno de los referentes fue Cleopatra o los pueblos aborígenes. Por eso a cada vez hay que reinventarlo. Se toma un eje de maquillaje y se busca como traerlo a nuestro tiempo, como adaptarlo a hoy, como hacerlo distinto. La creatividad es la puerta mágica que hace que eso que ya se vio se vea nuevo, diferente, como si nunca hubiese existido y que den ganas de tenerlo, de probarlo, de usarlo. En Lancôme esta parte es fundamental. La creatividad debe estar siempre y se debe siempre motivar. La creatividad debe estar en todos los planos en una marca: packaging, marketing, comunicación, imagen y educación.

¿Cuál es la clave para que una marca como Lancôme siga siendo líder después de tantos años?
Para mí además de todo lo que nombre antes, hay algo que caracteriza a Lancôme y es haber sabido siempre escuchar a las mujeres y transmitir la felicidad. Hacer que cada momento de contacto con la marca sea un momento de felicidad, de intercambio, de atención hacia el otro, de complicidad. Lancôme es una marca que se hizo y se hace querer.

¿Qué nos depara el futuro en términos de make up y cuidado de la piel?
Productos más complejos en su composición para brindar una protección y cuidado aún mayores de la piel. Texturas inteligentes y transparentes para camuflar las imperfecciones como si no hubiese nada sobre la piel y el placer de seguir jugando a maquillarse. El maquillaje debe seguir siendo un juego, un momento de placer para sí mismo que va a darle alegría a aquellos que nos ven por el simple hecho de vernos bien. Cuidar más a sus clientes con los mejores productos es una realidad para el mundo de la cosmética, y eso hay que trabajarlo día a día.


Fotos: Cortesía prensa.

Búsqueda