::PERSONAJES
06/11/2018

Ana Torrejón. Vestir es un derecho.

Ana no requiere de presentación y en punto la esquiva. Su nombre brilla entre las referentes de la moda argentina. Pasan los años y ella siente irrelevante contar detalles sobre sí, pero quienes estamos de este lado queremos saber más. Como gran emprendedora, este año trajo a Argentina la revista francesa L’Officiel, un desafìo en tiempos turbulentos. Su compromiso social va más allá, su militancia es la moda y la defiende como un derecho “es un vehículo de integración y de convalidación social”. Ana Torrejón ¿Qué significa la moda?

Ana Torrejón

Ana Torrejón

Ana es un ser constructivo. Talentosa, con su estilo característico: labial rojo y pelo a la garçon. Nos cuenta que a lo largo de su vida tuvo la suerte de encontrar riqueza en diversos equipos de trabajo: “encuentro razones y motivos en acciones con pares. Lo social, desde el sentido estricto de la realidad, es lo que me moviliza y pone en marcha.”

Nunca tiene el tiempo que le gustaría y posee una lista infinita de pendientes: desde terminar un libro hasta aprender a cocinar. En un contexto de crisis, trajo la revista francesa L’Officiel a Argentina, producida íntegramente acá, sin dudas, es la mujer capacitada para estar al frente de este reto. Ana, en charla con G7 nos cuenta sobre ese gran desafìo y sobre la moda hoy en nuestro país.

¿Cómo surgió traer L’Officiel a Argentina?
Es un título que me interesaba mucho, que leía con mucha atención y que surgió como alternativa cuando empezamos a planificar un nuevo proyecto editorial junto a Alex Milberg. Somos una editorial Boutique que hace un año es la responsable de Forbes en el país. A seis números y con toda la plataforma digital desarrollada, no nos equivocamos. Estamos muy contentos de poder tener la posibilidad de hacer el título en nuestro país. Sumemos que ya existe hace cinco años en México y en Brasil y que tenemos proyectos inminentes en Chile.

¿Por qué en un contexto de crisis deciden emprender este desafío? ¿Qué los impulsó?
No voy a decir lo remanido, de crisis es oportunidad. No siempre es una fórmula que funciona. Estamos en el peor momento para los medios, existen menos que en la crisis del 2002. De todos modos, creemos que tenemos un rol sociocultural y apostamos a seguir creando cajas de resonancia por el derecho que tenemos las personas de ser informadas  y por el deber que tenemos quienes somos periodistas de informar. Nuestra apuesta es crear un contrato de lectura y un contrato visual que sirva para posicionar los hechos culturales ( la moda entre ellos) que suceden en la región.

¿Qué impacto tiene la crisis en la moda?
No tengo las herramientas para medir aquí y ahora el resultado de la crisis en la industria. Lo que es evidente es que las posibilidades de consumo con una devaluación feroz se han acortado y que estamos en un marco de recesión en la que los apetitos se direccionan hacia las urgencias.

¿Qué significa la moda para vos?
La moda es un lenguaje que hablamos todos los días, todas las personas. Es un derecho, por otra parte, porque las personas precisamos estar vestidas. Es un vehículo de integración y de convalidación social. El acceso a la misma, al indumento, debe tener un correlato con nuestras posibilidades salariales. Y es la posibilidad de construir una identidad. Me gusta la moda como facilitadora social, emocional, no me gusta el concepto como corsé, como limitación y terreno de estereotipos. La realidad es que estamos en una honda crisis y el salario ha sido devaluado. La carga impositiva sobre el sector textil es la misma, sumemos tarifas e insumos a valor dólar. La ecuación no es favorable, por eso vale mucho la pena informarse de los temas sensibles siguiendo, por ejemplo, la cuenta de Proteger.

¿Qué está pasando con la moda inclusiva y sin estereotipos en nuestro país? Por ejemplo la en Ley de Talles.
Es un tema muy largo y tiene varias aristas. Estar incluídos en el vestir también es un derecho y el reclamo es lícito. La Ley de Talles es importantísima, que su vigencia sea efectiva y que cada uno, cada una, acceda a vestirse, con variedad y opciones de precios. El poder de policía para ejercer el contralor lo tienen las autoridades. En síntesis puedo decir que lamentablemente la ley de talles no se cumple, está implementada pero fallan los mecanismos para controlarla. 

En lo que refiere a inclusión, nos consta que ciertos colectivos de diseño y ciertas marcas lo están proponiendo y elaborando. Son matrices propias. Los precios de la moda argentina tienen en su composición un alto porcentaje de impuestos y sumado al volumen de producción hace que sean altos en un contexto de recesión.

Reflexionar sobre la diversidad ya es un tema en las cátedras universitarias. Cómo, porqué y para qué fines nos vamos a vestir. Y también los sistemas de producción y creación que pasan de la primera persona del singular al plural. Un ejemplo claro fueron las experiencias de #LentoModeOn , de la Universidad de Palermo. Es un barco en el que estamos subidos todos, ojalá que podamos trabajar juntos, dialogar y preservar lo más importante que son las fuentes de trabajo.

¿Qué pasa con los medios en esta cadena?
Los medios debemos abrirnos a las nuevas realidades y explorar los lenguajes. Lo inclusivo se define en imágenes y en palabras. Y, por supuesto, sin estigmatizaciones. Los estereotipos son fruto de las construcciones culturales. La moda, fruto de la cultura, no escapa de ello.

¿Cómo ves el futuro de la moda en nuestro país?
Y en lo que respecta al futuro, ¿Qué decir?… la primavera 2018 está siendo muy turbulenta… Ojalá que se puede apoyar a las pyme, que se facilite el empleo joven, que se sancione con severidad el trabajo en negro y que no se permita de modo alguno el esclavo. También que apertura de mercado no signifique pauperización de fuentes. Es un tema muy sensible la inclusión laboral y tenemos que ser muy analíticos a la hora de consensuar políticas económicas.  


Fotos: Cortesía de PR.

.Búsqueda