#AmigoDateCuenta: animarse a cuestionar el machismo

La iniciativa surge de Spotlight, a partir de una alianza de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea (UE), y propone reflexionar sobre el machismo y proponer un modelo de masculinidad libre de violencias y estereotipos.

El objetivo es interpelar a los adolescentes para que se animen es cuestionar el machismo, desarmar los mandatos de la masculinidad violenta, las relaciones de desigualdad y los códigos de complicidad que casi siempre son la raíz de la violencia hacia niñas y mujeres.

Esta campaña es la continuación de la acción realizada el año pasado junto a Lali Espósito #AMIGADATECUENTA.

Valeria Serafinoff, Coordinadora de la Iniciativa Spotlight en la Argentina, dialogó con G7 sobre esta iniciativa.

¿Cómo surge #AmigoDateCuenta? ¿Con qué objetivo?

#AmigoDateCuenta es la continuación de una exitosa acción de comunicación lanzada el año pasado junto a la cantante Lali Espósito y que estaba destinada a chicas de entre 13 y 17 años para brindarles herramientas y así poder detectar las primeras señales de violencia en las relaciones sexo afectivas.

Pero sentíamos que también teníamos que involucrar a los varones en la conversación y plantear su responsabilidad en la prevención de las violencias por razones de género. En este caso, buscamos contribuir a que los adolescentes reflexionen y se cuestionen sobre prácticas muy enraizadas en nuestra cultura. No lo hacemos desde un lugar crítico o sancionatorio sino en términos de promover herramientas que los ayuden a comprometerse en promover la equidad y romper el silencio y complicidad.

¿A quiénes está dirigido?

Esta vez el mensaje está dirigido a varones adolescentes y busca promover masculinidades libres y diversas que tomen distancia del machismo como cultura de violencia y opresión. Es protagonizado por cinco varones que desde diferentes espacios vienen mostrando su compromiso con el fin de las violencias basadas en género.

¿Qué balance hacen de la primera parte de la campaña y qué buscan con esta continuación?

Con la anterior campaña logramos llegar a millones de adolescentes y jóvenes con un mensaje clave: que el primer paso para erradicar las violencias es dejar de naturalizarlas. A partir de la campaña, pudimos tener esta conversación con chicas de 12 a 15 años pero también con jóvenes de 25 años. En esto, el rol central que jugó Lali Espósito siendo embajadora del mensaje fue clave. Permitió que se generara un intercambio en redes en donde dichas chicas contaban su experiencia, sus inquietudes y/o la forma de acompañar a sus amigas. El trabajo de la campaña lo apoyamos con talleres junto a adolescentes en algunas provincias y una fuerte acción en redes sociales. En febrero, en el marco del festejo del día de los enamorados, recuperamos esos intercambios en una nueva acción de comunicación.

¿Qué rol juega la comunicación para dar a conocer este tipo de iniciativas?

Creemos que su rol es central y apostamos fuertemente desde el inicio de la Iniciativa a las alianzas con empresas de medios para difundir los spots, con medios de comunicación para instalar el tema en la conversación pública y con periodistas que, en general, cubren estos temas y que tienen gran capacidad para amplificarlos a sus audiencias. No olvidemos que la primera marcha Ni Una Menos en Argentina fue convocada por un grupo de periodistas mujeres, con lo cual esa una es una demostración del rol que juega la comunicación y las y los comunicadores en la visibilización de estos temas.

¿Y las redes sociales?

Es innegable la capacidad que tienen para instalar temáticas, preocupaciones y también ideas, soluciones a los problemas especialmente entre las y los más jóvenes. Hoy en Argentina la mayoría de los adolescentes urbanos se informan sobre lo que pasa en redes sociales. No recurren a medios tradicionales, buscan información en Twitter, en Instagram. Por eso a la hora de elaborar mensajes y campañas dirigidas a ese sector de la población es clave hacerlo en un lenguaje audiovisual que les resulte atractivo y sobre todo que funcione en redes sociales y pueda circular a través de distintas redes y whatsapp

¿Qué podemos hacer como medios, como comunicadores y como sociedad para potenciar más aún el mensaje?
Buena parte de lo que las personas creen: su mirada sobre las cosas y su visión del día a día está atravesada y condicionada por lo que ven, escuchan y leen en los medios de comunicación. Su influencia en la vida cotidiana es innegable y en temas vinculados con los derechos de mujeres y las violencias por razones de género este aspecto es fundamental: medios y periodistas pueden contribuir a construir relaciones más equitativas o perpetuar la desigualdad. Por ello, pensar los medios y la comunicación en clave del aporte que pueden hacer para construir una sociedad más justa es fundamental. Su compromiso es clave.

¿Que sienten que aún falta por hacer en temas de violencia de género?

En Argentina persiste un fuerte desafío que es asegurar el efectivo goce de los derechos garantizados por las normas para las mujeres y niñas a lo largo y ancho de todo el territorio nacional. Es preciso avanzar en la implementación efectiva de políticas públicas para la prevención, atención y reparación de violencia en todo el país, con las complejidades que esto encierra cuando nos referimos a un Estado federal con servicios de atención descentralizados y realidades regionales tan heterogéneas. Para ello, la coordinación es clave. Una atención oportuna y efectiva en términos de reducir los riesgos asociados con las violencias por razones de género necesita de una respuesta integral. La coordinación entre los estados municipales, provinciales y el estado nacional, así como la articulación con las organizaciones sociales que realizan acciones de prevención y atención de las violencias en los territorios es fundamental. También resulta central la articulación entre los servicios y sistemas de salud, seguridad, justicia y protección social, entre otros. La violencia de género no puede abordarse a través de respuestas parciales o fragmentadas.

El acceso a servicios integrales para la atención de la violencia sigue siendo problemática. En algunos lugares por su ausencia, en otros por la falta de integralidad o perspectiva de género en el abordaje y en muchos casos porque aún cuando hay servicios disponibles las mujeres no llegan. Las mujeres y niñas víctimas de violencia, no acceden de forma adecuada y homogénea a servicios de calidad, adaptados a sus contextos y necesidades diferenciales. Esto obstaculiza su camino de salida de la situación de violencia y el acceso efectivo al derecho a una vida libre de violencia. Es preciso, entonces, avanzar en la remoción de esos obstáculos de acceso, con especial mirada en la situación de mujeres atravesadas por múltiples discriminaciones como puede ser el caso de las mujeres con discapacidad, campesinas y rurales, entre otras.

Finalmente, es preciso seguir fortaleciendo las políticas de prevención de la violencia por razones de género. La Educación Sexual Integral es un aliado clave para prevenir las violencias por razones de género y promover la igualdad de género. El trabajo con niños, niñas y adolescentes es clave en este sentido.

¿Sienten que las nuevas generaciones tienen otro compromiso con estas temáticas? ¿En qué sentido?

Sin dudas las nuevas generaciones tienen otro compromiso y su propia mirada sobre la temática. Promueven la agenda de género, cuestionan las políticas públicas y las prácticas desiguales naturalizadas, se manifiestan activamente en las calles pero también en sus espacios de referencia. Avanzan y nos obligan a las personas adultas a repensar nuestras actitudes y la sociedad en la que vivimos. Luciana Peker habla de “la revolución de las hijas” y son esas pibas, las hijas, las que llevaron su alegría a las calles para reclamar por sus derechos, la igualdad de géneros y una vida libre de violencia. También son esas pibas las que buscan poder moverse libremente en las calles y cuestionan en sus escuelas, en los clubes y también en sus familias prácticas, actitudes y comportamientos que vulneran sus derechos.

En un trabajo que publicamos a comienzo de año con el Instituto de Masculinidades decíamos que los adolescentes y jóvenes varones heterosexuales dialogan de manera cotidiana y conflictiva con el cuestionamiento de los mandatos de masculinidad dominante vigentes y que, ante la identificación esas prácticas machistas propias y de su entorno, navegan y naufragan entre la culpa paralizante, el silencio cómplice, el paternalismo heroico y las resistencias. Por ello, creemos que es necesario acompañar en esos procesos para que esa incertidumbre frente a los cambios sociales no se transforme en sensibilidades autoritarias que nutren reacciones patriarcales. Esta campaña intenta contribuir en ese sentido.

Las voces de #AmigoDateCuenta son:

Tiago: rapero, participante de la batalla de los gallos y autor de una canción en la que cuenta la historia de su madre que sufrió violencia de género.
Beltrán Horisberger: comunicador y activista contra el machismo y la homofobia en el rugby. Además, es modelo de talla grande y columnista en la TV Pública.
Lucas Bruera: arquero, integrante de Futbolistxs Unidxs y uno de los organizadores del evento sobre masculinidades que fue cancelado por agresiones recientemente. Futbolista que promueve la igualdad de género.

Agustín Pérez Marchetta: es sociólogo, está a cargo del “Programa de Intervención a Hombres (PRIHO)” de la Subsecretaría de Políticas de Género, de la provincia de Salta, y viene liderando talleres para adolescentes y jóvenes en temas de masculinidades.

Bruno Rodriguez: militante por el cambio climático, representante de Jóvenes por el Clima que estuvo en la ONU junto a Greta, desde donde promueven una militancia antipatriarcal, no machista.
Sin comentarios aún

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscribite

* indicates required
/ ( dd / mm )