:: BRúJULA
30/05/2019

Take the ball, pass the ball. La academia del Barcelona.

Posiblemente no hubo en la historia del fútbol mundial un mejor equipo que el Barcelona de Josep Guardiola. El equipo cumplía con creces los tres principales cánones del éxito futbolístico: gustaba, ganaba y goleaba.

Pep Guardiola

Pep Guardiola

Mucho se ha escrito, reescrito, y dicho de esta maravillosa etapa del equipo catalán que revolucionó las pasiones de no solo los hinchas del Barça, sino también de casi todos los fanáticos del deporte e incluso de gente ajena a la disciplina. Dentro de estas producciones que van desde lo periodístico a lo artístico se encuentra el documental que nos ocupa. “Take the ball, pass the ball”, del director Duncan McMath, recopila la historia de este fenomenal periodo del club que abarcó desde el 2008 hasta 2012, cuatro temporadas dentro del calendario de la UEFA.

El documental está narrado por sus protagonistas, nada más y nada menos que los legendarios Xavi, Iniesta, Pique y el mismísimo Messi, los jugadores, dirigentes e incluso por los rivales del club. Allí cuentan miles de anécdotas sobre sus triunfos y derrotas: Las dos finales de champions ganadas al Manchester United en 2009 y 2011, las ligas ganadas en su eterna rivalidad con el otro gran club de España, el Real Madrid.

Sin embargo, la tesis de este film, el mensaje a transmitir es otro: La importancia de la filosofía de juego.

El Barcelona tiene una de las escuelas más importantes del mundo del fútbol. Su idea de juego se transmite hace años desde que el quizá mejor jugador europeo de la historia Johan Cruyff se convirtió en DT del club y generó un cambio de paradigma que persiste hasta nuestros días: El Barcelona se basa a sí mismo en el buen juego, en el tiki tiki, en la gambeta, pases cortos y directos. En tener la pelota y pasar la pelota. Estos elementos que, debido a su atractivo visual, cautivaron al mundo del fútbol en los noventa fueron implementados por el crack holandés en su “dream team” y comenzaron a transmitirse en las inferiores de la institución. Inferiores donde los cracks del equipo de Guardiola entrenaban duramente para cumplir el sueño de tantos niños y niñas, de ser jugador de fútbol.

Toda esta filosofía siguió acompañando al Barça hasta la llegada de Pep que utilizó las herramientas como nadie y fue el artesano de un equipo que lo ganó todo y que debido a su hermosa forma de juego y su perfil bajo fue considerado “El Bien” contra “El Mal” del Real Madrid de Josue Mourinho (la rivalidad entre ambos está muy bien representada en la película).

 

Pero ¿Cuál es la importancia de una filosofía de juego? Al menos para el F.C Barcelona lo es todo. Y tomarlo de esa forma le dio los máximos logros de su historia. Sin embargo, no sólo por los logros entendemos esa importancia. Lo que se transmite a los niños, lo que se transmite a los hinchas, lo que se les transmite a los rivales. Se vuelve imprescindible contar con una filosofía porque la identidad del club, de cualquier club, es lo más importante que puede haber para nosotros los hinchas, seamos del país que seamos o del equipo que seamos. Y la historia del Barça viene a refrescarnos eso: Los títulos son secundarios, el sentirse identificado con el equipo del que uno es hincha no tiene precio.

La figura de Pep es gigante por eso mismo. Él hizo de su equipo el más lindo del mundo, Nunca perdió la identidad que su maestro Cryuff le legó.

El Barcelona no se perdió a sí mismo. Así como no debemos perdernos a nosotros mismos.

Recomiendo este documental a todos los enamorados del buen juego, del eximio espectáculo y de las ideas, sean éstas del fútbol o de la vida misma.

 

Búsqueda