:: COLUMNA
12/07/2017

Sónar Barcelona 2017. Lo que dejó - Parte uno

Acaba de pasar un nuevo Sónar en Barcelona. La edición 24° del festival nuevamente rompe récords de asistencia: 12.4000 personas circularon durante 4 días y 3 noches por sus 9 escenarios y más de 140 actuaciones en directo de DJs, bandas y productores de todo el mundo.

Crónica primera parte por  Maximiliano Cuenca Echarte para Revista G7.

Crónica primera parte por Maximiliano Cuenca Echarte para Revista G7.

Además, como cada año se celebró el festival Sónar +D, dedicado a explorar, exponer y generar sinergias e interacción entre emprendedores, inversores e inventores dedicados al desarrollo de proyectos y negocios que combinan ciencia, arte y tecnología.

Sónar +D. Innovación a la cabeza

Este año el foco estuvo en los temas vinculados con la inteligencia artificial, la domótica y el internet de las cosas (IoT). Informática, comunicaciones, robótica, automatización y cientos de especialistas, emprendedores y creativos intentando diseñar los estilos de vida de nuestro futuro inmediato. Temas que fueron abordados en conferencias con representantes de organizaciones como Google, Movistar, Pay Pal, Pioneer, Spotify, Red Bull Music Academy, Roland, Native Instruments, la Universidad Oberta de Catalunya, el Adjuntament de Barcelona, la fundación para emprendedores Barcelona Activa, el Barcelona Computing Center, el British Council, y artistas-empresarios como John Acquaviva, Richie Hawting, Björk, Josh Davis (a.k.a DJ Shadow) y muchos más.

En este contexto se celebró el 5º Congreso Internacional de Cultura Digital y Tecnologías Creativas que permitió a 30 start-ups acceder a rondas de inversores, dispuestos a invertir entre 200.000 y 3 millones de Euros en negocios incipientes relacionados con la música, vídeo, arte, diseño, hardware, realidad virtual, moda, internet de las cosas, entre otros.

Sónar by Day y Sónar by Night

Dulce es la ansiedad que te invade cuando empezás a recorrer el interminable listado de DJs, músicos y productores que se distribuyen en los distintos horarios del festival. La aplicación de Sónar te permite acceder aleatoriamente al line-up del festival, ordenando el listado por escenario o por horarios. Aunque, claro, las superposiciones muchas veces son inevitables.

Mi camino crítico: los imperdibles

Por un lado está diseñado en base a las presentaciones de artistas que conozco, que me gustan y no me perdería por nada. El primer imperdible de mi festival fue el DJ set de Craig Richards, un DJ y productor del underground londinense que además fue residente del icónico club Farbic de su propia ciudad. Con un groove contundente fue construyendo un su set apelando a una cuidada fusión entre tecno y house con algunos toques de electro o acid. Eso sí, siempre sosteniendo ese elegante acento inglés que lo caracteriza. Mezcló todo su set con vinilos, hasta el cierre de un Sónar Village donde no cabía una sola persona más. Constelación ideal para el cierre del jueves.

Ya en viernes, temprano y en el mismo escenario se presentaba mi segunda cita imperdible. Para mí la más esperada: Juana Molina. A los pocos minutos de empezar, se iba llenando el campo de Sónar Village mientras el sol mediterráneo calentaba el ambiente desde el cielo claro y despejado. Lo de Juana fue místico. Tocó todas o casi todas las canciones de Halo, su nuevo disco. El concierto, igual que el disco, fue hipnótico. Yo creo que Juana está en el mejor momento de su carrera musical. Ha logrado definir su sonido con precisión y está en pleno dominio de la tecnología que utiliza.

En este Sónar se destaca la presentación de varias duplas artísticas. Configuraciones diversas entre DJ´s, productores, cantantes y músicos. Por ejemplo, Floorplan, dúo formado por Robert Hood (DJ) y Lyric Hood (vocales) que la rompieron en el escenario Sónar Dome desde las 21 hasta el cierre del Sónar Day. Lo hicieron con un sonido demoledor y espiritual, balanceado entre la dureza percusiva del tecno de Detroit, el groove sexy del funky más galáctico y la pasión profunda y emocional del godspell en los vocales más sensuales del festival.

Poco más tarde, dónde se desarrolla la programación de Sónar by Night, tocaba el segundo plato fuerte del viernes: DJ Shadow. En el escenario central del predio de L´Hospitalet: Sonar Club; el DJ, productor, pionero y maestro del arte del sampling hizo gala de todo su abanico de recursos técnicos y carisma en el escenario. Soy fan confeso de DJ Shadow, no solo por hacer del sampling un arte sino también por haber sido uno de los pilares fundamentales del nacimiento de un sonido que luego llamaron trip hop.

Es muy interesante ver sus sesiones en vivo, siempre ha sabido evolucionar en la técnica y el espíritu heredados del hip hop pero sin miedo de cruzar influencias con otras escuelas, para muchos antagónicas, como las del tecno, el pop y hasta el drum & bass. Un genio que festejaba, a viva voz, los 20 años de su trabajo más representativo que marcó el inicio de una era en la música electrónica.

Además, presentó temas de su nuevo disco The mountain will fall cuya escucha recomiendo a cultores del hip hop, bass, drum & bass, trip hop o a cualquier entusiasta que sepa disfrutar de la música, la electrónica, la cultura urbana y la diversidad.

Pegado, en el Sónar Lab, visité una banda que para mí es fetiche. Little Dragon es una banda sueca de larga historia con el festival. Tienen una visión del pop y la electrónica interesante y simpática. Ofrecieron un show energético y emotivo, gracias al carisma de su cantante de ascendencia japonesa: Yukimi Nagano. Parte del premio se lo lleva también el público, que sabía a lo que iba y se entregó sin condiciones a la voluntad de la banda. ¿O habrá sido al revés? Por cierto, también estrenan disco: Seasons High.

Durante el resto de la noche se podía oscilar entre el escenario Sónar Car y el resto de los espacios de Sónar by Night.
Sónar Car, por segundo año consecutivo, mantiene el formato diseñado para recrear la experiencia del club. La idea se logra cerrando un círculo gigante con espacio para unas 7000 personas (pocas en contraste con las 124000 que asistieron al festival). El espacio se arma como un óvalo de cortinas rojas que caen desde una altura superior a los 10 metros, con iluminación de discoteca y un sistema de sonido espectacular cuatri-amplificado de la celebrada firma Inglesa Funktion One. Un marco ideal para que los DJs puedan desplegar todos sus artilugios en sesiones largas, de 6 horas por noche.

Luego fue el turno de los cubanos radicados en Estados Unidos, cultores y desarrolladores del sonido House más exquisito de New York durante los años 90´s: Masters At Work. Seis horas de purismo en la pista de baile, desplegado con impecable sensibilidad de parte de otra dupla épica: “Little” Louie Vega y Kenny “Dope” Gonzalez. 

Moderat, Derrik Carter, Beji B y Nina Kraviz (que me sorprendió gratamente) se alternaron entre idas, venidas y pasos de baile por los distintos escenarios de la noche.


En la segunda parte del mítico recorrido de Maximiliano te contamos el desenlace de este Festival que dio que hablar. ¡Pronto!

Fotos: Sónar Press

Búsqueda