:: PERSONAJES
07/08/2020

Renato Quattordio. Él, Adolescente

Es el protagonista de “Yo, Adolescente”, la nueva película de Lucas Santa Ana basada en la novela homónima de Zabo que relata un año en la vida de un joven transitando la adolescencia en una Argentina post-Cromañón donde entre fiestas, colegio y dolores generacionales decide contar su día a día en un blog.

Renato Quattordio

Renato Quattordio

Renato Quattordio está en boga dentro del público juvenil. Gracias a  su ya icónico personaje en “Simona”,  como “Tato” logró conmover a miles de jóvenes con su interpretación. Ahora encarnando Zabo, personaje principal y autor de la novela “Yo, Adolescente” en su adaptación fílmica (que llegó a más de 70.000 espectadores en CINEAR) representa la visión de una generación que perdió toda inocencia después de la tragedia no natural más grande de Argentina: el incendio del boliche Cromañón.

La película nos transporta a esos años donde se vivía con dolor y trauma ocasionados por el desastre, mezclados con las experiencias típicas del colegio y el barrio.

¿Cómo definirías tu adolescencia?

Tuve una adolescencia muy tranquila, más en comparación con la del personaje que me tocó interpretar en esta película. Soy un pibe de barrio, como se dice. No viví en la Ciudad y estuve siempre acompañado por un gran grupo de amigues. Practicaba mucho deporte y disfrutaba mucho compartir el mundo de las fiestas en casas de amigos. Pero siempre tuve la certeza de que buscaba algo más… el proceso de conocer mi vocación fue como un reencuentro. Siendo muy chico trabajaba en cortometrajes e iba por la vida creando personajes para llamar la atención de quienes estaban cerca mío. Siempre fui muy curioso y la interpretación sucedió de manera absolutamente natural, como un juego. A los 16 años decidí retomar ese camino y volver a abrazar esa perspectiva de ver el mundo. Volví a Jugar. Por supuesto tuve que elegir entre hacer lo que hacen todos los pibes a esa edad, o empezar a construir mi camino. No fue difícil la decisión, era cuestión de tiempo.

¿Cómo influyó en esa etapa tu vocación artística?

Recuerdo tener 12 años y más de cincuenta faltas en el colegio por hacer cortometrajes o películas. Es algo que convivió conmigo desde muy chico. Sinceramente no reconozco ningún momento donde lo haya elegido. Sí recuerdo la decisión de empezar a tomarlo como un trabajo. 

¿Qué recuerdo tenes de la tragedia de Cromañón?

No tengo mucho recuerdo de aquel diciembre de 2004, yo era muy chico. Sí recuerdo los años posteriores y había un discurso que daba vueltas por todos lados y era el de: podría haberle pasado a cualquiera. La película cuenta eso: cómo se reconfiguró la forma de vivir (y de salir) de aquella generación, y por supuesto ésa sensación de haber estado tan cerca.

Con la telenovela “Simona” lograste impactar mucho en el público. ¿Cómo crees que está siendo la reacción de la gente con “Yo, adolescente”?

“Simona” fue un punto importante en mi vida como actor. “Yo, adolescente” significa dar un salto hacia el formato cinematográfico, algo que estaba esperando hace tiempo. Las devoluciones de la gente son muy buenas y especiales, porque me encuentro con personas que lograron verse reflejadas en el Zabo que surgió desde mí. Siendo una historia que trabaja temáticas sensibles e interpela a les adolescentes de hoy, para mí recibir tanto amor del otro lado es muy reconfortante.

¿Cómo fue trabajar con Lucas Santa Ana?

Conocí a Lucas después de haber visto una función de su película documental “El Puto Inolvidable” en el Haroldo Conti. Me sentí particularmente atravesado por conocer la historia de la militancia por los derechos de la comunidad lgbt en la década de los 80 y 90 y también por la manera en que había sido contada. Rescatar una bellísima historia que no muches conocían. Pienso que con Yo, Adolescente sucede algo parecido: se logra ver la belleza dentro de una historia fuerte, con tantos momentos buenos como malos.

Trabajamos mucho sobre su adaptación de la novela al guión y nos permitimos encontrar cada vínculo particular entre Zabo y sus amigos. Es un director que me permitió muchas libertades a la hora de trabajar, tanto a mí como a mis compañerxs, lo que refleja un atmósfera de suma naturalidad en la película. Estábamos realmente ahí.

¿Pudiste conversar con Zabo?

Hablé con Zabo y desde el primer momento supe que había mucho para trabajar. Es una persona muy especial, que juega siempre a mostrarte lo que querés ver y decirte lo que querés escuchar. Me sentí identificado con esta idea de que detrás de la imagen hay algo mucho más profundo y desde mi propia experiencia llevé esas características al personaje.

También hablé sobre cómo había sido para esa generación de pibxs haber vivido tan de cerca la tragedia de Cromañón y algunas cosas particulares de cómo se vivía en 2005. Después fue un trabajo sobre el guión y hacer un mix entre las tres personalidades: el que había escrito Lucas, el director, Zabo (el original) y yo mismo, lo que da como resultado ese nuevo Zabo, el de Yo, Adolescente.

 La película tiene un Soundtrack compuesto por grandes canciones de los 2000s ¿Cuáles de los artistas de esa década son fundamentales para vos?

La música es uno de los aspectos más importantes del film y de la historia en sí. También fue una de las cosas que más me atrajo a la hora de leer el material por primera vez. Yo soy más chico, pero la música fue (y es aún hoy) la maga que me permite viajar en el tiempo: en éste caso, la Buenos Aires de 2005. De pibe escuchaba las bandas de rock nacional que eran furor en la época, ya que no había mucho lugar para artistas de afuera.

Recuerdo escuchar Árbol, CatuPecu, Divididos, Las Pelotas, Babasónicos, Airbag, Turf, Viejas Locas y muchísimas otras cosas más. De chico me familiaricé con ese sonido que fue tan característico de aquellos años. Un placer viajar para atrás y colarme en esta historia.

¿Qué opinas del lugar que ocupa el “adolescente” en nuestra sociedad?

Pienso que el lugar del adolescente es y seguirá siendo el de la denuncia, el de la voz bien en alto para que se escuche desde lejos. Les pibes son el futuro y si gritan, es por algo. Hoy en día la sociedad es menos “adultocentrista” de lo que lo fue hasta hace poco tiempo.

Gracias al movimiento feminista y la famosa “revolución de las hijas” hoy la juventud está empoderada y, sobre todo, consciente de los temas más importantes a debatir: Terminar con la violencia patriarcal ejercida sistemáticamente sobre las mujeres y exigir urgentemente un cambio de paradigma en nuestra cultura de producción y consumo. Exigirle a los gobiernos la responsabilidad que se merece este momento de la historia: Hay que dejar de sobrecalentar el Planeta. Habrá algunas excepciones, pero pienso que ésta es la generalidad, y una cosa va de la mano con la otra.

 ¿Hay algo que quieras decirle al público que disfrutó con el film?

Al público que vio la película les digo que esta historia es contada por todes nosotres. Es una historia colectiva que nos pertenece y también nos excede. Contamos esta historia para sentirnos más cerca y más acompañados. Hoy cualquier salida de la depresión es encontrar al otre y pienso que sólo es posible si es colectivo. Pienso que cada cual tiene sus problemas y sus procesos, pero me parece valioso que seamos conscientes de que tenemos muchas más cosas que nos unen que las que nos separan. Sin más, agradecerles el apoyo y repito: es una historia que la contamos entre todes, y  así seguirá siendo.

La película

Tras el suicidio de su mejor amigo y la tragedia del incendio de un local bailable llamado Cromañón, entre recitales, fiestas ilegales en un galpón abandonado y la escuela secundaria, pasa un año en la vida atormentada de Zabo que va descargando todo lo que siente en su blog, “YoAdolescente”.

Yo, adolescente – El libro 

La novela “Yo, adolescente” nació como un diario virtual que su autor, Zabo (Nicolás Zamorano), publicó a través de la plataforma Fotolog tras la tragedia de Cromañon en el año 2005. Quince años después, y luego de un proceso de rescritura y adaptación, la historia de su alter ego vió la luz en formato libro de la mano de la Editorial Planeta en diciembre de 2019. A partir del 23 de Julio de 2020 podrá verse la adaptación cinematográfica del libro, dirigida por Lucas Santa Ana y protagonizada por Renato Quattordio, Malena Narvay, Thomas Lepera, Jerónimo Giocondo Bosia y elenco.

Búsqueda