:: BRúJULA
20/09/2018

Mengano. No todo está inventado.

Un nuevo bodegón se instaló en el barrio de Palermo Soho, pero con una premisa distinta: deconstruir platos típicos porteños. Con fórmulas reinventadas y sabores exóticos, Mengano ofrece una propuesta disruptiva, en un ambiente muy placentero y rompiendo con un mito.

Mengano, un bodegón con nuevas fórmulas.

Mengano, un bodegón con nuevas fórmulas.

Un timbre espera en Cabrera al 5172. El lugar data ser una casa antigua, conservando puertas de vidrio repartido, a la cual le aportaron un estilo sofisticado y moderno, pero suficientemente cómodo. Jazz para acompañar, cocina a la vista de impronta neoyorkina y luces bajas. Además del estilo armonioso entre maderas y azulejos, Mengano representa la esencia arquetípica del bodegón y de la cultura argentina pero modernizada.

Las fotografías acompañan, el salón de a momentos remite a un tren. Entre verdes y molduras tal vez estamos en un bar inglés, pero donde te esperan con una cazuela calentita y una sorpresa de sabores. La esencia de Mengano nace de reversionar los clásicos platos porteños ofreciendo una experiencia sensorial distinta y genuina, y que en el afán de reinventarse no se alejen de los platos que conocemos:

Para empezar, hay opciones como Croquetas de maíz en dos variantes o Tartare de cordero con dulce de membrillo, alcaparras y torta frita. Entre las recetas criollas reformuladas sorprenden el Revuelto de Gramajo con cebollas caramelizadas y queso de cabra, un Matambre con churro de batata, romesco a la parrilla y jugo de hinojos quemados y la clásica, y el recomendado estrella: la Milanesa de tira de asado con ensalada mixta y puré mixto, un plato singular y exquisito, dado principalmente por su carne tierna.
El Pulpo a la gallega es otro que se ve super exquisito, el Arroz crocante con morcilla, kimchi, aioli de algas y escabeche de mariscos para los amantes de los frutos de mar, y el Pescado a la sal con manzana verde, miso y bagna cauda.

Mengano es una propuesta ambiciosa que busca demostrar que la alta cocina no es sinónimo de elitismo. Enfocándose en la grand cuisine cada ingrediente tiene un por qué. Su cocina está a cargo de Facundo Kelemen, chef apasionado de espíritu emprendedor que forma parte de esta nueva generación de cocineros que conquista la escena gastronómica logrando cumplir el sueño del restaurante propio, luego de su paso por grandes cocinas de Buenos Aires y New York.

Para acompañar estas creativas versiones cuentan con una extensa carta de vinos que invita a maridar exitósamente platos regionales. Copas especiales para cada cepa, la reserva con la que cuentan no solo es Argentina, cuentan con vinos de muchas otras partes del mundo. Como otra opción podés elegir cerveza artesanal o un cocktail clásico.

Para finalizar, las opciones de postre son irresistibles, Mengano reinventó un postre clásico que nadie puede irse sin probarlo: el protagonista es el Semifreddo del clásico arroz con leche con ¨vauquita¨ casera. Más que una reversión es un broche de oro a una salida distinta. Mengano llegó para romper con el mito de que todo está inventado.


 

Búsqueda