:: BRúJULA
10/07/2019

#MEDIACHALLENGE. La digitalización de la política.

El grupo de agencias IPG Mediabrands realizó un estudio de las diferencias entre las campañas presidenciales actuales con las de una década atrás. La investigación puso en evidencia la diferencia del poder de los medios tradicionales y observó el nacimiento de los nuevos canales comunicativos que protagonizan las campañas políticas del presente.

Elecciones 2019 y medios

Elecciones 2019 y medios

La revolución tecnológica, que empezará en los cada vez más lejanos noventa, evoluciona cada vez más rápido. La velocidad de los cambios provocados es amplia y diversa, afectando todos los ámbitos de la sociedad. La política no es ajena a esta tenndencia y así lo demostró el #MEDIACHALLENGE.

Se analizaron tres variantes principales para el proyecto: la nueva audiencia electoral, el ruido publicitario y los medios en sí mismos.

En cuanto a los votantes la diferencia la diferencia es radica en la aparición (a partir de 2015) de un nuevo grupo de votantes los jóvenes de 16 a 18 años con voto optativo que contrasta con 2009 donde solo votaban personas de los 19 a los 70 años. El electorado joven llegó a ser un 59% en las elecciones generales. Se estima que el 70% de los jóvenes de este rango etario votará en 2019.

Por el lado del ruido publicitario de las campañas, se demostró que, debido a la incorporación de las P.A.S.O la estacionalidad (periodo de espacios publicitarios políticos) se amplió y en 2019 la movilización publicitaria comenzó en febrero en las provincias y alcanzará su clímax histórico estimado en noviembre. Esto difiere con elecciones de hace diez años atrás donde el ruido comenzaba más tarde. Otra de las razones del aumento de la publicidad son los nuevos medios digitales que permiten mayor cantidad e intensidad de anuncios.

Hablando de medios digitales estos son el mayor cambio dentro del #MEDIACHALLENGE ya que los nuevos medios son los más consumidos: el consumo de Internet en los jóvenes entre los 18 y 20 años es del 97% y el de una persona de 20 a 70 años es de un 84%. Varios de estos medios no existían en el 2009.

Se analizó también el uso del voto electrónico como una parte natural del proceso del cambio tecnológico en la cotidianidad de las personas.

Finalmente se estudió la ruptura de la política con la formalidad llegando a la conclusión de que los candidatos se muestran más terrenales y familiares para el público. Además, son más propensos a la utilización de redes sociales y a la conexión con los nuevos medios.

El estudio demostró que la evolución de la tecnología compromete también a la esfera política y cómo ésta se va acomodando al proceso.

Es probable que, debido a la capacidad de crecimiento del universo digital, si se volviese a realizar este ejercicio dentro de diez años seguirían habiendo cambios en las campañas ya que el desarrollo tecnológico no para de crecer.

Búsqueda