:: PERSONAJES
05/11/2016

Marcela Kloosterboer. Las chicas pisan fuerte.

Marcela Kloosterboer y María Pomarada – prima por parte de la familia de su padre -, armaron juntas una marca de zapatos y accesorios vegana llamada Kloosters. Según entienden, está unión entre ellas se dio gracias a un legado de Oma, una vieja de avanzada, un personaje de cuentos, la abuela de Marcela, quien en cada encuentro les repetía muy sabiamente: “ustedes que son tan luchadoras, emprendedoras, tan exitosas como persona, tienen que hacer cosas juntas”. Afortunadamente la escucharon y hoy, en honor a ella, están llevando adelante una de las marcas más destacadas de zapatos. Las chicas pisan fuerte.

Marcela Kloosterboer

Marcela Kloosterboer

¿Cómo es trabajar juntas?
MARÍA: Nos reímos mucho, nos divertimos haciendo lo que hacemos. Marcela está un montón acá y laburamos súper cómodas, y eso lo transmitimos en los productos.

¿Cómo dividen las tareas?
MARÍA: Hay momentos de mucho trabajo durante la búsqueda de materiales y la bajada de tendencia, donde nos tenemos que reunir más para ver qué sale, y una vez que tenemos los dibujos, después de reuniones con Josefina, nos sentamos, y es ella quien lleva al papel nuestras ideas. Ahí vamos a la fábrica con los dibujos y los fondos y tiramos el modelo que nos gusta. También escuchamos mucho a Flor en la parte comercial. Con ella formamos la cuarta pata de la mesa, es la persona que nos termina de dar el okey en cada colección, la que reconoce a cada una de las clientas y sabe lo que les gusta, las asesora, hace que realmente se sientan únicas.

¿Llegó la marca a lo que ustedes soñaron?
MARÍA: Por el poco camino que tenemos estamos muy contentas y es lo que pensábamos. Sabemos que hay un largo camino aún y que si seguimos haciendo las cosas despacio y tranquilas vamos a ir por mucho más. La respuesta de la gente es muy buena y son ellos al final los que aprueban lo que hacemos.
MARCELA: Nuestras clientas fijas nos preguntan todo el tiempo cuándo entra lo nuevo, y están atentas a lo que viene para tenerlo también. Estar recién empezando la tercer temporada y ya tener clientas fieles que están esperando es genial. Yo que no venía de este mundo, no me lo imaginaba así. Creo que la marca tiene una identidad que nos representa a las dos. Somos dos mujeres inquietas, trabajadoras, siempre investigamos qué hay, qué más se puede hacer…

¿Se acuerdan de la primera clienta?
MARCELA: Sí, claro. ¡Le sacamos una foto! Estábamos en pleno lanzamiento del showroom, recién activando el posnet (risas).

¿Cómo es para vos este cambio?
MARCELA: A mí me gusta trabajar. Cuando pensé en este proyecto me gustaba la idea de tener algo diferente a lo que venía haciendo, a la actuación, que es mi trabajo principal y lo que me gusta hacer… Pensaba en poder venir acá con mi hija, y mirá, ahora lo estamos haciendo. Soy bastante curiosa y emprendedora, eso hace que quiera tener proyectos a parte de mi trabajo de actriz. Me encanta, lo disfruto un montón.


Fotos: Juan Pablo Soler

Búsqueda