Netflix ha estado buscando maneras de mantener su crecimiento, especialmente en los mercados más saturados como los Estados Unidos. Dentro del plan se incluye una oferta infantil más exigente, la apertura de una tienda online para vender productos de sus principales creaciones, y el intento de “fichar” a Steven Spielberg para traer sus películas más prestigiosos a su catálogo. Si bien aún la compañía se mantiene muy por delante de rivales como Amazon, Disney+ o HBO Max, son menos de lo esperado los suscriptores que ha incorporado en los últimos meses.

En este marco, impulsar los juegos sería uno de los movimientos más audaces de Netflix hasta el momento. Según comunicó la empresa hace unos días, Mike Verdu se unirá a Netflix como vicepresidente de desarrollo de juegos, reportando al director de operaciones, Greg Peters. Verdu fue anteriormente el vicepresidente de Facebook y estuvo a cargo de trabajar con los desarrolladores para llevar juegos y otro tipo de contenidos a Oculus, los auriculares de realidad virtual.

El plan de la compañía es ofrecer videojuegos en la plataforma a partir del próximo año.  Los juegos aparecerían junto con la tarifa actual como un nuevo género de programación, similar a lo que hizo Netflix con documentales o especiales de stand-up. Según trascendió la compañía no estaría planeando cobrar más por el contenido.

Fuente Bloomberg