:: COLUMNA
21/05/2020

From Hell. Crímenes Holísticos

Es la obra más ambiciosa del legendario Alan Moore que, en compañía del dibujante británico Eddie Campbell, se adentran en la Inglaterra victoriana para contarnos una versión de los crímenes del asesino más famoso de la historia: Jack, el destripador.

From Hell, crímenes holísticos

From Hell, crímenes holísticos

Tomando de base  una teoría originada por el periodista británico Stephen Knight sobre el papel que jugó la corona en los asesinatos (que la mayoría de los especialistas han llamado “un buen trabajo de ficción) Moore, que tampoco cree en la teoría, toma la leyenda del primer asesino en serie moderno y realiza a través de su mística una examen radiográfico del siglo XIX. Sus males, sus virtudes y sus arquetipos se ven resaltados una última vez, porque los macabros sucesos que se relatan en las páginas de la novela serán los responsables del inicio de una época aún más oscura para la humanidad. Los albores del siglo XX y todas sus tragedias se acercan.

 “Está empezando, Netley. Solamente está empezando. Para mejor o peor, el siglo veinte. Lo he hecho nacer.”

-Sir William Withey Gull.

El caso de los asesinatos en Whitechapel, donde 5 mujeres fueron brutalmente asesinadas por un individuo aún no identificado que fue bautizado por la prensa como “Jack,el destripador”, ocurrió cerca del prólogo del siglo XIX y continúa fascinando y movilizando una gran cantidad de teorías, historias e investigaciones sobre lo que en verdad ocurrió ( a pesar de que la mayoría de los especialistas considera que, por lo menos, la identidad del asesino jamás será conocida).

Pasa que fue una de esas veces que la vida imitó al arte: El primer asesino en serie reconocido como tal, una violencia morbosa, prensa amarilla en estado puro, intentos fallidos de la policía por atrapar un culpable. Pareciera una novela, al menos tiene todos los elementos propios de una ficción exitosa y, de hecho, se realizaron miles de trabajos en varios campos artísticos de variada calidad y éxito.

Lo que me animo a sugerir es que posiblemente no hay alguno tan singular y sofisticado como From Hell. Quizá se deba a que la obra va mucho más allá del  crimen.

La historia nos revela la identidad del culpable antes de que los crímenes tengan lugar (vale la pena aclarar que es una atribución ficticia). La identidad, generalmente el elemento más atractivo del misterio, aquí se ve minimizada al ser revelada tempranamente.

Lo que proponen Moore y Campbell sobrepasa la normalidad dentro del género de misterios y crímenes. Influenciado por una novela de Douglas Adams (Dirk Gently) donde el protagonista es un detective que resuelve casos a través del entendimiento de la sociedad donde ocurren, el guionista decidió realizar una deconstrucción de la sociedad victoriana con los crímenes del destripador como disparador, pero con el foco puesto en los personajes y sus costumbres, sus sentires y sus pensamientos.

Para lograr una mirada amplia, Moore se embarcó en horas de investigación que lo llevaron por miles de géneros narrativos, consumos culturales y sociológicos de diversas índoles permitiéndole rearmar la Inglaterra de la reina Victoria, utilizar personajes reales y ficticios que jugarán cada uno su rol como peones de ajedrez en el gran tablero del tiempo y el espacio fiel espejo del estilo del guionista inglés que es conocido por su escritura matemática donde hasta el menor detalle cumple con un significado en el gran esquema artístico.

Pero más importante, Moore puede desarmar la sociedad donde basa el cómic. Así vemos la pobreza, el machismo y la ignorancia que corría rampante en la Europa de aquellos años tantas veces ignorada por la creencia de que todo tiempo pasado fue mejor.

Moore, además, mezcla en la historia temas sobre el tiempo, la divinidad, el culto, el arte y el aparente diseño del tiempo, proponiendo su teoría de que toda la historia tiene una estructura formada tal vez por un poder superior y que los periodos temporales coexisten entre sí a pesar de que nuestra percepción sea limitada.

Los lápices de Campbell son de una calidad increíble, oscilan entre el boceto acabado (su estilo general) y la pintura de acuarelas. Este estilo permite al relato fluir como una historia de época con toques de realismo mágico, permiten así generar imágenes inolvidables que ambientan la historia en una decadencia y oscuridad perfectamente logradas.

No es una lectura ligera, cabe aclarar, la genialidad de este volumen radica precisamente en eso: su densidad y profundidad que son lo que rompe la norma y le da su espíritu a From Hell.

Hay miles de conceptos y datos analizables en las páginas que la componen, pero el objetivo de este artículo se limitará a recomendarla como una de las mejores obras dentro del rubro.

Búsqueda