:: COLUMNA
06/07/2020

El espectáculo a un click de distancia: cambios en la era de la información

La era de la información que inició en la segunda mitad del siglo XX y continúa hasta nuestros días modificó el ADN de nuestra cotidianidad. Los seres humanos pertenecemos a una sociedad líquida donde todo es inmediato y parte de un largo sistema digital y social. Estamos más conectados que nunca, pero tal vez de una manera que nadie imaginó.

De esa manera, las costumbres del mundo han cambiado para adaptarse a las necesidades de nuestras nuevas rutinas y sensibilidades.

Uno de los primeros ejemplos fue la forma de difusión de la música. Tanto el nacimiento de Youtube como el auge de varias plataformas para compartir archivos comenzaron de a poco a ocupar el lugar de las radios, los canales de videoclips e incluso de los CD’s como la fuente de consumo musical principal. El método de promoción de los nuevos artistas comenzó a modificarse: comenzaron a promocionarse por la web (ej. Arctic Monkeys, una de las bandas más populares de su generación). De hecho, muchos nuevos músicos decían compartir por Internet sus trabajos en vez de firmar por una discográfica como la actual camada del trap argentino, insignia en el área nacional.

La televisión y la radio son dos de los medios que más afectados se ven.

En el caso de la radio: El objeto que conocemos como Radio comienza lentamente a desaparecer y las transmisiones radiofónicas pasan a Internet. Se da un Boom del formato podcast que puede ser tanto informativo como ficcional ( este último género evoca a la época de oro de la radio donde las novelas y dramatizaciones radiales eran la norma)

La televisión (sobre todo la que es por cable) transforma sus contenidos al catálogo de los servicios de streaming: Las famosas series de tv (que hoy en día se encuentran en una época de oro en lo que a lo que cantidad de producciones respecta) tiene un seguimiento mucho mayor por plataformas como Netflix o Amazon Prime (que además tiene producciones originales).

La forma de ver películas en diferido también cambió. El ritual de marcar en la revista específica de nuestro servidor de cable que película de las que se nos ofrece queríamos ver, adaptarse al horario específico y esperar con ansia derivó en un catálogo semi-fijo donde los films están disponibles las 24 hs y con la posibilidad de pausarla a nuestro capricho.

Esto no se detiene en las ficciones: Contenidos como Realitys o Deportes han pasado a la digitalización y el streaming. En algunos casos ligas enteras como la NBA han creado sistemas de acceso a sus partidos con una metodología a la carta y es también la única forma de acceder todo el contenido de las ligas.

En el caso de los noticieros se hacen públicos los momentos más destacados por Youtube y en algunos casos se emite por ahí a la par que en la televisión.

En el mundo literario gana fuerza el Ebook. Controversial para muchos lectores, pareciera una evolución natural para las generaciones tecno nativas.

El Kindle y los smartphones permiten disfrutar de un libro de cualquier tipo de forma electrónica y más cómoda de transportar.

Hay varios detractores que argumentan que se pierde el sabor clásico o la belleza de una edición con todas las sensaciones que trae, pero otros son optimistas por sus precios bajos y la posibilidad de encontrar fácilmente libros raros. En este momento Amazon ofrece la opción de comprar libros virtuales además de físicos.

Esto se ha extendido al mundo de los cómics, las revistas y los manuales comprendiendo y “comprimiendo” de esa manera todo el mundo impreso.

Búsqueda