::PERSONAJES
31/07/2018

Ángel Molina. La libertad de trabajar en la sombra.

Es imposible dimensionar la verdadera influencia que Ángel Molina ha tenido en la personalidad musical de Sónar. Sin embargo al DJ Catalán no le gusta hablar de sí mismo, no tiene presencia en redes sociales y elige la tranquilidad que le da trabajar en la sombra. Así y todo, cuenta con el récord de 18 participaciones en las 25 ediciones del Festival. Nadie mejor para hablar sobre Sónar en su aniversario.

Ángel Molina en el Sónar 25

Ángel Molina en el Sónar 25

En el 25° aniversario de Sónar, ¿Qué tiene de especial esta participación después de tantos años?

Los últimos años, no es que me haya especializado, pero sí que lo más habitual es haber sido telonero. Obviamente con mi manera de hacer las cosas, con mi carisma. Pero siendo telonero para una banda con muchísimo más nombre que viniera detrás mío. Desde Chris Cunningham, persona que fue muy reconocida por trabajar para Aphex Twin, hasta grandes héroes del Sinth Pop como Duran Duran, Pet Shop Boys, Jean-Michel Jarre, etc. No es lo mismo, cuando tú tienes la presencia como Disc-Jockey principal. Y esta es la diferencia básica de este año comparado con los últimos diez. Esto fue un reto, a pesar de que no se aleja de lo que hago cada fin de semana, es un reto al fin y eso lo hace especial.

Ángel Molina en el Sónar 25

Acerca de Sónar y sus 25 años ¿Qué cosas siguen estando y cuáles cambiaron?

Entre los primeros años y ahora, extraño que tenga más peso el Disc-Jockey.  No juzgo desde fuera si está bien o mal que haya más o menos Disc-Jockeys en el festival. Pero a mí como Disc-Jockey, me gustaría que fuéramos más.

Eso es una de las cosas que han cambiado. Por supuesto que el espíritu Sónar sigue siendo el mismo. Pero los primeros años, un poco porque éramos novatos o por lo que fuera, el festival tenía un punto más inocente que hoy en día no lo tiene. Hoy todo está planificado y es ultra-profesional. Hasta hay momentos donde se vuelve un poco preocupante. ¿Cómo puede ser que todo esté previsto y que todo salga como estaba previsto? Entonces esto contrasta con las primeras ediciones, en las que el festival era un poquito más “bueno vamos a ver que pasa”. En las primeras ediciones no tenía claro que iba a pasar, adónde íbamos a ir. No tenía claro cuantas ediciones iban a ser. Esto en los últimos 10 o 15 años ya no es así. Lo difícil ahora es pensar si se va a dejar de hacer Sónar algún año.

A nivel “usuario” para mí no hay diferencia. Los años pasan, la música cambia, las influencias son las que son. El mestizaje que se ha visto en los últimos años en la música, en los primeros años del festival no lo había.

Una de las cosas que la gente ha criticado que yo no entiendo, es que se haya incorporado música menos sintética o “electrónica” al festival; cuando precisamente en otros festivales ha pasado todo lo contrario, se ha incorporado la electrónica. Esto es un signo de los tiempos. Siempre van a haber cosas que nos gusten, que nos atraigan. Cosas por descubrir y nombres masivos.

Cuando la gente hace comentarios un poco nostálgicos, como “pero es que antes…”; yo siempre les contesto: ¿No será que a ti la música tampoco te importa tanto? Y dejo la reflexión caer ahí.

Ángel Molina en el Sónar 25
Cumpliste tu primer presentación en Berghain de Berlín: La discoteca que sintetiza la máxima épica para un DJ de Tecno. ¿Cómo te preparaste para esta sesión? ¿Tuvo algún impacto particular para vos?

Mis sesiones no me las planteo uno o dos días antes. Mi manera de trabajar es intentar que cada sesión sea algo especial. Lo mismo que para un Sónar.  Hay algo que destaco de Berghain, y es el poder de comunicación que tiene. Es la primera vez que he recibido mensajes de gente desde Argentina, de Alemania, de España y otros sitios. No es una discoteca, no es un club, es algo que va mucho más allá. Es como un “Show Room”. Un escenario donde la gente mira “a ver que pasa”. Desde ese punto de vista me impuso bastante.

Me acabo de enterar que trabajas con un sello musical desarrollando otro perfil que tiene que ver con la selección y producción artística…

En realidad son cosas que he venido haciendo desde hace muchísimo tiempo. Lo que pasa es que lo sabe la gente que me conoce. No soy de airear demasiado lo que hago. No me gusta hablar de mí. Ese es uno de los motivos por los que no tengo redes sociales.

Dicho esto, el Sello se llama 30D Records. Lleva varios años ya y tiene distintas divisiones dedicadas: una al Electro, otra a la música un poco más pistera y hay una de Tecno que ha empezado ahora.

Lo que pasa es lo dicho, me siento un poquito más cómodo y con menos presión con la libertad que te da trabajar en la sombra. Y eso es una cosa que no he cambiado y creo que no voy a cambiar.

La línea musical del sello que llevas me imagino…

Tecno. En lo que yo los puedo ayudar: Tecno oscuro, con influencia industrial y sobre todo, atemporal. Tecno que puedas escuchar ahora, dentro de 5 años o haber escuchado hace 10.

No me interesa el material de moda. Es decir, con el director del sello, no planteamos esto como una máquina de hacer dinero. Si no, se haría de otra manera y se haría otra historia. Es algo que nos gusta y en lo que confiamos.


PH: Luis Lecumberry
Escuchá un set de Ángel Molina acá

.Búsqueda