lunes, marzo 8, 2021

Premio de Novela Fundación Medifé Filba

Desde el 22 de febrero a las 11 h al 19 de abril estará abierto el período de postulación del Premio Fundación Medifé Filba que distingue a las mejores novelas...
More

    ultimos articulos

    Los gamers no se manchan

    Un vendedor de bienes raíces en Valparaíso, Indiana. Un excocinero del Bronx. Un pastor evangélico y su esposa en Huntington Beach, California. Un estudiante de secundaria en los suburbios de Milwaukee.

    Ellos son algunos de los millones de accionistas aficionados que se enfrentan colectivamente a algunos de los inversores más sofisticados de Wall Street y, por ahora, están ganando. Impulsados ​​por una mezcla de codicia y aburrimiento, alegremente decididos a darle una lección a Wall Street, y estimulados por el flujo interminable de ideas y exageraciones para hacerse rico rápidamente que se ven en las redes sociales, estos inversionistas se han interesado en varias empresas, impulsando los precios de sus acciones a niveles estratosféricos.

    Algunos de los nombres pertenecen a una era empresarial anterior. Las acciones de BlackBerry han subido casi un 280 por ciento este año. Las acciones de AMC, la cadena de cines, han aumentado casi un 840 por ciento. Pero la operación que capta la naturaleza de David contra Goliat del momento involucra a GameStop, la empresa minorista de videojuegos que se encuentra en problemas y que solía ser un elemento constante en los centros comerciales suburbanos de Estados Unidos.

    En Wall Street, los pequeños inversionistas individuales a menudo son ridiculizados con términos como “dumb money” (dinero tonto), porque supuestamente están destinados a perder frente a los analistas y operadores altamente especializados ​​que compran y venden acciones para ganarse la vida. Pero en los últimos días, los inversores individuales, muchos de ellos seguidores de una página de Reddit popular, juvenil y malhablada llamada Wall Street Bets, han cambiado esa narrativa al unirse para presionar a dos fondos de cobertura que habían apostado a que las acciones de GameStop caerían.

    an subido más del 1700 por ciento desde diciembre. Entre el martes y el miércoles, el valor de mercado subió más de 10.000 millones de dólares.

    La operación en línea, que fue coordinada como una especie de deporte de equipos que enfrenta a los valientes advenedizos con los adinerados de Wall Street, ha sido especialmente útil para motivar la participación de más inversores. Esta semana, el director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, impulsó la operación al publicar sobre la página de Reddit en Twitter. Y la especulación sigue creciendo mientras otros inversores ven nuevas oportunidades para impulsar las acciones aún más.

    Ben Patte, de 16 años, un estudiante de secundaria en Wisconsin que dijo que ganó 750 dólares con acciones de GameStop, dijo que la campaña se sintió como una reivindicación para él y sus jóvenes compañeros inversionistas. “Es una buena oportunidad para ganar dinero y pegarle a los fondos de cobertura”, dijo. “Comprar acciones de GameStop es como ganarles en su propio juego”.

    Nadie sabe cómo termina esto. Algunos analistas dicen que la intensa actividad podría provocar una venta masiva en el mercado al obligar a los fondos de cobertura del lado perdedor de estas operaciones a vender partes de sus carteras para recaudar efectivo con el fin de cubrir sus pérdidas. Si bien este frenesí especulativo se desarrolló al margen del mercado, el S&P 500 cayó más de 2,5 por ciento el miércoles, su peor día desde fines de octubre, cuando la Reserva Federal de Estados Unidos hizo una evaluación sombría de la economía y antes de que varias empresas de tecnología anunciaran sus ganancias.

    “Lo que sucede en situaciones de estrés es que las personas se ven obligadas a recaudar fondos y, a menudo, eso significa vender a sus ganadores”, dijo Steve Sosnick, jefe de estrategia de Interactive Brokers en Greenwich, Connecticut. “¿Cómo termina? Mal. Eventualmente, cuanto más grande es el globo, más fuerte es la explosión”, dijo Sosnick. “¿Cuándo termina? No lo sé”.

    El miércoles, la firma de corretaje minorista TD Ameritrade impuso restricciones a la negociación de GameStop, AMC y otras acciones, citando “condiciones de mercado sin precedentes”. Y los reguladores del mercado podrían intervenir.

    Pero, por ahora, el asedio continúa.

    A partir del verano pasado, las acciones de GameStop comenzaron a subir después de que una firma de inversión propiedad de Ryan Cohen —fundador de Chewy, la tienda de artículos para mascotas en línea, cuyas acciones eran populares entre los inversionistas minoristas— compró una participación en la compañía y se unió a su directorio. Casi al mismo tiempo, algunos fondos de cobertura apostaban a que las acciones de GameStop se desplomarían. La empresa se había estado recuperando de los cambios de los consumidores hacia el comercio en línea y la transmisión, pero la pandemia la estaba afectando aún más.

    La venta en corto funciona de esta manera: un inversionista, que espera que el precio de las acciones caiga, toma prestadas algunas acciones de esa compañía de otro inversionista por una tarifa y las vende de inmediato, con la esperanza de que cuando el precio baje, pueda comprar las acciones a bajo precio, devolverlas al propietario y quedarse con la diferencia.

    Es una operación arriesgada. Si la acción sube, el vendedor en corto está expuesto a pérdidas que son teóricamente infinitas. (Después de todo, los precios de las acciones pueden seguir subiendo, mientras que solo pueden caer a cero). Por esa razón, cuando una apuesta sale mal, los vendedores en corto se apresuran a recomprar las acciones que tomaron prestadas para poder devolverlas y finalizar esas operaciones.

    Eso es lo que está sucediendo con GameStop. A medida que los inversores minoristas comenzaron a comprar sus acciones y opciones, muchas de ellas incitadas por Wall Street Bets y otros foros, sus acciones comenzaron a subir, lo que obligó a los fondos de cobertura de ventas en corto a recomprar las acciones prestadas a un precio más alto, lo que impulsó el precio de las acciones. En el lenguaje de Wall Street, esto es un “apretón corto”, una estrategia que a veces emplean los inversores sofisticados contra sus oponentes.

    Durante las últimas tres sesiones de negociación, las acciones de GameStop se han disparado enormemente. El miércoles, cuando las acciones subieron casi un 135 por ciento, las acciones de la compañía se ubicaron en un valor de 24.000 millones de dólares, lo que las convirtió en las acciones que se negocian más activamente en Wall Street.

    Los analistas dicen que las acciones de GameStop se han desvinculado de las expectativas de ganancias que generalmente determinan el valor de una acción.

    “Ver lo que sucede con GameStop es una lección de humildad para quienes nos aferramos a la curiosa idea de que los mercados de capitales canalizan el dinero de los inversores hacia sus usos más eficientes y productivos”, dijo Tyler Gellasch, exfuncionario de la Comisión de Bolsa y Valores que ahora lidera la Asociación de Mercados Saludables, una organización sin fines de lucro que promueve la transparencia en los mercados financieros.

    Pablo Batista forma parte del grupo que impulsa el frenesí accionario. Desde que la pandemia cerró el restaurante en Midtown Manhattan donde trabajaba como cocinero, ha estado negociando acciones desde la casa de su familia en el Bronx. Al principio, Batista, de 25 años, negoció para pasar el tiempo durante el cierre impuesto por la pandemia, pero desde entonces se ha vuelto más serio a medida que su inversión de 4000 dólares en acciones ha aumentado a más de 67.000. Pasa la mayoría de los días en el sitio de mensajería Discord, intercambiando acciones junto con antiguos amigos de la escuela secundaria.

    “En este punto, estoy abrumado”, dijo sobre los 11.440 dólares que ganó el lunes negociando acciones de GameStop. “Es ridículo. Es una locura”.

    Casi desde que se creó internet, los inversionistas, comerciantes y especuladores se han reunido en línea para intercambiar rumores, promocionar sus tenencias y deshacerse de las acciones que están vendiendo en corto. En la década de 1990, estos foros fueron focos de conversaciones alcistas sobre las acciones tecnológicas populares que dominaron el boom de las puntocom.

    Este episodio recuerda a la década de 1990, excepto que es más viral y está impulsado por el comercio de opciones. Desde que estalló la pandemia, millones de estadounidenses, muchos de ellos sin trabajo o trabajando desde casa, abrieron cuentas de corretaje y comenzaron a comerciar activamente, lo que ayudó a impulsar un repunte del mercado.

    Los comerciantes minoristas no solo compran y venden acciones; también se dedican a las opciones de compra, una especie de instrumento financiero que otorga al tenedor el derecho a comprar o vender una acción. Las empresas de corretaje han comercializado mucho las opciones entre los inversores minoristas porque son más rentables.

    Y no hay que olvidar a Wall Street Bets, el popular foro de Reddit centrado en el comercio de opciones que se ha convertido en una especie de mente colmena pública donde los inversores minoristas coordinan libremente su poder de compra colectivo en los objetivos que tienen más probabilidades de amplificar los estallidos de precios. En las últimas semanas, comenzaron a aparecer publicaciones en el foro que destacaban la gran cantidad de acciones de GameStop que se habían vendido en corto e instaban explícitamente a otros usuarios para que compraran acciones y opciones con el fin de subir el precio.

    “Reúnan a las tropas, hermanos míos, porque la guerra podría terminar muy pronto”, escribió un comentarista que se hace llamar Gardeeon, el 19 de enero. “Ustedes controlan el poder, GME no va a la luna, sino al borde del universo observable”.

    A muchos observadores les pareció que esos llamamientos directos en las redes sociales para que los inversores coordinen su comportamiento parecen una suerte de manipulación del mercado. El miércoles, la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por su sigla en inglés) dijo en un comunicado que estaba “monitoreando activamente la volatilidad actual del mercado”.

    Los abogados dicen que plataformas como Wall Street Bets son increíblemente difíciles de vigilar y no está claro que allí se hayan producido violaciones de la ley de valores.

    “Si se trata simplemente de generar entusiasmo para que la gente salga y suba el precio, quiero decir, sin algo más, no creo que sea ilegal”, dijo Andrew Calamari, abogado de valores de Finn, Dixon & Herling y exdirector de la oficina de Nueva York de la SEC.

    Sin embargo, es eficaz.

    Melvin Capital, un fondo de cobertura muy respetado que es dirigido por Gabe Plotkin, exnegociador principal del gigante de los fondos de cobertura Steven A. Cohen, provocó la ira de Wall Street Bets después de revelar en una presentación que su empresa apuesta por la caída de las acciones de GameStop.

    Las apuestas del fondo fracasaron: el Wall Street Journal informó que había bajado un 30 por ciento solo en las primeras semanas de enero, y Melvin dijo el lunes que dos fondos más grandes, Citadel y Point 72 de Cohen, habían actuado para inyectar 2750 millones de dólares en el fondo. Un portavoz de Melvin dijo que el fondo había cerrado su posición en GameStop.

    Citron Capital, un vendedor en corto que había hecho declaraciones públicas sugiriendo que las acciones de GameStop caerían, también ha sido afectado. El miércoles, Andrew Left, quien dirige la firma, reconoció en un video en línea que había cubierto la mayor parte de su posición corta “con pérdidas, al 100 por ciento”.

    Justin Speak, de 27 años, pastor evangélico de California, y su esposa, quien recientemente dejó su trabajo para criar a sus hijos, ganaron 1700 dólares con GameStop la semana pasada. Speak dijo que habían invertido principalmente el dinero en una cama nueva. Describió una sensación de frustración por lo bien que les ha ido a las personas del sector financiero desde la crisis financiera de 2008.

    “Hay una catarsis en el hecho de ganar un poco de dinero con su dolor”, dijo sobre sus modestas ganancias de GameStop. Su esposa lo expresó de manera más directa: “Nos comimos a los ricos”.

    Fuente The New York Times
    Matt Phillips y 

    Latest Posts

    no te lo pierdas

    newsletter

    Suscribite al newsletter de G7 y recibí todas nuestras novedades