La inversión en startups educativas crece en todo el mundo

El sector de la educación privada vive momentos convulsos pero prometedores. La crisis del coronavirus ha provocado que las edtechs se hayan vuelto imprescindibles, al tiempo que muchas compañías están viéndose obligadas a adaptarse… o morir.

Solo en los últimos dos meses se han producido operaciones que revelan lo prometedor que se ha vuelto el sector español de la educación privada y de las edtechs para muchos fondos internacionales.

En los primeros días de agosto trascendieron, por ejemplo, la compra de la escuela CES —Escuela Superior de Imagen y Sonido— a manos del grupo francés AD Education, participado por Cathay, un fondo de capital riesgo con sede en Shanghai y París, y que ya compró la CEV, otra escuela española, hace exactamente un año.

Otro fondo, Magnum Capital, se hizo con el 70% del Isdi —Instituto Superior para el Desarrollo de Internet— “con el objetivo de desarrollar conjuntamente un nuevo grupo educativo, Digital Talent Group”, según aclaraba el propio centro en su web. La operación valoraba Isdi en cerca de 50 millones de euros, y el diario Expansión la cifró en 35 millones.

A finales de julio, KKR entraba en el accionariado de la consolidada MasterD, una compañía española de formación profesional que gracias a esta operación vio cómo su valor ya se cifraba en unos 150 millones de euros, según también publicó Expansión.

También en pleno verano, Odilo —startup española con más de 146 millones de usuarios en 27 países— cerró una ronda de financiación de 10 millones de dólares —unos 8,6 millones de euros al cambio actual—, liderada por Swanlaab Venture Factory.

Odilo, una edtech conocida por hacer una suerte de ‘Netflix de contenidos’ para empresas y centros, vio cómo su internacionalización despegaba en cuanto estalló la crisis del coronavirus, según explicaba su propio CEO en una entrevista con Business Insider España.

Las empresas se tendrán que apoyar en las edtechs para salir reforzadas de la crisis del coronavirus

Lo que destacan algunos expertos y conocedores del ecosistema es que la inversión en centros tradicionales deja paso al interés que muestran ahora los fondos por la educación en remoto y las soluciones innovadoras que desarrollen las edtechs sobre la que se apoyará esta nueva educación digital.

Para hacer notar las diferencias, basta remontarse a finales de 2018 y principios de 2019. Aunque las operaciones de entonces fueron mucho más importantes —Permira irrumpía en el capital de la Universidad Europea y CVC en el de la Universidad de Alfonso X por 770 y 1.100 millones de euros de euros—, estas se centraron en el ámbito de la educación privada más tradicional.

Darío Villena es uno de los socios de Swanlaab Venture Factory, que hace solo unos meses lideraba la ronda de Odilo. Tras conocerse la compra de la escuela CES a manos de AD Education, comentaba en un tuit que este era “un dato más que apoya la tesis” de la que habla “constantemente”: “España es lider mundial en edtechs”.

En conversación con Business Insider España, se ratifica. Y da algunas pistas.

La primera, sobre cómo puede aprovechar la educación privada y en concreto el segmento de las edtechs la crisis del COVID-19. “El sector privado siempre se suele adaptar más rapido”, abunda. Y existen “rumores” de más operaciones en los meses venideros.

En el mundo de las startups centradas en el ámbito de la educación y la formación el COVID-19 no ha significado un frenazo en la inversión. Ironhack, especializada en la formación tecnológica de sus alumnos, cerraba una nueva ronda con la entrada de Creas Impacto en su capital, en una operación de cerca de un millón y medio de euros.

Ironhack, hace solo un año, ya había cerrado otra ronda de 3,5 millones liderada por JME Venture Capital, con All Iron Ventures y Brighteye Ventures, según detallaba la agencia EFE.

A una escala algo menor, otra startup, Twenix, que se dedica a impartir cursos de inglés para empresas, cerraba una ronda con de 335.000 euros también liderada por JME Ventures, que en los últimos años ya ha reflejado su interés en este mercado.

Crece la inversión global en startups educativas

A nivel global, entre enero y julio de este año, la inversión en edtechs ha alcanzado el pico de 4.100 millones de dólares, que al cambio actual suponen unos 3.500 millones de euros.

Según el portal de noticias de Crunchbase, uno de los mayores agregadores de información financiera y de startups del mundo, este era el mayor dato de los últimos 5 años. Entre los mismos meses de 2018 se había alcanzado una inversión en el sector de solo 4 millones de dólares. La inversión en este período durante 2019 solo fue de 2.600 millones de dólares.

Darío Villena, de Swanlaab Venture Factory, detalla algunas claves más sobre por qué España tiene mucho que decir en la industria de las edtechs. “Lo bueno que tenemos y para mí es clave, es el idioma. Tener uno de los idiomas más hablados del mundo nos ha permitido contar con mucho contenido, y la educación es un sector que no es ni de metodología o de tecnología; es sobre todo de contenido”.

Esto posibilita a muchas startups del sector adentrarse de forma rápida en mercados como el latinoamericano, como es precisamente el caso de Odilo. Así se despierta el interés de los grandes fondos.

Villena, de hecho, tiene bastante claro que la única forma con la que las empresas de educación podrán “aguantar” durante los meses que se avecinan es si van de la mano de una edtech. “Si una privada no consigue transformarse, o se cambia de sector o está muerta”.

“Si algo ha provocado el COVID-19 es que todas esas empresas que no han creído en la educación digital o remota van a tener que replantear sus sistemas. Quienes quieran mantener la educación presencial van a tener unos costes operativos enormes“, detalla.

“Estos costes se cargarán al estudiante. Eso hace que el estudiante, teniendo la oferta formativa que tiene, no lo quiera asumir”.

En definitiva, a juicio de este inversor, la crisis del coronavirus ha sido “una muestra más” de que el sistema “no estaba adaptado”, por lo que hace una reflexión.

“¿Cuál es la educación que sí funciona?”. El debate sigue abierto: sea la formación un sinónimo de encontrar un puesto de trabajo o un ámbito mucho más holístico, es cuestión de tiempo el que se acabe sabiendo. Por el momento, España parte con ventaja, a juicio de Darío Villena.

Fuente: businessinsider.es

Sin comentarios aún

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscribite

* indicates required
/ ( dd / mm )