lunes, marzo 8, 2021

Fabiana Cantilo: “Empecé tomando con Charly”

Seres Libres es el programa conducido por el actor y conductor Gastón Pauls que presenta cada lunes una entrevista central a reconocidos artistas de nuestro país que atravesaron la adicción...
More

    ultimos articulos

    Crítico y Cítrico. Pensar como parte del disfrute

    El usuario @criticoycitrico  tiene 27,1 mil seguidores en su cuenta de Twitter. Su fama en las redes llegó de una forma muy poco comercial: analizar películas y pensar esta expresión artística, dialogar significados y visiones del mundo desde las obras del séptimo arte.

    Desde un anonimato propio de una ficción “Citric”  nos invita de forma didáctica a repensar directores clásicos, revisitar las obras que ya vimos nos hayan gustado o no, y sobre todo a concebir el cine como una fuente inagotable de belleza y cosmovisiones.

    Proponer un mes donde se estudia la filmografía completa de un director (sin importar la nota que puede tener cada película en portales como Rotten Tomatoes) nos invita a repasar y repensar la historia del cine, las reseñas de las novedades en cartelera. Nos permite tener una visión diferente a la de la academia de qué podría interesarnos ver entre los films que se estrenan cada año. Los análisis de escenas y conceptos realizados en “ A Sala Llena” y los debates que ocurren mezclando la charla amistosa con el conocimiento teórico en Krakozhia son parte del trabajo de Crítico Cítrico que además de compartir su pasión por el cine sirve para resolver las dudas y acrecentar las opciones de cientos de miles de usuarios que lo siguen.

    Es una mirada distinta dentro de las redes: recuerda y rescata la grandeza de los clásicos y busca la novedad evitando las modas para poder descubrir así una variedad de mundos que hacen más ricas e interesantes nuestras vidas.

    Pensar es parte  fundamental de la experiencia.

    ¿Qué películas sentís que fueron capitales a la hora de formar tu sensibilidad artística? ¿Hay alguna obra fuera del séptimo arte que haya colaborado mucho con esto?

    Es difícil definir en cuanto a títulos porque depende más de la conjunción de nombres que del nombre en sí, más allá de que, por supuesto, hay películas que te marcan a fuego. En lo personal, siempre menciono que obras como Taxi Driver, In the Mouth of Madness, The Graduate, Clerks y Pulp Fiction tuvieron una enorme implicancia en modificar ciertos aspectos de mi percepción sobre el cine, pero también lo han sido, en estos últimos años, películas de Alan Pakula, Billy Wilder, Michelangelo Antonioni, Costa Gavras, John Huston, Mario Bava, entre tantos otros. Por suerte la lista es infinita hasta el día de hoy, y cada película y/o cada director es un nuevo mundo en el que se puede ingresar, con reglas muy distintas, que pueden postular miradas opuestas a otros nombres, o formas de resolución más discutibles. Es inagotable, y se aprende hasta de los autores con los que uno no coincide. Casi te diría que ahí es donde más se aprende. En la distancia, o no sé si la distancia, sino en aquello que definís como “otredad”. Cuando entendés por qué te gusta lo que te gusta, porqué X película te genera rechazo, o porqué X película te resulta atractiva pero te hace ruido…. Cuando empezás a querer entender cómo funciona tu relación con el cine, siempre se va a estar más cerca de poder entender al cine, y de entenderse a uno mismo.

    Saliendo del cine, Seinfeld tuvo un gran impacto en mí. Lo sigue teniendo. Seinfeld y todo lo relacionado a ese tipo de humor. Creo que estaba en sexto grado de la primaria cuando empecé a verlo, quizás un año antes, pero esa serie me enseñó más sobre el mundo y la vida que cualquier escuela a la que haya ido.

    ¿Cuál es la importancia de la revisión y la relectura dentro del arte? ¿Y de pensar lo que consumimos?

    La revisión es fundamental porque es la que nos permite escaparnos de ese lugar nostálgico y romántico en que nos encierra la industria, los medios de comunicación, a veces el propio cine o la periferia de todo esto que estoy mencionando.

    El hecho de revisitar una película es replantearnos cosas a nosotros: En el acto de tomar un dvd o blu- ray de una película que no nos gustó y darle play se plantea un acto de autocrítica ya que nos acerca a la posibilidad de cambiar de opinión. En el caso de que la película nos haya gustado antes se expone si efectivamente la película nos pareció buena o fue un golpe de efecto.

    Por supuesto que para el análisis está prohibida la no-revisión ya que para analizar una película uno tiene que volver a verla así podrá identificar a qué apunta la película y cómo lo hace, qué propone, cómo ha sido filmada, qué discute, a qué se opone (la otredad) y qué solución plantea al conflicto, entiéndase la solución no como parte de la trama, sino la mirada del mundo que posee ya que por suerte el arte usa la trama para esconder montón de discusiones que le interesa poner arriba de la mesa (si las películas fueran solamente trama solo se podrían ver una vez). Esto es algo que no se tiene en cuenta muchas veces a la hora de analizar películas.

    Una de tus mayores reivindicaciones es para el cine de terror ¿Por qué se lo ha menospreciado tanto históricamente y qué te gustaría que la gente tenga en cuenta a la hora de pensar el género?

    El cine de terror tuvo siempre a la crítica del otro lado. Esto tiene que ver también con que se entiende al género como algo banal porque posee demonios, vampiros, zombies, hombres lobos y demás. Como si algo que no se puede percibir en la vida diaria fuera a significar que no se está discutiendo sobre lo que realmente importa cuando en realidad lo que hace el cine de terror es tomar esos personajes fantásticos, en algunos casos villanos, y cifrar dentro de ellos problemáticas que son cotidianas. Por ejemplo, los zombies en Night of Living Dead de George Romero que están atacando a un negro y a una mujer en una época cerca de la guerra de Vietnam donde los zombies simbolizan los soldados que van a realizar un acto sin siquiera pensar si eso está bien o mal. El cine de terror discute todo esto de forma más inteligente: no poniéndolo a la vista de todos y eso me parece mucho más inteligente que las películas dramáticas que vienen a cantarte la posta de forma alevosa.

    Hay que entender que siempre en el cine de terror hay una “otredad´” y en una buena película de terror siempre esa “otredad”, ese monstruo , ese villano, ese enemigo interior va a representar algo más. No es solo un vampiro o un Frankenstein. No solo es “eso” sino la significación de otra cosa. El trabajo del espectador activo es intentar decodificar qué significa eso y qué propone la película en ese aspecto.

    El cine de terror no genera miedos (como decía Wes Craven). Por lo general se entiende que uno ve una película de terror para asustarse y en realidad los miedos están en la sociedad  y el cine de terror los libera.

    Esto, como concepto, me parece maravilloso. Incluso uno saliendo de una película de terror sale más liberado, siente una descarga que no se siente en una película de otro género.

    Otra cosa que entiende el género es la importancia del elemento trágico: la muerte está a la vuelta de la esquina. Esto es algo que muchas películas ganadoras del Oscar no parecen entender o que incluso, cuando ponen a la muerte sobre el tapete, lo ponen con intenciones lacrimógenas, sobre actuadas y cercanos al golpe bajo. Algo de lo que el cine de terror suele alejarse aunque obviamente hay muchísimas excepciones a la regla.

    ¿Qué recomendarías que leyera o viera a alguien que quiere aprender más sobre teoría y crítica de cine?

    Recomiendo ver y volver a ver las películas que nos interesan, estudiar la forma y todo lo que mencionamos anteriormente. Estudiar a los directores en el sentido de ver toda su filmografía indiscriminadamente, sin importar lo que se dice de ellas, sin importar los puntajes que tengan en la web, las bases de datos y demás. Y si se quiere profundizar: estudiar cine, cosa de que haya un mayor sustento y haya más posibilidades de poder entender a la película técnicamente y de que incluso uno pueda pasar a la acción porque también invito a que cada uno se anime a llevarlo a la práctica ya que lo mejor es dominar el campo teórico y el práctico . En cuanto a maestros yo he tenido varios, pero siempre los que más destaco son Ángel Faretta, que es profesor y quizás el teórico más importante de Sudamérica, y Sebastian de Caro. De los profesores que he tenido son los dos que más me marcaron y me modificaron las forma de ver el cine y les estoy profundamente agradecido. Es importante destacar a todos los profesoras y profesoras que hayan marcado a quienes estén leyendo esta nota y que aporten en mayor o menor medida a modificar nuestra mirada del cine. Es muy importante estar agradecidos porque ese ida y vuelta, ese clic que se genera y del que uno aprende constantemente tiene que ser estimulado por alguien y eso siempre se debe destacar. Independientemente de lo que ocurra en el medio. Esto incluye a los profesores con los que uno pueda no coincidir porque ahí, en esa disyuntiva que te da vuelta, está lo más rico para aprender.

    ¿Qué es lo que más disfrutas de la experiencia de ir a una sala de cine?

    Absolutamente todo. Disfruto ir solo o acompañado, mirar la página y ver qué me ofrece, esperar la película. Disfruto ir de sorpresa en un tarde libre y ver qué me puedo llegar a encontrar, ver los posters de la cartelera en el frente del shopping o del propio cine o donde esté ubicada. Disfruto sacar y retirar la entrada, tener la posibilidad de elegir el asiento, sentarme en la butaca, ver los trailers. Disfruto el momento en que la película termina y suena la música. Ir a comer después o simplemente ir caminando hasta mi casa pensando lo buena o lo floja que fue la película  más allá del hecho de ver la película y apreciarla de la manera en la que fue pensada (lo cual no es algo menor sino lo más importante). Disfruto todo en el ritual de ir al cine que ofrece cosas que no pueden ofrecer lugares  sin la pantalla grande. Incluso con pantallas parecidas no está todo lo otro que rodea la experiencia de ir al cine y que es intransferible e intransmisible. Cualquiera que quiera vender que ver una película en tu casa es exactamente lo mismo que todo lo que detalle te está mintiendo. No se puede acomodar de otra manera.

    ¿Qué hace el crítico con las películas que no le gustan?

    Es difícil de decir porque yo no me considero crítico  (más allá de mi nombre en redes que viene por un juego de palabras para que dé vinculación entre esa palabra y el cine). Diría que hago críticas. Más allá de esa cuestión, hay distintos tipos de críticos y críticas. Lo que yo pienso es que lo primero que hay considerar de una película es tratar de entender qué es lo que está desarrollando y luego pasar al campo de nuestra subjetividad sobre aquello que plantea y cómo lo plantea. Primero hay que ser lo más objetivos posibles y hacer el trabajo de pensar cómo se quería plantear la película y recién abajo hacer nuestro desarrollo. Lo primero me parece fundamental. Entiendo que haya críticos que vean cercano al espectador estructurar una reseña poniendo una sinopsis y una opinión con adjetivos. A mí no me parece ni lo más remotamente cercano para tratar de entender a qué apuntaba la película. Por eso, no me parece importante si gustó o no la película y menos que menos la puntuación en esos términos.

    ¿Cuál es la principal diferencia del Hollywood clásico con el cine estadounidense mainstream actual?

    El Hollywood clásico funcionaba de manera tal que las cabezas de grupo (director, productor, guionista) estaban en sintonía. Podían tener sus diferencias, pero había grandes puntos en común porque el productor entendía de cine y todo lo que aportaba  era para el bien de la película. En ese sistema los directores tenían la seguridad de poder hacer varias películas (a veces dos por año o incluso más). En el Hollywood de hoy todo esto no existe porque los productores no vienen  del mundo del cine, sino de lugares como el emprendimiento o las gerencias por lo que el diálogo productor-director es muy distinto. Lo que un productor puede aportar a una película es de una calidad menor y obviamente los productores para evitarse problemas lo que hacen es contratar directores con pocas pretensiones, como para poder ir manejando todo en relación a lo que se esté hablando en el día a día. Por eso las películas tienen la durabilidad de un tweet o de un sketch de “Saturday Night Live” . También hay una gran diferencia en la calidad de los directores, sin menospreciar a los directores actuales, en el Hollywood clásico eran todos buenos fuesen de clase A o B  incluso el menor de ellos filmaba 100 películas y tenían un dominio de la narración que hoy es casi imposible de encontrar.

    ¿Cuál es tu opinión sobre los servicios de streaming? ¿Cuál sería su uso óptimo para vos?

    No estoy tan conforme con sus funciones. Entiendo que hoy por hoy es lo que más se utiliza y yo también lo utilizo, por supuesto, no estoy alejado de eso, pero veo que es más de lo mismo disfrazado de una manera más canchera. Tiene más que ver con un tema de estatus o de grupo. De no quedarse fuera de la conversación que de la búsqueda propia del cine.

    No entiendo a los servicios de streaming como una parte positiva del cine porque sus producciones se relacionan más con el efecto que la genuinidad.

    Por supuesto está el problema de sus catálogos (que no tiene nada de inocente). Borrar, como hace Netflix, 50 o 60 años de la historia del cine (al ofrecer pocas películas) dice algo: no le interesa y quiere hacer como que no existió y eso me parece ridículo.

    ¿Cuál es el espíritu que une Krakozhia?

    Krakozhia es un podcast de análisis de cine, se dedica básicamente a eso y es parte de su esencia, pero creo que también, así como en el cine y cualquier expresión artística, (sin ánimos de comparar o querer darle una magnitud artística al podcast) donde lo importante siempre es la forma, la importancia radica en la manera en podemos llegar a hacerlo desde un lugar mucho más lúdico, donde somos amigos y nos permitimos reírnos en episodios, donde a la vez hablamos de forma trabajada sobre las películas. Esa es nuestra forma de ser y de ver el cine y de encontrarle la vuelta a algo (el análisis del cine) que generalmente se vincula a palabras intelectuales y enmarcarlo de forma más amena para el oyente sin que necesiten saber absolutamente todo sobre cine.

    ¿Sentís en la docencia y la crítica  tu vocación?

    Me siento muy cómodo en la docencia, no se si es mi vocación, pero me gusta mucho. Me gusta mucho dar y preparar las clases, intercambiar opiniones con alumnos. Es algo que me hace bien y quiero seguir haciendo. Siento que estoy todavía en la búsqueda de mi profesión y que intento hacer lo que me gusta y con lo que me siento bien. No me gusta ponerme etiquetas.

    Latest Posts

    no te lo pierdas

    newsletter

    Suscribite al newsletter de G7 y recibí todas nuestras novedades