Citizen Kane. Corazones Solitarios

En su debut cinematográfico, Welles reconstruye fragmentos de la vida y el legado de un exitoso empresario de los medios Charles Foster Kane (un personaje cuya caracterización y vida se basó parcialmente en elementos de las historias reales de los magnates más importantes del periodismo estadounidense William Hearst y Joseph Pulitzer) que tras su muerte dejó un misterio casi imposible de resolver.

Los clásicos son aquellas marcas de la cultura cuya calidad no se ve debilitada por el tiempo. Puede oscurecer un poco su nombre a las audiencias más jóvenes pero su legado para quienes quieran investigar estará intacto. Clásico es el adjetivo perfecto para describir la experiencia de ver Ciudadano Kane. No solo la narración del guión o el lenguaje cinematográfico transcurren a la mejor manera del cine de la edad de oro de Hollywood sino que la historia que presenta elementos tan universales que pueden hallarse no sólo en trabajos contemporáneos sino en la vida real a lo largo de la historia.

Charles Foster Kane (interpretado por un enorme Orson Welles) es una construcción de anti héroe nostálgico de carácter soberbio, amoral y autoritario cuyo dolor interno no puede más que conmovernos hasta los cimientos.

Lo mágico de la película transcurre en la sorpresa de su proceso catártico: Kane se nos introduce como un personaje extraordinario y cuyo exitoso es digno solo de los sueños de la mayoría de la audiencia, un multimillonario dueño de los medios de comunicación más influyentes de los Estados Unidos de América de la entreguerra cuya figura compone a uno de los individuos más famosos de su país, aún así la soledad y la infelicidad lo acompañan con un deseo profundo y exclusivo de ser amado.

En los primeros mitos del largometraje lo observamos en su lecho de muerte, su introducción son los últimos minutos de su existencia terrenal, todo lo que sabremos de él después lo haremos a partir de los relatos de unos pocos allegados suyos que reconstruirán sus experiencias e irónicamente su cariño en base a él.

Esta sesión de flashbacks nos permitirá adentrarnos en una psiquis exquisita de un hombre nacido en la pobreza que tras una vida durísima desde lo afectivo se convertirá en un estandarte del sueño americano, que paradójicamente lo alejara de su verdadero deseo.

Kane estructurara su vida entorno a una ansia existencial temprana: la necesidad de cariño que se le ve negada por unos padres que poco pueden hacer por él. A partir de ahí todo logro quedará enano ante esa urgencia.

El público podrá poner su foco proprio ante las escenas que vislumbran pero creo que la mayoría de la gente se podrá identificar como algo tan simple como anhelar un poco de cariño de alguien que nos importa.

Varias figuras pasarán por la vida de personaje y le darán una chance para satisfacer su anhelo, pero casi de forma de crónica la conclusión no será satisfactoria para ninguno de los involucrados derivando así en su triste conclusión.

La película es una obra capital a la que nos conviene acercarnos siempre que podamos para entender lo que mora en el reino de la soledad.

 

Sin comentarios aún

Leave a Reply

Your email address will not be published.