5 preguntas en cuarentena con Virginia Da Cunha

 ¿Cómo estás viviendo el aislamiento?
Lo estoy viviendo en una casa en Mendoza. Justo estaba aquí por trabajo y motivos personales, y  cuando sentí que la situación en Buenos Aires se estaba poniendo tensa, decidí quedarme y a los días dictaron la cuarentena. Estoy hace un mes y medio y profundamente agradecida. Mi «quédate en casa» es estar en la naturaleza. Siempre me costó vivir en la ciudad y por eso viajaba mucho a lugares como este, soñaba con vivir así. Tengo mi huerta, cocino, duermo profundo, hago yoga entre árboles, compongo canciones y toco la guitarra descalza rodeada de sol y pajaritos. Tengo solo 8 prendas de ropa así que vivo de uniforme y eso también ha simplificado mucho mis días.

Siento que este aislamiento es algo positivo y necesario para el planeta y los seres humanos. Así como es necesario que se derrumben muchas viejas estructuras. Desde los dogmas religiosos, los sistemas políticos y financieros, la desigualdad entre razas y sexos, la explotación de nuestros recursos naturales priorizando siempre el dinero. Si no aprendemos con esto, no aprendemos más. Deseo que cada uno pueda enfrentarse a sí mismo en esta soledad y escuchar su corazón, discernir aquello que verdaderamente lo hace feliz, replantearse dónde quiere vivir, cómo quiere repartir su tiempo y pueda renacer. Confío en esta nueva era y el dolor será muy grande para los que se resistan.

Además de la gente que te acompaña en el encierro, nombra a 4 personas o personajes con los que te hubiese gustado estar en cuarentena.
Mi mamá que quedó sola en Buenos Aires. Bob Marley para que me acompañe con la guitarra y me comparta su sabia filosofía, y alguna chamana y buena masajista que me enseñe del poder sanador de las hiervas y las plantas que me rodean.

¿Cuál es tu serie favorita, en este momento, en cuarentena?
Ya me vi Poco Ortodoxa, Los Caballeros del Juego, La Casa de Papel y ahora estoy con Retame. Poco Ortodoxa me pareció la mejor hasta ahora aunque todas me gustaron.

Supongamos que ya consumiste todas las series de Netflix, de Amazon Prime… toca jugar juegos de mesa. ¿Cuál elegis? ¿Por qué?
Vengo jugando desde el principio al Burako, la escoba del 15 y el truco. Hay un TEG, pero detesto ese juego. Por suerte hay también pelota de fútbol y sale un fútbol tenis cada tanto.

Poniéndonos serios, ¿Cómo crees que esta situación te afectará individualmente? ¿Y cómo afectará en los vínculos?
Mis ganas de vivir en la naturaleza ya no se negociarán; saldré menos… me di cuenta que la intensa vida social que llevaba me quitaba mucha claridad y energía. Hoy me siento más sana y en armonía como nunca, inspirada. Al estar mejor alimentada en lo espiritual y  material, me relaciono mucho mejor con las personas. No quiero perderlo, no voy a volver a distraerme después de esto. En resumen, siento que este es mi hogar y aquí quiero quedarme. Así que cuando esto pase, haré nuevos amigos mendocinos, tendré un nuevo barrio, trabajaré con la música, o en la televisión o dirigiendo un espacio como el que estoy, donde las personas desarrollen herramientas de una nueva era que tenga a la naturaleza y la felicidad personal de protagonista.  

Los vínculos cambiarán si las personas toman esta oportunidad y cambian en su interior. Como es adentro es afuera. Si cada uno vuelve a conectar con su propia naturaleza que es el amor, Todos seremos Uno. Si las parejas dejan de culparse y asume cada uno la responsabilidad de su sombra, se harán mas fuertes, otras podrán ver que no tienen nada esencial en común y se separarán. Los vínculos serán menos y más profundos. Cuando uno vive distraído se vincula por interés o por inercia, no por verdadera conexión, construcción. Gracias a esta pandemia las distracciones están perdiendo sus máscaras. Estamos rendidos, es momento de morir y resucitar, ¡a elevarse!

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.