De un día para otro, la marca que históricamente te invitaba a disfrutar del sabor del encuentro, ahora te decía que te quedes en tu casa, que no te encuentres. Los equipos creativos daban marcha atrás a los spots tradicionales, y los equipos se preparaban para transformar la materia prima en pan; y donar agua, alcohol en gel y máscaras faciales, entre otras acciones.

Según Paula Marconi, VP de Marketing de la compañía, fue un año difícil a nivel global y obviamente la empresa no estuvo al margen. “Todos supimos intuitivamente que era el año de hacer, aportar y no mirarse el ombligo”, destacaba la vocera, quien se muestra orgullosa de todo lo hecho y lo logrado como marca.

Paula Marconi ingresó a la Cervecería y Maltería Quilmes hace cuatro años. En un primer momento se desempeñó como directora de la marca Brahma. Luego, en 2019, asumió la responsabilidad de liderar la operación de draftLine, el estudio creativo in-house de la compañía, y a finales de ese mismo año, pasó a ocupar el cargo de Vicepresidenta de Marketing. Si bien no siente que el hecho de ser mujer le haya dificultado su carrera, es consciente de las desigualdades que existen en términos de género, no solo en la industria publicitaria, sino en todas. “Nos debemos hacer todo lo que haya que hacer para cambiar eso”, remarca. 

Es un año especial para todos, pero además la empresa está cumpliendo 130 años ¿Cómo ha transcurrido este año? ¿Dónde se ha puesto en términos de mensajes, contenidos, comunicación?

Nos imaginábamos un festejo a lo grande, pero el contexto cambió todos los planes. 

¿Cuál sentís que ha sido el rol de la comunicación en tiempos de confinamiento, de crisis sanitaria, de crisis social?

A muchas marcas las atravesó el contexto y debieron poner en el centro a las personas. Todos supimos intuitivamente que era el año de hacer, aportar y no mirarse el ombligo. 

En lo personal, ¿Cómo es liderar en una empresa como Quilmes siendo mujer?

Es una responsabilidad enorme. Quilmes como compañía, es icónica, no sólo por su historia sino por el compromiso que asume con la comunidad. El hecho de que sea una de las marcas más prestigiosas y tan ligadas al “ser argentino”, implica un nivel de responsabilidad muy grande. 

¿Sentiste alguna vez un impedimento en tu profesión por el hecho de ser mujer?

Es innegable que la desigualdad de género es una realidad muy concreta en la industria de la que somos parte y en tantas otras. Como profesionales, nos debemos hacer todo lo que haya que hacer para cambiar eso. 

¿Cómo ha sido liderar en este contexto? ¿Con qué desafíos se han enfrentado?

La imposibilidad de estar todos juntos como equipo me afectó un montón, pero los principales desafíos fueron dos. El primero, contar con la cintura para soltar rápidamente todo lo que tenías planeado. El segundo, no olvidar que los equipos estaban en sus casas conjugando el trabajo con otras mil cosas más. 

Lee, escuchá y disfrutá la nota completa en la edición #141.