Se la puede ver y escuchar en más de 1200 películas y 200 canciones, y ha sabido mantener un lugar especial en la cultura popular. Por eso, cuando el 12 de junio de 1996 Ford anunció el cese de su producción, clientes e incluso colaboradores de la compañía recibieron la noticia con tristeza. Sí, todo eso genera Bronco. Y todo eso fue también lo que motivó a planificar su regreso 25 años después.  

Bronco fue la marca que inauguró el segmento de los SUVs en 1966 a nivel mundial y cada una de sus seis generaciones mantiene un fuerte vínculo con su contexto sociohistórico. 

Las primeras versiones (1966-73) tuvieron su antecedente en la posguerra y en la necesidad de las personas de tener un vehículo todoterreno pero que, a su vez, fuera cómodo, espacioso y versátil para realizar distintas actividades: desde un paseo familiar hasta un trabajo en el campo. 

A partir de allí, su evolución estuvo marcada por los usos de la época, el estilo de vida de sus clientes, momentos históricos como la visita de Juan Pablo II a Estados Unidos que obligó a transformar una de las ediciones de 1978 en el “Papa móvil”, diversos contextos económicos, y cambios coyunturales mundiales. 

En sus 31 años de vida, se construyeron 1.148.926 Bronco. Pero lo más importante no es el caudal de vehículos que salió al mercado, sino cómo la marca fue y es parte de la vida de las personas. Bronco se convirtió en una expresión de culto y en un estilo de vida, que pondera la libertad de llegar a cualquier lugar, en cualquier momento. 

Primera generación: nace Bronco, nace una nueva forma de moverse 

El Ford Bronco se presentó formalmente en 1965. Donald Frey, en ese entonces vicepresidente de Ford y gerente general de producto y creador también del Mustang, introdujo la nueva línea luego de más de dos años de desarrollo junto a un equipo de colaboradores. La investigación previa incluyó un estudio realizado por la compañía entre clientes y usuarios de Jeep para entender cuáles eran sus experiencias. El relevamiento llegó al área de planeamiento de Ford, el cual, una semana después, elaboró otro memo con el título “1966 G.O.A.T.”, en alusión a la creación de un vehículo que pueda atravesar cualquier terreno (Goes Over Any Terrain). 

Los primeros borradores de Bronco datan del 24 de julio de 1963 y fueron realizados por McKinley Thompson, el primer diseñador afroamericano de la compañía. En 1965 se presentaron oficialmente los primeros tres modelos: Roadster (sin techo), Sports Utility (Utilitario deportivo) con caja y Wagon (dos puertas, cola larga y techo completo); este último fue el modelo más popular. Lo que destacó a esta generación por sobre otros modelos disponibles en el mercado en ese momento fue la posibilidad de “customización” casi infinita de los vehículos. Bronco se transformó en un vehículo que sus usuarios podían modificar según su estilo de vida: podía ser la opción perfecta para andar por la ciudad o un vehículo off-road capaz de competir en la carrera Baja 1000. 

Segunda generación: más espacio y un hit en ventas 

La Bronco 1978 se rediseñó por completo para ofrecer una gran capacidad off-road y rendimiento en ruta. Su plataforma se basaba en la utilizada para la Serie F e incrementaba la longitud y el ancho del vehículo para ofrecer un andar “más suave” con mayor comodidad para sus usuarios. Incluía, además, dos motores V-8 y, por primera vez, no ofrecía la opción V-6. 

Además, este modelo ofrecía como opciones dos funcionalidades inéditas hasta el momento: aire acondicionado y radio AM/FM. Esta generación fue un éxito en ventas con más de 180.000 unidades vendidas en sus primeros dos años. Y como dato de color, tres vehículos de ese lote se transformaron especialmente para la visita de Juan Pablo II a Estados Unidos el 7 de octubre de 1979. 

Tercera generación: 2 versiones, liviana y eficiente 

Para lograr un modelo más aerodinámico en su andar y eficiente en su consumo, Ford rediseñó la generación de Bronco de 1980-86 y la hizo más pequeña, liviana y con dos motores, V-6 y V-8. Basada en la plataforma más corta de la F-150, esta versión también fue la primera en ofrecer suspensión delantera independiente (un sistema patentado por Ford en 1976) en reemplazo de la monobrazo delantera. 

Tres años después de su debut, en marzo de 1983, se presenta la Bronco II como el modelo 1984. Fue la versión pequeña de la Bronco, fabricada sobre la plataforma de la Ranger en la planta de Louisville, y ofreció cuatro opciones de motor V-6. En 1985, fue el turno de una nueva Bronco con el paquete especial Eddie Bauer: un diseño con un tratamiento de pintura especial y líneas marcadas. Luego de 1990 la Bronco II fue discontinuada y la nueva Explorer ocupó su segmento. 

Cuarta generación: diseño moderno, aerodinámico y ediciones especiales 

La generación que abarca las ediciones de 1987 a 1991 fue rediseñada con un concepto aerodinámico en el frente e incluyó una variedad de funcionalidades modernas: la inyección electrónica de combustible, los frenos traseros antibloqueo y, después de 1988, dos transmisiones manuales de cinco velocidades. 

En su 25° aniversario, Ford ofreció una edición especial en rojo y asientos de cuero negros. Otro de sus paquetes especiales fue el Nite edition, una versión toda en negro con una línea al costado que solo estaba disponible en un azul claro (Aegean Blue) o rosa (Azalea Pink).

Quinta generación: la edición final (por un tiempo) 

La última versión – antes de su vuelta en 2021 – fue reconocida y presentada como la más “inteligente” de todas. El SUV producido entre 1992 y 1996 incluyó funcionalidades de vanguardia como airbags a los costados del asiento del conductor, sistemas de cinturón de seguridad de tres puntos y, para 1994, un sistema de aire acondicionado con refrigeración libre de clorofluorocarbonos (CFCs, de acuerdo a sus siglas en inglés). La última salió de la línea de ensamblaje de la planta de Michigan el 12 de junio de 1996. Sin embargo, Bronco quedó en la mente y en el corazón de sus usuarios que la siguieron venerando a través de clubes de culto y comunidades de fanáticos apasionados por la aventura al aire libre. 

25 años: la vuelta 

Unidos por esa pasión, una comunidad de entusiastas y un equipo de 20 empleados de la marca, los “Bronco Underground”, trabajaron en secreto en sus ratos libres, para pensar cómo traer de regreso a este ícono de la aventura y hacer del sueño una realidad. Un regreso del que también Argentina es testigo. 

Si bien en 2017 fue preanunciada en NAIAS, el salón del automóvil de Estados Unidos, fue recién tres años después que Ford mostró la nueva generación a nivel global: tres modelos, de dos y cuatro puertas más una versión Sport, con las prestaciones más avanzadas para un rendimiento off-road supremo, y los estándares más avanzados de tecnología y asistencia a la conducción. 

Hoy Bronco está de vuelta para mantener el legado de un vehículo icónico y llevar la aventura de sus clientes aún más lejos. El escenario actual nos desafía, impone nuevas reglas, nos obliga a reinventarnos, a innovar, pero nunca a bajar los brazos. 

Ahora sí, estamos listos para sumergirnos en los terrenos más diversos y extremos; atravesar playas, médanos, bosques y campos; y recorrer rutas que nos lleven a ser parte de las mejores experiencias. Sin importar cuál sea el final. Siempre a bordo de una Ford Bronco Sport. Bienvenidos, nuevamente, a la aventura.

Disfrutá la nota completa en la edición #142.