“Paraíso”, un corto argentino protagonista del Paris Fashion Week

Mamá Húngara, la productora audiovisual multidisciplinaria liderada por una nueva generación de talentosos productores, directores y artistas llevó adelante la producción del corto, bajo la dirección de Hernán Corera.

0
220
Paraiso

El cortometraje muestra la colección otoño invierno del diseñador Juan Hernández Daels en uno de los eventos de moda más importantes del mundo.

DAELS es una marca de prêt-à-porter que pone en tensión la herencia belga-argentina de su creador Juan Hernández Daels. Valorando las tradiciones y materiales autóctonos de Argentina en una estética de vanguardia que viene de la real academia de Amberes.

Mediante una experimentación conceptual de las tipologías y materiales se deconstruye el equilibrio de las siluetas mediante un homenaje a la sastrería y al indumento masculino deconstruido. La propuesta incluye guiños a la vestimenta tradicional gauchesca en clave satírica modernizando la tradición de las boleadoras, rastras y pantalones de gaucho, que se fusionan con el caos urbano y ecléctico de Buenos Aires, y se busca dar valor real a la multiplicidad de referencias multiculturales que Argentina constituye más allá del imaginario único del gaucho y la pampa.

El universo de marca incluye referencias a la cultura pop argentina y al kitsch, como Maradona, o sus cultos apócrifos como “Gauchito Gil” o Santa Gilda, aspectos típicos de la superposición cultural de América Latina donde los cultos indígenas se encontraron con la liturgia cristiana.

“Queremos destacar y enriquecer las tradiciones argentinas, materiales y atuendos típicos de la cultura gaucha y pampeana, pero con un espíritu satírico, no solemne o costumbrista, urbano y juvenil”, detalla el diseñador. “Creemos que Argentina es mucho más que la caricatura de un gaucho y un caballo, tenemos múltiples capas de influencias asombrosas e híbridas que van muy atrás, desde culturas ancestrales hasta influencias inmigrantes italianas y españolas que hacen que nuestra cultura sea rica y ecléctica”.

“Nuestro logo es un caballo pixelado, nos dimos cuenta que la chakana (cruz de los andes que fue heredada por los gauchos en sus motivos ornamentales de tejido y textiles) realmente se parece al pixel”, sigue. “La rigidez sastrera proviene de la escuela belga, creemos que la mujer no necesita usar vestidos de flores para ser femenina o sensual. En realidad, sentimos que mucha de nuestra ropa no tiene género y que los hombres también podrían usarla”.

“Paraíso fue una oportunidad para construir un tándem creativo junto a una marca argentina con fuerte presencia internacional en la industria de la moda. Nuestra productora tiene una búsqueda creativa y artística muy sólida y a través de esta colaboración quisimos generar una historia que pudiera traducir la identidad que Sadaels desarrolla en la última temporada. Siempre es motivador poder colaborar con una marca abierta a experimentar y filmar otro tipo de películas” comenta Juan Saravia, fundador y productor ejecutivo de Mamá Húngara.

La colección

La colección llamada “Sincrético” parte del concepto de la doble herencia cultural antagonista a la vez belga y argentina de la marca que chocan y la definen convirtiéndose en su riqueza. Esta tensión tiene como objetivo deconstruir, repensar y dar valor a las raíces del país.

El uso de los cueros es central en esta colección en contrapunto con el uso del látex y materiales vinílicos. El cuero se trabajó de modos no convencionales: macramé trenzado en accesorios o piezas que se encuentran entre la indumentaria y la marroquinería. Estos accesorios llamados “sadaels” parten de una reflexión sobre el vestir femenino y la ausencia, desde la construcción, de la capacidad de portar sin necesidad de una cartera o accesorio extra. Además del cuero las novedades se presentan en neoprenes, poplins de algodón y sedas italianas. La paleta de colores recorre el negro rosa blanco, beige, rosa, negro y rojo.

La obra

“Paraíso” intenta reflejar esa esencia. Una colaboración multidisciplinaria, la segunda entre Corera y Sadaels, que busca reforzar el concepto del surrealismo criollo, ya presente en el film anterior “Un Amor Verdadero”.

Una fábula rural en la cual dos equipos femeninos se disputan la victoria de un partido de bochas dentro de una capilla. Asistidas por avatares mágicos buscan torcer su fortuna hasta que un canto misterioso irrumpe la definición del partido.

Guiadas por la voz, jugadoras y espectadores, abandonan la partida para asistir a una bucólica escena de canto y laúd entre Virginia Correa Dupuy y Vida Spinetta interpretando “En que nos parecemos”, canción del folklore español que popularizó Maria Elena Walsh en 1958. El corto cuenta también con la presencia de Fabian Serna, Campeón de Malambo en Laborde 2020.

Un corto caracterizado por una deuda al realismo mágico latinoamericano y un enrarecimiento estético basado en un eclecticismo que es muy propio de nuestro país.