“Bitcoin es una herramienta de empoderamiento e inclusión”

Daiana Gómez Banegas es Legaltech en Signatura y Project Manager en ONG Bitcoin Argentina. Desde ese lugar promueve proyectos de innovación que tengan un impacto social con el fin de construir un futuro mejor para todos.

Primero, ¿qué es una criptomoneda?

Es una representación digital de valor, que utiliza la criptografía para dotar de seguridad a las transacciones y operaciones de intercambio que se hacen con esas unidades de valor. La primera criptomoneda es Bitcoin. Bitcoin es tecnología OPEN SOURCE, de código abierto y esto posibilitó que aparecieran otras monedas inspiradas en el protocolo original de Bitcoin pero no necesariamente con las mismas prestaciones. Bitcoin tiene notas que la distinguen de las otras monedas como su descentralización tecnológica (tanto en software como en hardware) y comunitaria, funciona a través de mecanismos de consenso entre quienes participan de la red, cuyo modelo de emisión monetaria  y cantidad total de existencias está determinado por el software, sabemos que va haber solo 21 Millones  de bitcoins y que el último Satoshi (unidad mínima de Bitcoin, que lleva ese nombre por el pseudónimo de su creador o creadores Satoshi Nakamoto) va ser emitido en 2144. 

¿Cómo se puede empezar en el mundo cripto?
Informándote, la primera regla es que estamos ante un activo nuevo y riesgoso que combina dos aspectos que suelen parecer fáciles, pero sobre los que tenemos poca información, el mundo del dinero y el mundo de la tecnología. Esto no significa que debemos tener miedo o que es privativo para empezar, simplemente es un mundo al que hay que entrar con cuidado, desde ya recomiendo las charlas introductorias  gratuitas de la ONG Bitcoin Argentina, como un buen primer paso.

Además de la formación, si vamos a lo práctico los primeros pasos son :

  1. Buscar un lugar o persona de confianza Identificar dónde voy adquirir mis Bitcoins, existen redes de intercambio Persona a Persona y también empresas que proveen el servicio de liquidez, estas empresas se conocen como exchanges o casas de cambio, debo registrarme en sus plataformas, contar con una cuenta bancaria y hacer todo el proceso de validación de identidad. Si en cambio, obtengo mis monedas de un particular o por intercambio de trabajo u otra contraprestación, puedo prescindir de brindar información personal
  2. Debo contar con una billetera digital (wallet) que básicamente es una app que puedo descargar del  play store del celular, o , un dispositivo físico (hardwallet) para visualizar y tener acceso a mis unidades de Bitcoin.
  3. Es muy, importante, imprescindible, indispensable hacer un correcto backup de la información de acceso y lsa “seeds” o palabras claves de estas aplicaciones. Literalmente son la llave de mis Bitcoins, si el usuarios no tiene este back up bien hecho, puede perder todos sus activos y no hay nada que ninguna empresa pueda hacer al respecto. En Bitcoin somos nuestro propio banco y eso implica mucha independencia pero más responsabilidad.
  4. Recordar siempre: Bitcoin no promete rentas fijas, no asegura un sistema de retornos, no funciona en base a una red de referidos, no hay ganancias por sumar más gente, no tiene un monto mínimo de ingreso y no hay una penalización o castigo por “salir de bitcoin” , no obliga ni condiciona a una xxx permanencia.  Si se advierten pérdidas o ganancias respecto al momento en el que adquirí mis unidades de Bitcoin se debe a una diferencia en la cotización y no a un “castigo” por el retiro. Si alguien les ofrece participar de algún proyecto que los condiciona en alguna de las formas que describimos en este punto, probablemente estén ante una estafa.

¿Qué ventajas tienen?
La ONG internacional Human Right Foundation define Bitcoin como “La” herramienta en defensa de los Derechos humanos y la opresión estatal. Representa ventajas respecto al sistema financiero tradicional en cuanto a su privacidad, a su libre acceso y a su resistencia censura. No es casual que los países que tienen mayor adopción sean países como Venezuela, Argentina, Senegal y Angola donde existe fuerte inestabilidad económica y las poblaciones sufren con frecuencia los flagelos de la devaluación inflación, sobre emisión monetaria, restricciones al libre intercambio y persecuciones políticas.

El bitcoin Representa ventajas respecto al sistema financiero tradicional en cuanto a su privacidad, a su libre acceso y a su resistencia censura.

En estos contextos de crisis global al que la pandemia nos expuso brutalmente, estos fenómenos que macroeconómicos y financieros que parecían exclusivos de países periféricos como el nuestro, pasaron estar en el centro de la escena internacional  y vemos por ejemplo como USA incrementó su emisión monetaria  (aumentó la cantidad de dólares a nivel global) en un histórico 20% para hacer frente a los gastos locales y medidas que se requerían para contener la la crisis sanitaria, algo similar se dio con el Banco Europeo y múltiples bancos centrales alrededor del mundo. Ante ese contexto en el cual las monedas “fuertes” pierden su lugar como reserva de valor  ¿Cómo no puede ser una ventaja contar con un activo escaso, de emisión controlada, sin dueño y que puede ser intercambiada sin restricciones en el entorno digital?

Bitcoin es una infraestructura descentralizada que opera 24/7 sin necesidad de un tercero de confianza (banco, tarjeta de crédito, o institución financiera que apruebe, autorice o audite las transacciones. Es digital, es programable, fraccionable, altamente líquida e intercambiable más allá de cualquier frontera territorial.

Por otra parte, digámoslo todo, ninguna de estas ventajas se aprecia a simple vista probablemente cualquier usuario nuevo ve su wallet de Bitcoin y no encuentre grandes diferencias con su app del banco o de otros servicios de pago. La clave aquí está en entender el cambio de paradigma que representa tener la soberanía y custodia de nuestro dinero.

Es digital, es programable, fraccionable, altamente líquida e intercambiable más allá de cualquier frontera territorial

¿Por qué crees que cada vez más mujeres se interesan por las criptomonedas?
Las criptomonedas representan una nueva herramienta financiera que no responde a las barreras de los sistemas financieros tradicionales. Según estudios del Banco Mundial y el banco interamericano  en 2016 cerca del 60% de la población en América latina no accedía al sistema financiero tradicional, esto implica la posibilidad de acceder a créditos, financiamiento, garantías o incluso ahorro. Si bien estas cifras se han reducido significativamente en los últimos años apuntaladas en acciones como las ayudas sociales a través de tarjeta de débito entre otras lo cierto es que esto no ha implicado una mejora en el uso de los instrumentos de financieros tales como plazos fijos, además lejos de ser un problema exclusivo de los sectores vulnerables la brecha entre quienes tienen al menos una cuenta bancaria alcanza casi  un 20% en los sectores sin programas sociales o previsionales.

En tarjetas de crédito, el instrumento de financiamiento más utilizado, la diferencia entre el saldo promedio de hombres y mujeres alcanzaba el 30% en favor de los hombres. En materia de ahorro, aunque las mujeres tienen una mayor propensión a esa práctica y asumen menos riesgos en el manejo del dinero, son más los varones que ahorran (32% frente a 26%), lo que puede indicar una menor capacidad femenina en cuanto a disponibilidad de recursos.

En este contexto en el que hablamos de barreras muy básicas de acceso al sistema como la falta de un impuesto o servicio a nuestro nombre, imposibilidad de acreditar domicilio, trabajo doméstico o precarizado que me impide demostrar origen de fondos o capacidad de pago y generar reputación crediticia.  Las criptomonedas en cambio no responden a estas barreras tradicionales y representan una herramienta más democrática y plural no solo de resguardar activos, sino de intercambiarlos, sin necesidad.

¿En qué sentido es posible pensar que empoderan a las mujeres?
Bitcoin en sí misma es una herramienta de empoderamiento e inclusión nacida de las periferias de internet. Tenemos una infraestructura de confianza e intercambio de valor que no distingue de edad, sexo, raza o religión y el contar con una infraestructura de confianza más allá de las instituciones que tradicionalmente fueron autoridad en materia de intercambio de valor, es contar con una herramienta superadora de los principios y requisitos que esas instituciones (bancos, financieras, tarjetas de crédito) proponen como parte de un sistema que hasta aquí a generado múltiples barreras de acceso por ejemplo para las mujeres.

Por otro lado, hay personas Como “lady Bitcoin” del Bitcoin center en Sudáfrica que describe Bitcoin como “amor” y es enfática al resaltar que hay algo en el anonimato de la red que a ella le permitió recibir donaciones para sus proyectos humanitarios sin sentir que por ello los donantes querían volverse sus dueños.

¿Qué sentís que falta para que la inclusión financiera de las mujeres siga evolucionando?
Creo que falta hablar de inclusión en un sentido amplio y profundo, animarse a hablar de la desigualdad, Bitcoin no distingue de género. pero la desigualdad sí lo hace, y de lo transversal de esta problemática en todos los sectores sociales. Cuando hablamos que 7/1 mujeres sufre algún tipo de violencia financiera o control sobre su patrimonio, hablamos de que hay un 70% de mujeres que quizás no tuvieron la suficiente formación en lo básico que requiere sus finanzas personales, hablamos de problemas de libertades coartadas y futuros condicionados sólo por desconocimiento de herramientas adecuadas para defenderlos.

Por otro lado, las poblaciones marginalizadas presentan problemáticas específicas respectos a las posibilidades de acceso al hardware. ¿Cuántos celulares hay por grupo familiar? ¿Qué modelo tiene la madre? Hay estudios que muestran que las madres suelen heredar los modelos de recambio del hijo mayor o del padre de familia que siempre son modelos con menor capacidad de almacenamiento y eficacia que el de los miembros varones, estos cuadros se vieron drásticamente evidenciados en la pandemia donde además las madres cedían el uso del teléfono en función de los requerimientos escolares o entretenimiento de los más pequeños.

Datos ¿Qué costo se paga por el consumo de datos? ¿Cuánto pagan quienes más necesitan justamente valerse de estas herramientas para integrarse? En algunos países de África por ejemplo el costo por algo similar a lo que es una tarjeta prepaga ronda los 4 dólares para un día de conectividad, lo que representa aquí casi un plan básico mensual (lady Bitcoin- Satoshi center).

Es importante reparar en que, si bien el mundo Fintech y en particular cripto representan una opción mucho más democrática y plural que la banca tradicional en términos de inclusión financiera y acceso a la riqueza, no estemos creando una tecnocracia o nuevas barreras de acceso. Es decir, ahora no solo debemos ir por la alfabetización financiera, debemos pensar también la alfabetización digital, en la adopción. La idea es abrir nuevos horizontes no crear nuevas fronteras

no solo debemos ir por la alfabetización financiera, debemos pensar también la alfabetización digital, en la adopción

¿Cómo se posiciona Argentina al respecto?
Argentina tiene datos promisorios. Si bien nos faltan estadísticas, (porque faltan políticas sectoriales serias) lo cierto es que actualmente el ecosistema cuenta con gran presencia femenina, los exchanges o casas de cambio han incrementado su cantidad de usuarias y a nivel tercer sector debemos decir desde la ONG que entre un 85 y 98% de las personas usuarias de nuestros proyectos sociales son Mujeres.

Creo que aunque más mujeres se interesen no estamos aún en una etapa donde más mujeres se involucren profundamente, se atrevan a tomar riesgos o hacerse de las herramientas del mundo crypto como una herramienta para su crecimiento patrimonial. En Australia, por ejemplo, durante el último año (pandemia) se vio un crecimiento de la cantidad de usuarias  mayores de años con montos y movimientos iguales o superiores a sus pares masculinos. En Argentina estamos lejos de tener señoras jubiladas con ingresos pasivos que puedan “animarse” arriesgar en crypto.

¿Qué se podría hacer para revertirlo?
Educación, educación, educación, hablar del tema y exponerlo entre pares. Políticas focalizadas a nivel público y estrategias empresariales serias porque se están perdiendo un sector del mercado enorme, que vayan más allá de un sector rosa y descuentos en la peluquería como hacen hoy algunos bancos.