:: PERSONAJES
11/12/2016

Valentín Grimaldi. El bad boy del food styling.

Valentín Grimaldi es una de las personas más amigables del planeta. Sencillo, feliz y conversador, hace de su trabajo un arte. Sus manos hacen unos platos riquísimos en sabor y maravillosos a la vista. Le gusta disfrutar de todo lo que logró. Valentín está casado con Celeste Uría, una de las maquilladoras más solicitadas de este país y junto a ella tienen dos hijos a quienes les enseñan lo mas lindo de la vida, que es vivirla. No se enceguece con el éxito porque sabe que su realidad es cuando llega a su casa y están sus hijos y su mujer con una sonrisa. Admira lo básico y adora a sus hermanos. Valentín es un genio del backstage porque tiene muy claro que su frontstage es su familia, y no necesita más.

Valentín Grimaldi

Valentín Grimaldi

¿Qué es ser food styler?
El food styling es considerado un arte que consiste en realizar, diseñar y disponer diferentes alimentos frente a una cámara y que demuestren ser apetitosos visualmente. Además de necesitar los conocimientos necesarios a la hora de cómo cocinarlos, se requiere control sobre la composición, iluminación y dominio del color.
 Con cada cliente se trabaja distinto y a medida que te van conociendo van confiando un poco más en vos, pero algunos clientes te piden que prepares desde la receta hasta cómo acomodar los alimentos, mientras que otros vienen hasta con la vajilla que tenés que usar para la foto.

¿Por qué es tan difícil que te sirvan un plato como se ve en la foto? Por ejemplo, las comidas rápidas.
El food stylist se ocupa de montar un plato para una imagen estática, como una modelo en una campaña de moda, nunca van a mostrar si tiene celulitis. Se hacen muchas pruebas hasta lograr que el food stylist y el fotógrafo estén de acuerdo en que esa es la mejor imagen posible. La comida entra primero por los ojos, ese es nuestro principal objetivo. Y un poco por lo que comentaba de los detalles que se tiene a la hora de fotografiar un plato. Para hacer la toma de un sándwich podemos llegar a estar varias horas, el cliente no puede esperar varias horas en el mostrador para que le den su almuerzo. Lo mismo en los restaurantes, pero la realidad es que bastante bien se ven los platos hoy en los restaurantes.

¿Cuántos platos has llegado a hacer en un día de fotos?
Creo que tengo el record, pero porque soy un obsesivo de mi trabajo, llegué a hacer 27 platos. El promedio estándar es de 12 tomas por día, pero un día veníamos trabajando tan bien, todo estaba saliendo perfecto entonces fuimos avanzando y cada vez faltaba menos y bueno, llegamos en tiempo y forma a cumplir con el trabajo y quedó todo perfecto. Hace pocos días logramos hacer 1200 fotos de platos en 47 jornadas. Por este tipo de “récords” me dicen que soy el chico malo de food styling, le pongo tanta fuerza que se logran cosas increíbles.

¿Para ser food styler hay que ser chef?
No necesariamente, pero sí se necesita conocimiento de todas las técnicas básicas de cocina para poder realizar cualquiera de las recetas que te piden. Después hay que sacarse el chip de cocinero para saber cómo lograr el mejor dorado, el mejor color, etc. Hay que ser delicado, decidido y paciente.

¿Por qué crees que los chef hoy son un ícono de moda y tendencia?
Creo que se debe un poco a este auge del que todos tenemos conocimiento, aunque no lo comparto del todo, no critico al que lo disfruta, por suerte hay mercado para todos. Soy partidario de trabajar en silencio y que mis resultados hagan ruido bien fuerte.

¿Cómo se crea una receta?
Calculo que cada cocinero tendrá mecanismos diferentes. Yo me centralizo en las estaciones del año, en aprovechar el producto en su mejor momento. Me guío por recuerdos, gustos personales, pero sobre todo conociendo el origen de lo que voy a usar, quien lo produce, de dónde viene, y que tenga un sabor amigable.

Gastronomía y redes sociales ¿cómo impacta en el público y en vos?
Hoy sin lugar a dudas son una herramienta importantísima. Permiten no solo conectarnos con profesionales de cualquier parte del mundo, mostrar nuestro trabajo o promocionarlo, sino también sirve para buscar referencias de muchos grosos de afuera que sin este medio no tendríamos la posibilidad de ver. Y para el público que busca algo más que una foto hoy se encuentran con miles de cocineros que pasan receta, y lo utilizan como guía o un simple buscador de qué preparar para comer.

¿Qué red social usás?
Mi principal red social es el Instagram, desde ahí paso diariamente una o dos recetas bien explicadas con foto de referencia. El Facebook me cansó un poco, antes era personal, hoy sólo laboral. Nunca tuve Twitter.

¿Qué necesita un food styler?
Paciencia sobre todo, sentido estético, vajilla y detalles de decoración, además de ser muy observador de lo que funciona y lo que no. El criterio es fundamental. El sentido de la ubicación se desarrolla con la experiencia.


Por: Josefina Alzogaray
Fotos: Philippe Caillon

Búsqueda