Home Actualidad Tax the Rich: el mensaje político protagonista en Met Gala 2021

Tax the Rich: el mensaje político protagonista en Met Gala 2021

El 11 de septiembre, al cumplirse dos décadas del atentado a las Torres Gemelas, la ciudad de Nueva York conmemoró la resiliencia de su población. Dos días después -en otro punto de Manhattan- celebró la capacidad de retomar la agenda social y cultural. La industria de la moda había decidido que ya era tiempo de volver al ruedo y demostrar que hay una vida maravillosa en algún lugar de ese país, donde las 657.114 muertes por COVID y los 41.066.110 de contagios no tienen lugar.

La famosa Gala del Metropolitan Museum tuvo finalmente su noche en el museo, fuera de su fecha habitual y con un tercio de sus invitados que suele convocar. La transmisión que pudo seguirse a través de Vogue compartió el ingreso de los invitados, el análisis de los vestidos, halagos para sus diseñadores y breves entrevistas que ocuparon las redes sociales de forma abrumadora. Algunos de los invitados como Kris Jenner (madre de las famosas Kardashian-Jenner) se mostraron ansiosos por traspasar la escalinata y acceder al interior del museo, donde se respetaron los protocolos  y todos retomaron los barbijos.

Más allá de los memes que están a la orden del día y con justa razón porque algunos diseños son dignos merecedores de ellos, este evento pone siempre en tensión la utilización del espacio arquitectónico en relación al rol del museo, que claramente no es cualquier museo.

Cecilia Medina

El Metropolitan Museum se jacta de reunir 5000 años de arte para que todos lo disfruten y experimenten y al mismo tiempo pone en riesgo su colección al celebrar eventos en espacios que están vedados para los visitantes. Vale decir que el show musical de Justin Bieber[1] en la estructura del templo egipcio que data del 10 AC no estaría siendo la más brillante de las ideas para los conservadores, siendo que ellos refieren tener derecho a poseer patrimonio cultural de otros países porque lo cuidan mejor.

Entre los tops de las ironías de este museo, se encuentra el día en que el entonces Secretario de Estado John Kerry[2] expuso detalladamente -ante una nutrida audiencia- la justificación de la intervención militar en el interés de proteger los sitios del patrimonio cultural en Irak y Siria, pocas horas antes de que EE. UU. y sus aliados comenzaron ataques aéreos contra el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL o ISIS) cerca de Raqqa.

Pero dejemos estas cuestiones a los expertos en conservación del museo, porque lo cierto es, que si hay algo que EEUU sabe hacer muy bien, es entretener y para ello no miden en gastos ni en consecuencias.

Durante la depresión de los años 30 fue Hollywood quien tuvo a su cargo -con vestidos de seda, musicales y romance- distraer a la población que sumida en la trágica situación económica del país no veía futuro posible. Y con esa costumbre que tiene la meca del cine de justificarse a sí misma, hicieron la película que retrata a una mujer humilde cuya única opción de acceder a un momento de felicidad estaba en el ticket que compraba para ir al cine, donde veía en pantalla grande la vida maravillosa de otras mujeres más afortunadas.

Pero en esta edición de la Gala del MET una mujer de origen humilde decidió que era buen momento para utilizar la plataforma que ofrece la moda para dirigir la atención a un tema que rara vez ocupa la primera plana de los diarios. La congresista Alexandria Ocasio-Cortez se puso un vestido creado por Aurora James[3] -diseñadora comprometida con causas de sustentabilidad e inmigración- cuya parte posterior daba cuenta de su statement: “TAX THE RICH”.

La audacia de AOC radica en decirles a los más ricos del mundo -en su noche estelar- que en lugar de realizar donaciones que los exime del pago de impuestos a través de ser miembros de los directorios de los museos, en un futuro tendrán que pagar impuestos federales que contribuyan por ejemplo a garantizar el acceso de las infancias más desprotegidas a la salud.

El dato más concluyente lo compartió la congresista en sus redes: minutos después de su presentación en la famosa escalinata del MET, la búsqueda de información sobre los impuestos subió exponencialmente. Resultó un modo altamente eficaz de dirigir la atención de la ciudadanía hacia un tema poco grato y carente del buen marketing que sí tiene la moda.

Atrás quedan los hitos de ediciones anteriores de esta famosa Gala, donde diseños desbordantes de lujo y estilo captaron la atención de la audiencia. AOC encontró el escenario ideal para que un tema tan sensible quede en el centro de la atención pública. Solo necesitó de un vestido y de la inteligencia para estar en el lugar exacto en el momento justo. Veremos ahora qué destino toman sus palabras cuando con otros vestidos acuda al Congreso a defender su statement.

Quizás esta vez el rol del MET haya superado la banalidad de Vogue y el entretenimiento de los memes[4] que invaden en estas horas IG, para centrarse en los temas que realmente requieren de nuestra atención. Sería justo, por el contexto geopolítico, por el coraje de una mujer de origen humilde, pero ante todo por los 5000 años de arte que entre sus paredes aguardan ser admirados como el patrimonio cultural que son  y no como un decorado para eventos sociales.

Por Cecilia Medina, curadora de arte

[1] https://los40.cl/2021/justin-bieber-cierra-la-met-gala-2021-con-una-epica-presentacion-90789.html

[2] https://news.artnet.com/art-world/john-kerry-blasts-isiss-cultural-destruction-in-met-speech-111572

[3] https://www.instagram.com/aurorajames/?hl=es

[4] https://hyperallergic.com/676950/the-best-thing-about-this-years-met-gala-are-the-memes/?utm_medium=email&utm_campaign=D091521&utm_content=D091521+CID_f5709d738c94518052ed8d9e17af6762&utm_source=hn&utm_term=The%20Best%20Thing%20About%20This%20Years%20Met%20Gala%20Are%20the%20Memes

 

NO COMMENTS

Salir de la versión móvil