::BRúJULA
07/03/2018

Tarascones. Las absurdas señoras bien.

Cuatro mujeres de clase alta optan por juzgar a la sirvienta a partir de un crimen, que desencadenará hechos y diálogos tan cómicos como preocupantes. Tarascones no es utopía, es un reflejo de la problemática de clases. Cuatro actrices maravillosas, que no podrían representar mejor estos estereotipos.

Tarascones, en el Teatro Picadero.

Tarascones, en el Teatro Picadero.

En escena un juego de living de patas torneadas, jarrones floreados, cuatro sillas y una mesa con el té y sus masas finas, aguardan la hora de la canasta de cuatro mujeres adineradas que a nuestro pesar, reflejan una realidad.
Sobre esta puesta cuelgan montones de jaulas vacías, que potencian la locura y el morbo de estas señoras bien. Cuatro mujeres de clase alta y el estereotipo que nos es reconocido: las ricas pueden denigrar, por que la servidumbre no son más que servidores.
Cuatro mujeres, que a través de una personificación realmente maravillosa, te invitan a viajar a un mundo desopilante y absurdo para nosotros los mortales.

En el departamento anticuado de Martita, que bien podría ser de la zona de Recoleta. Zulma, Estela y Raquel llegan a escena preparando al público para “la quema de la bruja”. Entre versos y rimas, nos cuentan que un acontecimiento terrible ha sucedido, y por supuesto la mucama es la involucrada, hecho que desata una furia incontrolable en ellas “Nuestro living es la hoguera, y la bruja, la criada”.
Desde que sus tacos pisaron el escenario la gente está riendo. Paola Barrientos, Alejandra Flechner, Eugenia Guerty y Susana Pampin se ponen en la piel de cuatro señoras acomodadas que juegan a ser un tribunal con posibilidad de juzgar a la sirvienta. Esto de la mano de un potente guión sostenido por versos transformando a la obra en material arrollador y consistente, un detalle no menor, ya que logra que la obra no sea una simple historia de mujeres descabelladas. El verso es el sostén de la obra, junto con cada gesticulación trabajada por las actrices. El verso en líneas románticas, en otras más argento, es una minuciosa obra maestra de Gonzalo Demaria.

La magia negra también interrumpe en la historia, y desata, entre juego de luces demoníacos, la locura que conlleva a develar los secretos mejor ocultos de estas cuatro señoras de lenguas filosas y abundadas de miserias.

Esta maravillosa obra dirigida por Ciro Zorzoli, que lleva su tercera temporada en cartelera, habiendo estrenado en el Teatro Nacional Cervantes, es un reflejo tratado con humor de las mujeres de la clase alta porteña.

.Búsqueda