::PERSONAJES
08/11/2018

Perkes-Gandini. Expresar la esencia.

Hoy en día la belleza está de moda. el maquillaje está muy expandido, abarca todas las clases sociales, edades y géneros. Cuidar la piel y el cuerpo es una práctica tanto de mujeres como de algunos hombres. Hoy se busca el bienestar general, tanto externo como interno. La creatividad posicionó al maquillaje como algo lúdico: glitter, apliques con strasses o nail art, responden a la moda y son una expresión que reflejan el espíritu del momento.

Sol Perkes y Paola Gandini

Sol Perkes y Paola Gandini

“El maquillaje siempre fue y será una herramienta que utilizan las personas para mostrarse y sentirse mejor consigo mismas, permite resaltar los rasgos más lindos de cada persona, dando mayor seguridad y confianza”, nos cuenta Sol Perkes fundadora y dueña junto con Paola Gandini del Estudio y Escuela de maquillaje especializada en moda, publicidad y sociales, Perkes-Gandini.

Dicen que el exterior, refleja el interior de cada persona, y es por eso que a veces nos sentimos más o menos cómodas con cómo nos vemos. Sumar detalles a nuestra estética muchas veces suele levantar el ánimo. El maquillaje es una herramienta más de expresión, que funciona de la misma manera que al elegir un corte de pelo o ponernos determinada prenda. Sea simple o sobrecargada, nuestra apariencia está comunicando.

Años atrás el maquillaje era un artículo relacionado al lujo y no había tanto conocimiento como si hay actualmente. La globalización puso herramientas al alcance de prácticamente todos;  hoy en día podés aprender a maquillarte con los miles de tutoriales que ofrece el gurú You Tube.

“En la actualidad, algo que vemos mucho es que la edad se hizo más amplia. Chicas de 12 años empiezan a tener más interés de lo que tenían hace dos décadas. Siguen a sus referentes y con las redes está explotando.  Ya sea a través de youtubers, make up artists o celebridades dando todo tipo de consejos, tips y técnicas, se está masificando cada vez más”, nos cuenta Sol Perkes, Directora de la escuela de maquillaje que forma parte del estudio, donde ofrecen la Carrera de Maquillaje Profesional, entre distintos workshops para maquilladores en formación. Sol agrega: “Nuestro alumnado es espectacular, porque conviven todo tipo de profesiones, edades y estilos, nos gusta mucho ese intercambio, donde por ejemplo en una clase puede haber una abogada, una actriz, una bioquímica y una estudiante que está en el último año del colegio. Tenemos personas que vienen a estudiar cursos profesionales porque quieren desarrollar la profesión, convertirse en maquilladoras y trabajar en el medio, y otras que vienen simplemente porque quieren aprender, distraerse y pasar un buen momento. En esa conjunción a veces pasan cosas muy buenas como personas que vienen por hobby y termina encontrando su vocación”.

La escuela fue creada hace unos diez años. Sol y Paola se conocieron trabajando en moda y publicidad, haciendo un curso de perfeccionamiento. La conexión que dio inicio a esta historia fue cuando en una edición del BAFWEEK tenían que maquillar a una modelo en 10 minutos y para ser más ágiles, hicieron media cara cada una al mismo tiempo. El resultado de ese impecable trabajo abrió una comunión total entre ellas. Desde un lugar lúdico e ideas que volaban en esta nueva sociedad, comenzaron a montar el proyecto. Primero fue en un espacio reducido que había en la casa de un amigo y hoy día concretaron el sueño del estudio propio en  Soler 6034, donde funciona Perkes-Gandini.

“Funcionamos como estudio brindando servicios en el área de la moda como campañas, catálogos y editoriales. En el área social como eventos corporativos, novias, perfilados de cejas, etc.

En nuestra escuela formamos profesionales, dictando cursos de perfeccionamiento y  automaquillaje”, explica Sol y agrega: “Para este último, el enfoque se centra en las necesidades de esa persona, interpretándola y ayudándola a identificar lo que está buscando”.

Desde el estudio, sus socias afirman que la mujer actual está enfocándose en ser ella misma, identificando como quiere ser, y no en lo que se piensa que debe ser.

La presión y demanda que hay sobre la mujer es muy grande, como por ejemplo tener que verse siempre perfecta, y eso es lo que Sol y Paola creen que hay que cambiar.  A veces hay transformaciones que son de adentro hacia afuera y otras que son de afuera hacia adentro. “Queremos tomar al maquillaje como una herramienta más para expresar la verdadera esencia. Que empiecen por esto para mirarse al espejo, gustarse, y \luego no necesitarlo. Que sea algo más lúdico y no como una obligación, por eso usamos términos como resaltar en vez de tapar u ocultar. Queremos que las mujeres se sientan mejor consigo mismas”, finaliza Sol respecto a la filosofía de la escuela como rol sociocultural.


Fotos: Cortesía prensa. 

.Búsqueda