:: BRúJULA
24/01/2019

Literalia. Palabras que visten.

Silvina Synaj y Leandro Africano son las personas detrás de este emprendimiento cuyo eslogan es "Citas para vestir". Remeras personalizadas con inscripciones literarias que se vuelven un medio de difusión cultural para promocionar la lectura. "Proponen un intercambio, un diálogo entre quien lleva la remera y aquél que lee la inscripción. Son miradas, que van y vienen", dice Silvina.

Literalia

Literalia

¿Qué es Literalia? ¿Cómo nació?
Es un emprendimiento de citas para vestir que combina la literatura y la indumentaria contemporánea y en el que confeccionamos prendas (esencialmente remeras para adultos y niños) estampadas con frases literarias. La propuesta de diseño (tipográfica y de estampas) toma citas de escritores de prosa o poesía, y palabras, que rescatamos por su significado. Utilizamos frases libres de derechos (de autores como Edgar Allan Poe, Lewis Carroll o Franz Kafka, entre otros). De esta manera, proponemos las citas literarias aunque también recibimos sugerencias y pedidos de amigos y clientes, y ofrecemos la posibilidad de crear una frase propia. Nuestras prendas se estampan de modo artesanal y no hay tiradas mínimas: se puede encargar una sola remera, y los modelos y estampados pueden combinarse a pedido.

Venimos del rubro del diseño editorial, la escritura y la comunicación, y somos lectores fanáticos. Por eso, detenernos en las palabras fue inevitable. Comenzamos con remeras para uso propio, porque no hallábamos mensajes que nos representaran en la oferta disponible; luego tuvimos encargos de algunos amigos y, más tarde, se amplió el grupo de interesados.

¿Para quiénes están pensados los productos?
Las remeras de Literalia están pensadas para quienes quieran una prenda original, con una estampa que los identifique; que represente sus intereses y sus pensamientos, o su forma de ser. Para los que quieran estampar sus propios versos o esas citas que les gustaron tanto como para llevarlas puestas. Las prendas se estampan a pedido y potencian la personalidad del usuario. Proponen un intercambio, un diálogo entre quien lleva la remera y aquél que lee la inscripción. Son miradas, que van y vienen. Tuvimos algunos debates internos referidos al tamaño de las tipografías y su relación con la extensión de la cita: ¿Se tiene que leer de lejos, o no? ¿o es más importante sentir que lo que llevo escrito me representa?

¿Qué es la literatura para ustedes?
Siempre hubo libros en casa. Y la literatura estaba presente en la vida familiar. Había una promesa que se volvió garantía con los años: un pasaporte a otros mundos y realidades, la difusión de ideas y el entretenimiento. Un modo de conocer la historia, a uno mismo y a los demás. Gustavo Cerati decía / cantaba que “la poesía es la única verdad”, y en eso creemos.

¿Cómo logran vincularla con la moda?
Desde el diseño de las estampas, la variedad de modelos y talles, y el packaging. Parte del encanto de la literatura es su vigencia atemporal: una declaración de principios, el fragmento de una canción, un poema o un pensamiento son textos que quedan estampados y le otorgan personalidad a la prenda, en sintonía con las pasiones del usuario.

¿En qué sentido la propuesta es impulsora de la cultura, de la literatura, del propio lenguaje en un momento donde, desde mi punto de vista, la palabra está tan desbastada?
Las remeras son un medio de difusión cultural para promocionar la lectura. Las citas que elegimos son motivadoras, reflexivas o pueden lograr una sonrisa. Generan un vínculo de referencia al libro o al poema de origen; ganas de conocerlo, de releerlo, de contar esa historia: por qué la elegimos y qué significa.

Queríamos que las palabras fueran las protagonistas del mensaje y la intención de la estampa. Al rescatarlas se produce un hecho mágico: se separan del contexto y se vuelven más potentes. Ganan en sonoridad.

¿Cuáles son las frases más pedidas?
Frases varias de “Alicia en el país de las maravillas”, de Lewis Carroll, un libro ecléctico y maravilloso: “Sabía quién era esta mañana, pero he cambiado varias veces desde entonces”. “Estos son mis principios. Si no le gustan… Tengo otros”, del genial Groucho Marx. “I became insane, with longs intervals of horrible sanity”, de Edgar Allan Poe.

Un comentario aparte es para la frase “No al gerundio”, una consigna gramatical, pedida por una amiga -y una de nuestras primeras clientas-. Esa inscripción se volvió una cruzada que generó ambiente de comunidad, entre aquellas personas que se oponen al mal uso de ese verboide.

¿Las frases son una moda o un reflejo de la persona que compra la remera?
Las citas literarias (el hecho es extensivo a las letras de canciones y los parlamentos de algún personaje de película) son un rastro de algo que nos llamó la atención, una revelación o una nota al pie a la que se puede volver aunque hayan pasado varios años. En ese sentido, se mantienen vigentes en quien las recuerda y las elige, y siente un compromiso o algo más cercano a la pasión, por esas palabras que construyen sentido.

Sobre el proceso de producción, ¿qué tan difícil es llevar a cabo un proyecto textil en Argentina? ¿Cómo es el trabajo en lo cotidiano con los talleres?
Nos tomó casi un año armar el circuito de producción que tenemos actualmente, de forma paralela a la evaluación de la calidad de las prendas y su relación con los costos. El itinerario incluye relacionarse con varios confeccionistas porque nos interesa ofrecer un repertorio amplio de géneros de calidad  (algodón 100%, modal pesado y liviano, set deportivo), variedad de modelos y, sobre todo, la curva completa de talles que va desde XS al número 10 de adultos.

¿Cuál es la frase o la palabra que define a este proyecto? ¿A ustedes?
Citas para vestir, la intención que dio origen a Literalia.


Más información https://literalia.mitiendanube.com/contacto/
Instagram @literalia_remeras
Fotos: Gentileza Literalia.

Búsqueda