:: PERSONAJES
18/09/2018

Jorge Rey. Pequeño tesoro.

Jorge Rey nació en Rufino, Santa Fe, y desde muy chico – sí, más chico de lo que es ahora – amó la moda. Alegre, emprendedor, creativo e inspirado en las “cosas que le pasan”, trasmite felicidad en cada gesto. Y sus piezas despiertan suspiros. Nada de lo que le pasó en su adolescencia lo frenó. Al contrario, le dio la fortaleza para animarse a dar el salto. Hoy, a los 19 años acaba de abrir las puertas de su atelier en Recoleta y promete llegar muy lejos. Para él, no existe techo a la hora de soñar.

Jorge Rey

Jorge Rey

Este año, el joven diseñador fue revelación en el Six O Clock Tea con su colección “Renaissance”, inspirada en el renacimiento de la vida, en la posibilidad de creer que hay un universo mágico en el más allá, como así también que todo cambio o suceso rompe con lo que estaba predeterminado. La colección se materializó de manera mágica con vestidos de alto vuelo, todos en seda natural, bordados en formas de guías o flores que invaden las prendas, y mangas largas que connotan lo apasionante que es atravesar ese camino.

¿Cuándo te diste cuenta de que el diseño sería parte de tu vida? ¿Cómo nace esa pasión?

La mamá de mi mejor amiga era modista, ella fue la impulsora de mi interés por el diseño, la costura y la moda. En 2014, cuando Nancy parte y luego de varias sesiones de terapia, hice un giro en mi vida. Empecé a estudiar corte y confección con Rosa Contreras, “Rosita”, quien hoy es la modista de su marca. Al principio me costaba mucho, pero fui aprendiendo a proyectar mis dibujos, mis bocetos y todo lo que nacía dentro de mí, para hacerlo realidad en piezas que vestirían mujeres. Tuve suerte de cruzarme en la vida con gente que sí cree que se puede, que hay que ir tras los sueños. En aquel momento, no me importó nada y fui a aprender a coser, en medio de muchos prejuicios, me animé. Hice mi primer desfile en mi pueblo, mis amigas eran mis modelos. Fue un lindo desafío, tuvimos una gran convocatoria y empezamos a tomar pedidos. Después de eso, me vine a estudiar Diseño de Indumentaria a Buenos Aires, empecé a conocer gente, hice varios desfiles y finalmente llegó la convocatoria al Six O’Clock Tea que fue lo que me abrió las puertas a todo.

¿Cómo impactaron en tu vida los prejuicios de que un chico de 15 años vaya a aprender costura?

Si bien había vivido situaciones muy dolorosas por mi condición sexual, no me afectó en nada, me di cuenta de que no era un problema mío, sino de los demás. Siempre soy muy fiel a lo que pienso y a cómo me quiero manejar. Diseñar me salvó la vida, siempre que estuve mal dibujé y soy un convencido de que los sueños se cumplen. Y en ese camino, es importante la motivación de otros, pero fue más una cuestión mía, de querer lograr lo que no me salía, de hacer, rehacer, de convencerme de que yo sí podía.

¿En qué te inspiras?

Trabajo con música, mirando fotos, videos, indagando en mi interior, en lo que me pasa, y así empiezo a bocetar mis creaciones. A veces necesito estar tocando fono para hacer cosas muy buenas. La verdad es que puedo dibujar en un taxi, colectivo, avión, tomando algo en un bar o de vacaciones, en cualquier lugar que me inspire y especialmente, en sitios no convencionales que me sorprenden. Mis referentes en diseño son Paolo Sebastián, Gucci, Dior, en ellos me inspiro también. Y de Argentina, me encantaba Jorge Ibáñez.

¿Cómo ves el diseño argentino?

Lo veo muy bien, hay diseñadores muy buenos que hacen cosas increíbles. Está bueno que en Argentina haya buen diseño, que haya arte, que haya cultura.

¿Qué define a tus creaciones?

Son vestidos de alta costura, bordados a mano, con telas importadas de primera calidad, tules de seda y colores pasteles despiertan suspiros. Están diseñadas a medida para cada mujer como si tuvieran su nombre y apellido bordados en las telas. Cada mujer es una experiencia para mí y para ella. Me encanta verlas bellas, hechas unas reinas y cumplirles sus sueños. Hago yo mismo el testeo de los géneros que se convertirán en mis diseños y si están bien elegidos, el vestido será un lujo.

¿Para qué tipo de mujer están pensados tus diseños?

Quiero vestir a toda aquella mujer con actitud, personalidad, que se anime a lo nuevo, pero, sobre todo, que confíe y se entregue a lo que le proponemos.

¿Cómo elegís la materia prima?

Presto mucha atención a las telas ya que son el abc de la alta costura. Compro telas importadas de primera calidad, me encantan los tules de seda y la seda natural. Hago yo mismo el testeo de los géneros que se convertirán en mis diseños y si están bien elegidos, el vestido será un lujo.

¿A dónde quiere llegar Jorge Rey?

Quiero tener mi marca establecida en Argentina y pisar fuerte en las pasarelas europeas. También me gustaría tener mi propia marca de pret a porter y una línea masculina con ropa para hombres de estilo dramático o arriesgado.


Fotos: Cortesía de prensa

Búsqueda