:: PERSONAJES
20/03/2020

Hernán Casciari. Encontrarle la vuelta a la pandemia

¿Cómo hacerle frente al coronavirus y no quedarse sin trabajo? Hernán siempre está dando el puntapie incial para hacerle trampa a la matrix. En este caso, a la pandemia. Acaba de crear un sistema delivery para sus funciones teatrales. La gente va a poder conectarse a un canal especial para ver la función y van a tener la opción de pedir comida a través de un cupón de PedidosYa.

Hernán Casciari

Hernán Casciari

La historia arranca así: un joven nacido en Mercedes que se llama Hernán Casciari, todo el tiempo de su vida se limita a vagar, juntarse con amigos, emborracharse y leer desaforadamente. Un día se muda a Buenos Aires, escribe y recibe algunos premios. Uno de ellos se llama Juan Rulfo y lo tiene que ir a buscar a Francia. En el país de la revolución se enamora de una catalana y no vuelve más. Se va a vivir a España. Sin papeles, sin trabajo, sin nada, sumido en la quietud europea y a punto de ser padre, entre 2005 y 2006 se le ocurre abrir un blog y ponerse a escribir “cuentitos”. Le va bien. Fiel a su ADN futbolero, en honor a la ley del offside, bautiza al blog Orsai. A raíz de eso se arma una comunidad de lectores y recibe comentarios de todo el mundo por lo escribe.

“En quince años o más, casi veinte, de contacto con la gente que lee el blog o los libros o las pelotudeces que hago, recibo muchísimos correos y en varias ocasiones algunos de esos correos dispararon cuentos. No porque las personas me contaran algo particularmente especifico, pero en la propia observación hay una propia influencia. Tengo un cuento que está contado desde mi relación con un lector. Hay muchos así. Es porque desde que apareció internet, es como andar por la calle. Las cosas que te pasan en la calle y las que te pasan en internet son más o menos parecidas”, dice Casciari.

El mercedino siempre estuvo un par de semáforos más delante en el mercado. Eludió intermediarios y por lo general consiguió que la inversión salga de los lectores. Ahora suena común pero en esa época era de avanzada. Construyó una revista de textos largos de casi 200 páginas, cuando cada vez se escribía más corto, con escritores de alto calibre: Juan Villoro, Abelardo Castillo, Enrique Symns, Josefina Licitra, Juan Forn, Rodolfo Palacios. Casciari entendió que si eso podía funcionar así no necesitaba de nadie más y renunció a las editoriales con las que tenía contrato: Sudamericana y Plaza & Janés y a sus columnas en los periódicos La Nación y El País. De la mano de Antonio Gasalla su texto Más respeto que soy tu madre se convirtió en una obra de teatro exitosa y gracias a su relato en radio del cuento Messi es un perro su voz se volvió viral.

Comenzó a hacer recitales de cuentos en teatros y transformó una práctica de antaño – uno lee y los demás escuchan – en algo divertido. Agotó entradas en casi todas sus funciones y viajó por algunos puntos del país con ese formato. Para estas fechas tenía programada una especie de gira que empezaba en Pilar y seguía por Rosario, Montevideo, Paraná hasta General Roca pero el mundo se detuvo por el Coronavirus y tuvo que posponer todo. Como otros tantos artistas, un nuevo desafío se puso por delante y la cuestión ahora era pensar qué hacer para seguir trabajando en cuarentena. Casciari le encontró la vuelta: este sábado 21 hace un show por streaming y te manda la comida por delivery.

“El streaming no empieza con esto, ya se venía haciendo antes de esta situación sanitaria. Lo que sí me parece es que hay que empezar a revisar cómo hacer para que la gente pague por eso y pueda ver espectáculos sin salir de su casa. El streaming solo me parece que no es la manera, la gente justamente no paga. Fito Páez, Alejandro Saenz o Jorge Drexler hace poco lo hicieron de manera gratuita y eso hace que nos acostumbremos a recibirlo de esa forma. Lo que estoy proponiendo con lo mío es un valor agregado. Aparte de comprarme la entrada para el recital de cuentos, están recibiendo un voucher de Pedido Ya para poder pedir la comida”, aclara por audio de whatsapp.

En tu vida se conjuga bien la escritura y el entretenimiento…
Nunca dejé de pensar que cuando estaba escribiendo del otro lado se estaban entreteniendo. Creo que no tiene otro objetivo. Y no digo solamente a nivel teatro, cuando escribía al principio en un blog siempre mi sensación fue que del otro lado se estaban divirtiendo. Y no cambió mucho eso. Pasaron quince años del blog a esto y lo que voy hacer el sábado es lo que más se parece a un blog. Voy a estar hablando solo en mi casa y del otro lado va a haber un montón de gente escuchando sin que las pueda ver. Volvimos al blog.

Casciari, además de explicar algunos puntos básicos de lo que va a hacer este sábado, se sincera y confiesa que con esto que hace no hay ninguna trampa a la matrix. “Tengo un poco de pereza para algunas cosas, soy un poco antisocial, entonces las maneras que te quedan después de sortear esas limitaciones son hacer las cosas así. No me gusta ir a almorzar con gente para proponerle proyectos, por eso me los autogestiono. A mí esta emergencia social, más allá del costo social obviamente, me resulta ideal: no hay que salir, las reuniones se hacen por mail. Me parece fantástico. Pero no lo veo como una forma de evadir al sistema. El sistema me resulta muy careta y complejo y decido gestionarlo de otra manera”. 

¿Qué otras cosas te modificó la cuarentena?
La verdad es que todavía no debo haber empezado con la cuarentena o por lo menos no cambiaron mis rutinas en nada. Me levanto a la misma hora, sigo haciendo lo de siempre. Hace dos días fui a una entrevista con Gillespi en Radio Nacional, recibo gente moderadamente en casa. Pero a decir verdad: tampoco fui mucho de salir antes de esta situación. Hago exactamente lo mismo de siempre. Es probable que con el transcurso de los días esto cambie porque cambian las rutinas internas dentro de la casa. Mi hija no está yendo más al jardín.


Más información https://hernancasciari.com/eventos/streaming_y_delivery
Fotos: Emanuel Zerbos

Búsqueda