:: IúNIGO PRESENTA
15/10/2019

Docks. El bar speakeasy que transporta a los viejos puertos europeos de los años 30

El lugar, ubicado en Palermo, ofrece una carta de cócteles y comidas que recorre historias y sabores de la época de apogeo del contrabando marítimo y la ley seca de principios del siglo.

Docks

Docks

Docks, un auténtico bar temático ubicado en la zona de Palermo, inspirado en los viejos puertos británicos de la década de los 30, es un lugar que tan sólo a un año de su apertura, se ha posicionado como el punto de encuentro de famosos, influencers y público en general, gracias a su ambientación, una alta barra de coctelería de autor y una original propuesta de cocina Nikkie.

Docks es una de las creaciones de The Hidden Group, un equipo liderado por cuatro jóvenes emprendedores quienes han sido los responsables de sumar originales propuestas a la movida porteña, bajo la creación de bares ocultos como: J.W Bradley y The Hole, cada uno diseñado con una estrategia y temática bien definida. Además, también se encargan de desarrollar ideas para otros clientes en la Argentina y en el exterior. Martín Brenna, actual CEO de The Hidden Group y Co-Founder de los tres bares, fue el encargado del desarrollo de las ideas, branding, diseño y ambientación de Docks. El resultado es un bar conceptual que recrea a la perfección un puerto europeo de finales de los años 30, época dorada del contrabando marítimo del alcohol y de la ley seca.

En Docks hasta el más mínimo detalle fue pensado para recrear una experiencia única como la de un viejo muelle de principios de siglo XX. Es por ello que como antesala, se atraviesa una discreta puerta negra seguida de otra corrediza de metal, -muy típica de los grandes barcos- para dar la bienvenida a la recepción, donde se reproduce un video que relata una historia vinculada a esta temática y la recreación de un pequeño muelle con pisos transparentes, desde el cual se aprecia un surco artificial de agua y rocas y a su paso una cascada.

Siguiendo el recorrido, se observa un imponente espacio iluminado a media luz en el que se aprecian originales detalles de ambientación como escotillas, anclas, murales de piratas, mapas, lámparas de la época, una cabina de despresurización y sin duda, la vedette del lugar: un auténtico farol en el centro del salón, lugar que en su interior resguarda los selectos vinos que este lugar ofrece. Finalmente, se vislumbra al fondo la barra, donde se lleva a cabo la preparación de los originales, exóticos y exquisitos cócteles de autor que este increíble lugar ofrece.

Por su parte, el centro de la estancia dispone mesas altas y bajas para dos o cuatro personas, mientras que a los costados se encuentran mesas tipo “box” con cómodos sillones, ideales para grupos más grandes. Y por si fuera poco, este mágico lugar cuenta con un área vip en el segundo piso, espacio donde se puede realizar eventos o cenas privadas para entre 20 o 30 personas, y tiene a disposición una barra propia y una vista panorámica de todo el bar.

Docks posee una de las barras más premiadas del país, incluyendo entre sus muchos trofeos uno de coctelería internacional. Además, su actual bartender, Santiago Elkin Moreno, resultó ganador del Bacardí Legacy Cocktail Competition 2019. Cada cóctel de este lugar está inspirado y cuenta una historia de la época a la que remonta, con preparaciones que sorprenden no sólo por el sabor, sino también por su presentación.

En esta carta, se destaca especialmente la sección de cócteles selectos: uno de los más aclamados es el HMS Beagle (Bourbon Bulleit, Artichoke Bitters, Angostura Bitters y honey syrp) que se presenta en el interior de un mapamundi gigante. Otro de los cocteles emblemáticos del lugar es el Hidden Treasures (Hennessy VS, Beefeater, spiced syrup, lemmon juice, Angostura Bitters, mint y sandalwood) que se presenta dentro de en un cofre de madera.

En su división de cócteles secos e intensos existen variadas opciones, como el Milano Connection (Fernet Branca, Wyborowa, Maraschino Liqueur, simple Syryp y lemmon juice), Holy Trinity (Bacardi Carta Blanca, pineapple syryp, Gancia Spritz, lemmon juice y mint), y Tained Tonic (Beefeater Pink, Martini Bitter, apple syrup, tonic water). Para los amantes de los cócteles frutales y exóticos se puede degustar Twilight Line (Wyborowa vodka, Viognier, passion fruit syrup, lemon juice, berries syrup y mint), Sior Caipitan (Wyborowa vodka, mango syrup, lime y Hibiscus Bitters), y San Juan Mission (Bacardi Carta Blanca, Roasted Banana syrup, passion fruit puree y lemmon juice).

Para los paladares de gustos frescos y modernos, la carta dispone el Smuggling Paint (Johnnie Walker Black Label, Stella Artois syrup, lemon juice y ginder), An Elder Lady (Beefeater, Eldrflower Liqueur, lemon juice, Basil, Oak Bitters y egg White) y Chinese Explorer (Amargo Obrero, sake, mint, grapefruit juice, lemon juice y simple syrup) un cóctel presentado dentro de una caja de take away de comida china. Para quienes visiten este bar oculto, se recomienda pedirle sugerencia al bartender, quien sin duda alguna sabrá complacer el paladar de cada comensal brindándoles de esta forma una experiencia completa.

La carta de cocina fue concebida por el chef y gerente de Docks, Augusto Caballero, quien mantuvo aspectos esenciales e históricos del lugar e ideó una propuesta de cocina nikkei, con los productos más frescos del mar como protagonistas de sus exóticas combinaciones. Inicia la velada en su sección de entradas con el Crunchy Salmon (salmón rosado envuelto en masa philo con chutney de frutas tropicales, palta, cilantro y remolacha), Marinated Prawns (langostino marinados en aceite de maní y menta con papines, arvejas asadas y reducción de ostras), Ceviche Nikkei (cubos de salmón rosado con jugo de lima, aceite de sésamo y salsa teriyaki, cubos de mango, cebolla morada y batatas fritas). Además, para los amantes de los tiraditos se ofrece el de Salmón Rosado (con queso crema saborizado, menta, cilantro, salsa de maracuyá, tiras de pepino, cebolla morada y batatas pay) o el Tataki de atún rojo (envuelto en sésamo al sarten, mayonesa de wasabi, chips de plátano, pesto de rúcula y almendras más puerro frito).

Por su parte, entre los principales se encuentran Prawns Chow Mien (fideos de trigo salteados con langostinos, zanahoria, cebolla, verdeo, brócoli, brotes de soja y pimientos salteados más salsa de soja y ostras), Vacío de Ternera Breseada (en soja con jengibre y lemongrass, rabanito verdeo, pack choy salteado y puré de zanahoria y sésamo tostado), Saddlebak Pork (panceta de cerdo crocante con crema de coliflor, cebolla y queso, zuchini asado, láminas de zanahorias, aceite de remolacha y salsa barbacoa asiática).  También variadas opciones en piezas de sushi: Yorkshire Roll (queso Philadelfia, mango y arroz envuelto en tataki de atún rojo con salsa nikkei y crocante de arroz) Shanklin Roll (salmón cocido, queso Philadelfia, ciboullete, apanado en panko con salsa huancaína y papas pay), Veggie Roll (relleno de tomate confitado, rúcula y queso envuelto en alga y arroz, con semilla de sésamo y salsa teriyaki y papas pay). Además, Niguris de Atún Rojo con aderezo de mango y platano frito, de Salmón Rosado con huancaína y papas pay y de Langostinos con guacamoles y crocante de arroz.

Para el dulce final, se ofrecen tres tentadores postres: Campari Cream (cremoso de vainilla, queso crema, Campari más moras en almibar, merengue italiano, compota de frutos rijos y hojas de menta), Dulce de leche volcano (con salsa toffe y helado de banana) y Textura de Chocolate Blanco (crema pastelera de chocolate blanco con lima, polvo de biscuit de chocolate, mango, salsa de maracuyá con crocante de chocolate semi amargo.

Un lugar que rompe con la monotonía de los bares de la ciudad y se posiciona como uno de los lugares más top y concurridos de la noche porteña.

En Godoy Cruz 1885.

Búsqueda