Mentiras en la red: ¿cómo combatir las fake news?

Cada día circula una gran cantidad de datos engañosos, rumores y mentiras en el ecosistema digital. Videos, imágenes, placas o mensajes de texto. La desinformación, como llamamos a la información falsa, inexacta o engañosa producida para causar daño, puede tomar distintos aspectos. Y también puede circular por diferentes plataformas, entre ellas en redes sociales. Las fake news no son un fenómeno nuevo, pero sí lo es la amplitud con que pueden reproducirse en estas redes sociales. Año tras año, distinguir lo verdadero de lo falso en internet se ha vuelto más difícil.

¿Qué podemos hacer para frenar este fenómeno? Para obtener algunas respuestas compartimos la entrevista a dos investigadores que se especializan en desinformación. Adrián Pino y Soledad Arreguez forman parte de Proyecto Desconfío, una de las entidades que organiza la Primera Cumbre Global sobre Desinformación que se realizará de forma virtual y gratuita el próximo 1 y 2 de octubre.

¿Qué es lo que ha llevado a que debatamos ampliamente sobre las fake news? 

Adrián Pino: El ecosistema mediático se transformó, lo que lleva a analizar la forma en que las personas acceden y comparten información en la era digital. Datos falsos, por ejemplo relacionados al Covid-19, se transmiten rápidamente por el mundo digital y está previsto que la cantidad de información falsa se incremente año a año. Eso requiere revisar el fenómeno e incrementar las acciones para tratar de combatirlo.

¿Juegan los medios un rol clave en el combate de la desinformación?

Pino: Los medios de comunicación tienen la posibilidad de ocupar un rol clave en esta lucha contra la desinformación. Con la pandemia se evidenció que los medios están recibiendo mayor atención de los usuarios en busca de información verificada. Pero también, a la vez aumenta la desconfianza en los medios. En un estudio de BuzzFeed e Ipsos Public Affairs, más de la mitad de los encuestados (54%) afirmó creer «solo un poco» o «nada en absoluto» en las noticias que lee en Facebook. El debate sobre noticias falsas en los medios ha llegado a la población y 42% de las personas encuestadas dijo que no confía en las noticias en la red social porque Facebook no está haciendo un buen trabajo para frenar las noticias falsas en su plataforma. Lo mismo sucede en otras redes como Instagram y Twitter.

¿Hay ámbitos de debate sobre esta temática?

Pino: Claro que los hay alrededor del mundo, pero no tantos dentro de Latinoamérica. Por eso desde Proyecto Desconfío junto a la Sociedad Interamericana de Prensa y la Fundación para el Periodismo de Bolivia, estamos organizando la primera Cumbre Global sobre Desinformación. El evento será online el 1 y 2 de octubre, con acceso gratuito. Ya confirmaron su participación organizaciones como First Draft, The Trust Project, Knight Center, MisInfoCon, Maldita.es, Agencia Lupa, entre otros, que luchan contra la desinformación.

Arreguez: A través de estas dos jornadas se busca compartir conocimientos, construir alianzas y redes de trabajo entre los diferentes actores dedicados a la temática en el mundo. Durante la Cumbre van a participar más de 20 oradores internacionales que compartirán proyectos y experiencias dentro de cuatro ejes temáticos: Desinformación y democracia; educar sobre desinformación; la inteligencia artificial y el periodismo; y verificar la infodemia. Muy pronto estarán abiertas las inscripciones a través de la web www.cumbredesinformacion.com

¿Por qué funcionan las noticias falsas?

Arreguez: Los usuarios tienden a compartir contenido en diferentes plataformas cuando el tema despierta cierta emotividad, concuerda con sus creencias previas o responde a ciertas ideas que coinciden con su pensamiento.  Esa es la clave del éxito de quienes inyectan piezas de desinformación. Las denominadas noticias falsas construyen verosimilitud, con lo cual buscan parecerse a las noticias reales y parecer creíbles. Además, apelan a la emotividad, con títulos llamativos o frases impactantes. Buscan provocar enojo, indignación, esperanza o incluso miedo, entre otros sentimientos. Estos engaños a su vez circulan en un contexto en el priman más las creencias y las emociones antes que los hechos. Por eso, es muy importante desarrollar estrategias para tener una mirada crítica frente a la información que consumimos.

¿Cómo nos defendemos de las fake news y cómo las detectamos?

Pino: Existen distintas maneras de hacerlo. Es importante desarrollar una mirada crítica hacia los contenidos que consumimos como ciudadanos, y poder incorporar habilidades específicas para hacerse algunas preguntas básicas antes de compartir un contenido. En las redacciones hay que capacitarse en estos temas y tener métodos y herramientas digitales que ayuden a acelerar el proceso de verificación.

Arreguez: Hay distintas herramientas, pero ninguna es infalible. Hay que combinar un método de verificación y aplicaciones para verificar datos, imágenes o videos. Estas aplicaciones vienen a fortalecer la tarea periodística. Es vital la pregunta del periodista que guía el proceso y por eso apostamos al entrenamiento de periodistas en este tema específico desde www.desconfio.org