::BRúJULA
11/05/2018

Benaim. Herencias deliciosas.

Es hora de dejar de hablar de la mejor pizza de Buenos Aires, de los mejores restos de comida italiana, de cortar con el delivery casi monotemático que nos domina desde hace décadas y empezar preguntarse, por ejemplo ¿Cuál es el mejor lugar para comer Falafel? Benaim, otro imperdible del circuito Palermitano que propone para el mes de Mayo noches Kosher.

Benaim Palermo

Benaim Palermo

La ciudad lenta pero continuamente va siendo permeable en forma auténtica a la multiculturalidad que la visita y habita. Lejos de ser poblada por mitades iguales de herederos Italianos y Españoles, Buenos Aires es hoy más diversa que nunca y cada año las propuestas gastronómicas lo confirman.

Volviendo al Falafel y tratando de entender un poco las sutiles diferencias entre la comida árabe, judía, armenia, marroquí, etc… es que visitamos Benaim; ahí donde Palermo se descontractura y sale un poco de pose; cuando a Gorriti le queda solo una calle mas para alcanzar Medrano.

Instalada en una vieja casona, su fachada está compuesta por un gran mural realizado por Cabaio Spirito. Con el camello como elemento clave, acompañado de tramas de corte arábigo, grafitis y stencils logran una mezcla entre vintage y nostálgico que junto a la iluminación generan un clima distendido.

A la izquierda de la entrada, estacionado en el patio, te espera un drink truck, un camión de bebidas con canillas de cerveza artesanal y Cocktelería! Dentro de la casona se puede optar por cómodas mesitas o una mesa comunitaria.

La cerveza artesanal es de 7 colores, Degrott, Don Santiago de Ortúzar y Aldea, y se encuentra en ocho estilos: Stout, Ipa, Honey, Pale Ale, Apa, Trigo, Red Ipa y Scotish. En la carta de Cocktails puende encontrar Campari, Aperol Emilia Split y también Cynar Julep, cynar, menta, azúcar, pomelo, tónica, y rodaja de naranka. Para los que prefieran disfrutar de jugos sin alcohol, propone delicias cómo limonada con menta y Jengibre, y Pomelada con romero.

Si bien el Benaim no es estrictamente vegetariano – su plato estrella es de hecho un pastrón servido en pan pletzalej- hay opciones para todos los gustos y ninguna defrauda en lo más mínimo. Con una cocina a la vista, desde donde se realiza el pedido, su carta es pequeña pero explosiva y redefine, de esta manera, el viejo concepto de Deli judío.

Tres platos destacados:
Falafel: Albondiguitas de garbanzo en pan de pita con coleslow y pepino acompañado con papas fritas.
Sabbich: sándwich de berenjeanas con tomate, pepino, huevo, cebolla morada y alioli de berenjenas. Con papas fritas.
Ensalada Israelí: Cous cous, tomate, cebolla marinada, pepino, rabanito, lechuga morada, rúcula, con unas rodajas de pan.

El falafel es sin duda uno de los mejores que probamos hasta ahora. Junto con el pan de pita artesanal y la ensalada hacen una combinación perfecta.

 

¿Qué le ponen a las papas fritas? ¡Qué exquisitas! Un sabor entre picante y ahumado las hacen destacar. Las fritas no acompañan: Son estrellas en cada plato.

La ensalada Israelí y el Sabbich son dos platos que hablan claramente de los orígenes de Benaim, cuyo nombre hace referencia al apellido sefardí de la abuela materna de los primos Nicolás Wolowelski y Juan Martín Migueres, propulsores de este emprendimiento. Son platos frescos con un toque tan auténtico como casero. Y justo creemos que esa es la clave de este lugar: Partiendo de las raíces familiares y la historia de quienes vinieron y construyeron Buenos Aires, se nota en cada plato los orígenes pero a la vez se los entiende como propuestas locales.


Durante el 28 y 29 de mayo desde la 18 hs, podrá disfrutarse su cocina callejera judía bajo la supervisión del rabino Mendi Yanklewicz.
Más info en @BenaimBA

.Búsqueda