::PERSONAJES
10/07/2017

La Bomba de Tiempo. Tambores que estallan

Hace 11 años vienen desdibujando los límites geográficos y culturales con el idioma de las señas y los tambores. Lograron lo que nadie: resignificar los lunes en esa ex aceitera transformada por Clorindo Testa en una verdadera ciudad cultural. No importa qué lengua hables, cuando el ritual de La Bomba de Tiempo se apodera del ambiente todos experimentan el mismo idioma. Con un explosivo libro recién editado, un nuevo single inspirado en su paso por Dubai y siempre cerca de los tambores, Juampi Francisconi y Gabriel Spiller (dos de los dieciséis percusionistas que integran La Bomba) nos cuentan por qué este fenómeno no cae nunca en rutinas.

La bomba de tiempo

La bomba de tiempo

¿Cómo fue el recorrido de La Bomba durante estos 11 años?
J.F: El recorrido y crecimiento de La Bomba ha sido muy orgánico y constante. Obviamente, con aciertos y desaciertos, pero con la convicción de estar generando algo genuino y afín a nuestros deseos estéticos y musicales.
Logramos desarrollar una “identidad propia” a partir del sistema de señas, la improvisación, el vínculo con el público y la impronta de cada integrante del grupo. Cada año transcurrido es vital para esta actualidad Bomba que se manifiesta a través de nuestros shows, el libro La Bomba de tiempo: Ritual y ritmo y nuestro primer single “Near The Drums”.

En el 2016 estuvieron por Gran Bretaña y Dubai, además cumplieron una década en su famoso ciclo de los lunes, ¿podrían contarnos su experiencia personal en base a estas grandes hazañas?
J.F: Creo que, como todo proceso que se vive desde adentro, no somos muy conscientes de lo que hemos logrado. Sin dudas disfrutamos todo lo que hacemos y además seguimos desarrollando ideas y conceptos para enriquecer el proyecto. Nuestro ciclo de #LunesBomba, las giras por el interior de Argentina y por los países limítrofes, como así también por Gran Bretaña y Dubai, son experiencias que generaron mucho aprendizaje y un gran crecimiento colectivo.

Este año se vio marcado por la presentación del libro La Bomba de tiempo. Ritual y ritmo, de Humphrey Inzillo y Gabriel Plaza. ¿Qué significa esto para ustedes y cómo surgió la idea que los llevó a plasmar sus sonidos en un libro?
J.F: Natalia Ginzburg de Editorial Atlántida fue quien se acercó a nuestro grupo para plantear la idea de realizar un libro que refleje el fenómeno socio/cultural en que se convirtió La Bomba. Nos pareció muy interesante dicha propuesta y en la primera reunión llegamos a la conclusión de que los escritores ideales para el proyecto eran Hum y Gaby. Estamos muy felices con el resultado estético y literario del libro, abarca la historia (sintética) de La Bomba, nuestra relación con C.C.Konex y con el barrio del Abasto. También contiene fotos, palabras de muchos de los músicos que vinieron de invitados a nuestros shows, biografía de los integrantes de La Bomba y mucha más información.

Otra cosecha del 2017 fue el lanzamiento del single “Near the Drums”, ¿cuál fue su motivación, cómo fue la experiencia y qué significa este single para ustedes?
G.S: La gira a Londres y Dubai cambió mucho mi percepción sobre el grupo, sobre cómo llegaba nuestra música a otras culturas. Volví con la sonoridad del inglés en la cabeza y movilizado por el encuentro en Dubai con Carlos Santana. Creo que a todo el grupo lo marcó. Él se acercó y comenzó a hablar sobre cómo los tambores afectan a las personas, las curan, las transforman. Ahí mismo sacó un amplificador de su bolso y puso a sonar una tremenda descarga de tambores que debe haber durado unos cinco minutos. Silencio, después buena suerte para el show, charlas con nosotros y sus músicos, etc. Ya en Buenos Aires me apareció la canción con su letra y su forma. Se la mostré a Juampi y él realmente fue el que le dio el impulso necesario con su energía y entusiasmo. Hicimos un demo, lo mostramos y con el apoyo del grupo encaramos la grabación final que fue increíble, un gran aprendizaje y con el broche final de la participación de Kevin Johansen, quien con su interpretación le dio otro vuelo al tema. Es nuestra primera canción original y grabada en estudio, y espero que cuando la gente la escuche pueda imaginarse la tremenda energía del grupo tocando.

La Bomba se caracteriza por sus presentaciones en vivo, ¿cómo se traslada toda esa energía a una grabación?
G.S: El concepto del cual partimos fue que no fuera la clásica canción acompañada por una percusión. Para mí La Bomba es una orquesta en sí misma (los zurdos son los contrabajos, los repiques los violines, etc.) entonces, la idea era que no hubiera demasiada información armónica o de otros instrumentos que opaquen el color y la fuerza del grupo. Es una banda de percusión acompañada por otros instrumentos. Además grabamos en un estudio grande y tocando por familias de instrumentos para mantener esa sensación de vivo.

¿Por qué creen que hoy La Bomba es un fenómeno representativo de nuestra cultura a nivel nacional e internacional?
J.F: Quizás llegamos a este lugar porque logramos generar y mantener un espacio de expresión, de encuentro, de libertad estética, de comunión y de sincronía con el público. En nuestros shows se desdibujan las líneas geográficas/culturales y fluyen la armonía y ¡el idioma del tambor!

¿Qué los inspira en sus presentaciones y cómo mantienen viva la creatividad y la energía después de tantos años?
G.S: Un gran acierto de este grupo es lo heterogéneo de sus integrantes. Todos venimos de tocar músicas muy distintas y el bagaje musical de cada uno va nutriendo nuestros shows para encontrar siempre cosas nuevas. Eso y la búsqueda en los ensayos de nuevas formas, señas, estructuras y demás.

¿Por qué eligieron los días lunes para su famoso ciclo en el Konex?
G.S: Todos somos músicos que tocamos en muchos proyectos diferentes y el lunes era un día que nos iba a permitir estar siempre, para mantener la constancia que se necesitaba para el desarrollo artístico de la banda.


Fotos: Juan Pablo Soler / IG: @solerfoto 
Agradecimientos: Marina Belinco

.Búsqueda